Es noticia
Menú
Los tránsfugas de Cs en Málaga puentean a Bendodo y Moreno y se dirigen a Casado
  1. España
  2. Andalucía
Buscan la estabilidad

Los tránsfugas de Cs en Málaga puentean a Bendodo y Moreno y se dirigen a Casado

En su pulso con los populares en la Diputación malagueña, hacen una demostración de fuerza y solicitan una reunión con la dirección nacional del partido para lograr un acuerdo

Foto: Juan Carlos Maldonado, todavía vicepresidente primero de la Diputación de Málaga. (EFE/María Jesús Serrano)
Juan Carlos Maldonado, todavía vicepresidente primero de la Diputación de Málaga. (EFE/María Jesús Serrano)

El futuro del Partido Popular (PP) al frente de la Diputación Provincial de Málaga se complica. Juan Carlos Maldonado y Juan Cassá, los dos tránsfugas de Ciudadanos (Cs), que tantos reproches se lanzaron en el pasado, han aparcado sus diferencias y se han aliado. Sabedores de que sus votos son decisivos para la estabilidad y el gobierno de la institución, han lanzado un pulso a los populares ninguneando a tres de sus máximos dirigentes en la provincia y la comunidad, como son Francisco Salado, Elías Bendodo y Juanma Moreno, y solicitando una reunión a la directiva nacional del partido.

Lo han hecho a través de una carta cuyo contenido trascendió la tarde de este jueves. Maldonado, que sorprendía a todos anunciando que abandonaba la formación naranja, sigue manteniendo su puesto de vicepresidente de la Diputación, a la espera de que saber si el presidente, Salado, finalmente lo cesa. La postura de este es muy delicada, ya que precisa de un diputado externo para lograr la mayoría absoluta. Cassá era su comodín frente a las decisiones unilaterales de su aliado de gobierno, por eso, cuando esta semana estalló el conflicto, fuentes consultadas por este periódico apuntaban que había que “atornillar” su apoyo para evitar complicaciones. Pero lejos de lograrlo, la situación se ha enquistado aún más.

Los dos tránsfugas son conscientes de que por separado son irrelevantes, pero juntos tienen el poder de dar o quitar el gobierno en la institución, así que han hecho un ‘ticket’ para convertir sus votos en decisivos. Su primera demostración de fuerza ha sido pasar por encima de Salado, al que Maldonado no dirigió la palabra en el pleno del miércoles, a pesar de estar sentado uno al lado del otro, y de los dos principales referentes de los populares en la provincia y la región: el responsable del PP de Málaga, Elías Bendodo, y el presidente de la Junta de Andalucía, el malagueño Juanma Moreno.

Foto: Juan Carlos Maldonado, todavía vicepresidente primero de la Diputación de Málaga. (EFE)

Ambos han suscrito una misiva, a la que tuvo acceso Europa Press, que han remitido a Génova solicitando una reunión “urgente” con la dirección nacional del partido en la que exponerles personalmente la situación creada en la institución provincial y a la que aseguran que apuestan por dar estabilidad.

Los dos diputados recuerdan que desde 2019, cuando se llegó a un acuerdo de gobierno entre PP y Ciudadanos en la Diputación, han ejercido sus funciones institucionales “desde el compromiso con los malagueños y con la lealtad al gobierno al que pertenecemos”. “Lo hemos hecho siempre con el máximo rigor y anteponiendo los intereses de los malagueños a los de nuestro propio partido”, recalcaron, al tiempo que criticaron que el PP no les ha tratado “con el mismo respeto y la misma lealtad institucional, con decisiones que han dañado nuestra imagen y la de nuestro equipo y han puesto en entredicho la labor que realizamos”.

Aluden a la retirada de Maldonado al frente de ‘Sabor a Málaga’, una marca de promoción de productos autóctonos de la provincia, “en un acuerdo a nuestras espaldas desde Sevilla, entre las direcciones andaluzas de Cs y PP”.

La formación naranja, por su parte, le ha reclamado que entregue todas sus actas

No obstantes, ambos dirigentes han trasladado su “deseo y total compromiso para dotar de estabilidad la Diputación de Málaga” junto a los populares, mediante un acuerdo “que se cumpla y anteponga el interés de los malagueños por encima de las siglas; sin injerencias externas interesadas cuyo único objetivo ha sido el debilitar la gestión que llevamos haciendo desde hace más de dos años”.

Según informó en la mañana de este jueves Francisco Salado, Juan Carlos Maldonado le había solicitado “un tiempo de reflexión”, añadiendo que aún no había presentado ningún escrito informando de su salida de Ciudadanos, por lo que, jurídicamente, seguía existiendo. La formación naranja, por su parte, le ha reclamado que entregue todas sus actas.

Foto: Juan Cassá, en el salón de plenos del Ayuntamiento de Málaga, en el pasado mandato municipal.

Mientras tanto, Juan Cassá, desde que es diputado no adscrito, ha votado en la institución provincial, de la que es encargado de Relaciones Institucionales y portavoz del equipo de gobierno, alineado con el equipo de gobierno de PP y Cs. Este viernes se comprobará si prosigue esta dinámica durante la votación de los presupuestos de la Diputación para 2022.

Este periódico se ha puesto en contacto con el Partido Popular por si quería valorar el paso dado por los dos exdirigentes de Ciudadanos y han declinado hacer manifestaciones.

El futuro del Partido Popular (PP) al frente de la Diputación Provincial de Málaga se complica. Juan Carlos Maldonado y Juan Cassá, los dos tránsfugas de Ciudadanos (Cs), que tantos reproches se lanzaron en el pasado, han aparcado sus diferencias y se han aliado. Sabedores de que sus votos son decisivos para la estabilidad y el gobierno de la institución, han lanzado un pulso a los populares ninguneando a tres de sus máximos dirigentes en la provincia y la comunidad, como son Francisco Salado, Elías Bendodo y Juanma Moreno, y solicitando una reunión a la directiva nacional del partido.

Partido Popular (PP) Málaga Diputación de Málaga Juanma Moreno Ciudadanos
El redactor recomienda