Es noticia
Menú
'Nordic noir' en la Costa del Sol: sicarios idos, un intento de secuestro y un casi triple homicidio
  1. España
  2. Andalucía
Viajar 3.700 kilómetros para ajustar cuentas

'Nordic noir' en la Costa del Sol: sicarios idos, un intento de secuestro y un casi triple homicidio

Tadase y Goular, dos peligrosas bandas suecas, trasladan su sangrienta guerra a Málaga y, en dos meses, protagonizan una escalada delictiva a la que la Policía Nacional ha dado respuesta con siete detenidos. Todos están en prisión

Foto: Traslado de dos detenidos en esta investigación. (Policía Nacional)
Traslado de dos detenidos en esta investigación. (Policía Nacional)

Las cicatrices en sus cuerpos parecen dibujar un mapa existencial. Puntos de una constelación donde los astros son orificios de bala que escriben una historia de fortuna. La constatación de que hay personas que tienen 'más vidas que un gato'. Aunque los hayan “abierto en canal”. Jóvenes sicarios, “descerebrados”, con “un total desprecio por la vida” ajena y propia, que se montan en un avión en Suecia y se trasladan a la Costa del Sol con el único objetivo de hacer el trabajo encomendado. Extorsionar, secuestrar, matar, lo que manden. No se discuten las órdenes, se ejecutan.

Este es el perfil de los miembros de dos peligrosas bandas suecas —Tadese y Goular— que en las últimas semanas han exportado su guerra al litoral malagueño con una secuencia de violentos episodios que refleja el creciente protagonismo en la zona de los grupos organizados de origen nórdico. Delincuentes que, en algunos de los casos, habían sufrido hasta tres intentos de asesinato. El último, hace menos de dos semanas a la salida de club de Fuengirola.

Los expertos en crimen organizado de la Udyco Costa del Sol han detenido a siete personas por este ataque, pero el inicio de la espiral de violencia y ajustes de cuentas en la zona se inició a principios de septiembre, como no, en Marbella. Fuentes cercanas al caso consultadas por El Confidencial explicaron que uno de los objetivos de los disparos era sobrino del propietario de un gimnasio marbellí cuya fachada fue tiroteada para intimidarlo y obligarlo a pagar un millón de coronas suecas con la amenaza de matarlo a él y a su familia si no entregaba el dinero. La Policía Nacional detuvo entonces a cuatro individuos, aunque las hostilidades entre los dos clanes no cesaron ahí.

Las ‘víctimas’ de lo que se convirtió en un triple intento de homicidio eran miembros de los Tadese que, acompañados por otras dos personas, se desplazaron a la Costa del Sol al menos dos días antes de que los acribillaran. No viajaron para disfrutar de los más de 20 grados que esos días se rozaban en distintos municipios del litoral, ni para disfrutar de una juerga en algunos de los exclusivos locales de Marbella. El motivo para recorrer los aproximadamente 3.700 kilómetros que separan Suecia de Málaga era otro. Concretamente, ‘trabajo’. Su ‘trabajo’. Porque los cinco supuestamente habían sido desplazados para secuestrar a un compatriota afincado en la localidad marbellí.

Foto: El sueco Jonas Sture Falk.

Seguro, lo intentaron una vez, aunque hay indicios de que hubo un amago previo, “lo que pasa es que la víctima no apareció cuando lo estaban esperando”. Actuaron armados, a plena luz del día, en una zona concurrida, sin importarles la presencia de posibles testigos. Intentando no mostrar su rostro, abordaron a su objetivo en la terraza de un establecimiento y trataron de meterlo por la fuerza en una furgoneta. Pero este, “un bicharraco”, se resistió y, con la ayuda de una segunda persona, logró zafarse de los secuestradores, que huyeron del lugar.

La Policía Nacional tuvo conocimiento de este suceso cuando, transcurridas una horas, el hombre se presentó en la Comisaría de Marbella para contar lo ocurrido. No aportó mucha información y el motivo por el que lo querían raptar “solo lo saben ellos”. Se abrió entonces una investigación que acabaría entrelazándose con una tentativa de triple crimen que se produciría tan solo un día después.

Algunos de los veinteañeros arrestados han sufrido ya hasta tres intentos de asesinato

Ocurrió la madrugada del 31 de octubre a las puertas de un club de Fuengirola. Tres de los ‘soldados’ de los Tadese —“todos son nacidos en la década de los noventa”— eran sorprendidos por una balacera tras salir y subirse a una furgoneta. Uno de ellos, de 29 años, resultó gravemente herido y aún se debate entre la vida y la muerte en un hospital. Otro sufrió la fractura de una muñeca cuando huía. Mientras que el tercero, salió ileso. Los tiradores iban encapuchados.

Los expertos de la Udyco Costa del Sol se hicieron con el caso y a las pocas horas detenían a cinco implicados. Pero no eran quienes apretaron el gatillo, sino los destinatarios de las balas. Los investigadores arrestaron a las víctimas del tiroteo y a dos personas más con las que habían viajado a Málaga como presuntos autores del intento de rapto. Las detenciones se producían en Marbella, el municipio fuengiroleño y la capital y el juez marbellí que instruía esta causa decretó prisión preventiva para todos ellos.

'Soldados' sin escrúpulos

El perfil de los detenidos, así como la información facilitada por las autoridades suecas, llevó a la conclusión de que eran 'soldados' de una guerra de bandas que se había trasladado a la Costa del Sol. “Son tipos muy peligrosos, jóvenes, descerebrados, sin miedo. Gente con un total desprecio por la vida, la suya y la de los demás”, porque presuntamente forman parte de organizaciones que son capaces de atentar con explosivos “sin importarles si acaban con la vida de inocentes”. “Les da igual la hora en la que actúan y que puedan dejar víctimas colaterales. Su objetivo es su objetivo”.

placeholder Vehículo implicado en los hechos y recuperado por los investigadores. (Policía Nacional)
Vehículo implicado en los hechos y recuperado por los investigadores. (Policía Nacional)

Una serie de indagaciones contrarreloj permitieron identificar a los tiradores: dos individuos afincados en la zona, supuestamente pertenecientes a una banda rival conocida como Goular, que habían abandonado la provincia. Su captura se produjo tan solo tres días después de los hechos, cuando se encontraban en Alicante e intentaban huir del país en coche. También han ingresado en la cárcel por orden del juez fuengiroleño que lleva esta parte de un caso coral.

El motivo del triple intento de asesinato no ha aflorado aún, al igual que las armas empleadas, de las que se piensa que se deshicieron en algún punto de su fuga, pero la hipótesis principal es que serían producto de las rencillas entre ambos grupos, vinculados a actividades delictivas como el narcotráfico.

Foto: Los agentes sacan al detenido de su fiesta de cumpleaños. (Guardia Civil)

Tadese y Goular están enfrentados desde 2013 por el asesinato de uno de sus líderes y las autoridades suecas han investigado varios crímenes más relacionados con su particular guerra. En el caso de estos siete arrestados, han mostrado su satisfacción porque hayan sido encarcelados, ya que algunos habían salido indemnes de investigaciones en su país. “En Suecia, la prueba indiciaria no tiene validez, y eso les benefició”.

Una muestra clara de la guerra encarnizada que libran estas dos organizaciones es que algunos de los desplazados a Málaga habían salido con vida de “hasta dos o tres intentos de asesinato”, como reflejan las marcas de las lesiones en sus cuerpos.

A los arrestados se les imputan delitos de tentativa de homicidio, tentativa de detención ilegal, organización criminal, tenencia ilícita de armas y robo con violencia.

placeholder Fotograma previo de uno de los sicarios suecos detenidos por colocar bombas en la Costa del Sol. (EC)
Fotograma previo de uno de los sicarios suecos detenidos por colocar bombas en la Costa del Sol. (EC)

La delincuencia organizada sueca ya ha dejado rastro de su inconsciencia en la Costa del Sol, y fue en forma de bombas que detonaron en un chalé de Benahavís y en una nave industrial de un polígono del núcleo marbellí de San Pedro Alcántara. La Policía Nacional y la Guardia Civil, con la operación Mudhika-Letonia, capturaron a tres personas por ambos ataques.

Estos hechos ocurrieron la madrugada del 10 de octubre de 2018 y los arrestos se llevaron a cabo en la localidad marbellí y en la ciudad sueca de Malmö. El objetivo era un individuo presuntamente vinculado al narcotráfico y los artefactos se colocaron en su vivienda y en una empresa de reparación de vehículos de su propiedad.

Foto: Un efectivo de control de explosivos en Dinamarca. (EFE)

Las pesquisas determinaron que, tras poner las bombas, calcinaron el vehículo que emplearon en sus desplazamientos para borrar cualquier resto que los relacionara. La investigación puso de manifiesto una conexión que ligaba estos ataques de ‘narcoterrorismo’ a una importante organización criminal de sicarios a sueldo dedicada a asesinar por encargo. Red asentada en Suecia, pero con ramificaciones en varios países europeos, incluido España.

La Comisaría Provincial informó de que los agentes han trabajado sin cuartel para resolver cuanto antes estos últimos incidentes porque se tenía la certeza de “que podían sucederse más hechos violentos, con el consiguiente peligro potencial para los ciudadanos”.

Las cicatrices en sus cuerpos parecen dibujar un mapa existencial. Puntos de una constelación donde los astros son orificios de bala que escriben una historia de fortuna. La constatación de que hay personas que tienen 'más vidas que un gato'. Aunque los hayan “abierto en canal”. Jóvenes sicarios, “descerebrados”, con “un total desprecio por la vida” ajena y propia, que se montan en un avión en Suecia y se trasladan a la Costa del Sol con el único objetivo de hacer el trabajo encomendado. Extorsionar, secuestrar, matar, lo que manden. No se discuten las órdenes, se ejecutan.

Drogas Tiroteo Delincuencia Policía Nacional Crimen organizado
El redactor recomienda