Es noticia
Menú
El #Metoo de la alta sociedad sevillana espera sentencia: el doctor obsesionado con el sexo
  1. España
  2. Andalucía
EL PSIQUIATRA DE LA 'JET SET'

El #Metoo de la alta sociedad sevillana espera sentencia: el doctor obsesionado con el sexo

La fiscal, en un duro alegato, pide dos años de cárcel por "acoso psicológico", "humillación" y "hostigamiento" a sus víctimas desde la posición de superioridad del psiquiatra

Foto: El psiquiatra Javier Criado. (EFE/Pepo Herrera)
El psiquiatra Javier Criado. (EFE/Pepo Herrera)

El caso del psiquiatra Javier Criado quedó visto para sentencia después de una segunda jornada de juicio que se cerró con un firme alegato del Ministerio Público, que solicita una pena de dos años de cárcel por un delito contra la integridad moral, denunciando el "acoso psicológico" al que el médico sometía a la denunciante, una de sus pacientes, el "hostigamiento" y la "humillación" desde una posición de superioridad del facultativo.

Criado era un reputado psiquiatra, con una posición acomodada en la sociedad sevillana, hermano mayor de una de las principales hermandades de Semana Santa de la ciudad, la de la Pasión, articulista en 'ABC' y comentarista en Canal Sur Radio. Un señor poderoso, protegido por el manto invisible de una sociedad tradicional, elegido por la aristocracia de la ciudad para sentarse en su diván. Todo saltó por los aires en 2015. Aquel año, al amparo del movimiento #MeToo, cuando las denuncias de acoso rompían barreras imposibles y tocaban a poderosos señores de la sociedad norteamericana, algo crujió en Sevilla. Él dijo que era víctima de complot, de una fabulación urdida por mujeres despechadas, anunció demandas a diestro y siniestro, denunció la campaña mediática porque se había acabado el silencio sobre su persona y se discutía sobre su mala praxis médica. Ahora, espera sentencia.

Foto: El psiquiatra Javier Criado (d). (EFE)

Primero fue Matilde Solís, la nuera de la duquesa de Alba, la que rompió su silencio en las redes sociales. Tras ella un montón de mujeres anónimas levantaron la mano y dijeron aquello de "A mí también". En la consulta del doctor Criado habían pasado cosas que nada tenían que ver con la psiquiatría, relataron. Allí, nada más cruzar la puerta, para el doctor sevillano todo giraba alrededor del sexo, según coincidieron en denunciar sus presuntas víctimas. Al menos eso fue lo que contaron 27 mujeres, sin conexiones entre sí, que acabaron agrupadas en una asociación, Veritas, que se dirigió al Congreso para pedir que cambie el Código Penal para que los delitos por abusos sexuales no prescriban en el plazo de tres, cinco y diez años que ahora mismo establece la ley. En este intento contaron con el apoyo de actrices como Aitana Sánchez Gijón, que arropó sus demandas en plena ola Weinstein en Hollywood.

El psiquiatra vio cómo se archivaban las denuncias. Mientras que una treintena de mujeres se dirigían al Colegio de Médicos de Sevilla para pedir su inhabilitación, la juez que se ocupaba del caso dictó el archivo de siete denuncias, tres de abuso sexual continuado, dos de abuso sexual, un delito continuado contra la integridad moral, omisión del deber de socorro, delito continuado de intrusismo profesional e inducción al suicidio. Para la jueza, todos excepto uno estaban prescritos. "Los plazos (...) rebasan los periodos de 3, 5 y 10 años de prescripción prevista para los delitos objeto de denuncia", recogió la instructora en su auto. La Fiscalía solicitó a la jueza el archivo de la causa por la prescripción de los presuntos delitos, pese a que señaló "serios indicios de culpabilidad" del psiquiatra.

Foto: Javier Criado, en unja imagen de su blog.

Solo una denuncia, referida a un presunto delito contra la integridad moral, sentó a Criado en el banquillo en el caso que ahora queda visto para sentencia. Una mujer "en estado de extrema vulnerabilidad", según las pruebas aportadas, llegó a su consulta en 2015, acompañada de su marido, del que entonces se estaba separando, y que fue testigo directo de expresiones directas que traspasan el lenguaje soez y grosero para ir más allá. Cuando su pareja expresó que ella tenía dudas sobre su identidad sexual, el médico concluyó: "Ah, entonces es que no sabes si te gusta más una polla o un coño", fue de los primeros comentarios. A partir de ahí, según la denunciante, en un testimonio confirmado por su hoy exmarido, que acudió como testigo, todo giraba alrededor del sexo.

Diagnosticó a la mujer con un trastorno de personalidad histriónica, en un historial médico que la abogada de la presunta víctima consideró dudoso y hecho 'ex profeso'. Una serie de notas manuscritas de aparente poco rigor científico. Todos sus males se iban a arreglar "follando" con su marido, sus comentarios en las cuatro consultas acababan siempre dirigidos al sexo, con un tono que la denunciante consideró "humillante". Para su entonces marido las alarmas saltaron cuando en la última consulta a la que asistió él dijo a la denunciante que entonces el problema era que "su marido no le comía el coño como había que comérselo". El psiquiatra, el señor reputado que se codeaba con lo más granado de la sociedad sevillana, a la paciente, una mujer que apenas atinaba a hablar en las sesiones porque el llanto y el cuadro de ansiedad y depresión que llevaba se lo impedía.

Foto: Javier Criado, en unja imagen de su blog

La fiscal del caso, Carmen Escudero, concluyó que el testimonio de esta mujer era "claro y persistente", que su versión "siempre ha sido la misma". La "fama" y el "prestigio" del doctor Criado, sostuvo el Ministerio Público, no pueden poner en duda que esta mujer, que efectivamente tenía un trastorno psiquiátrico, por ello fue a la consulta, ha contado la verdad y "no fábula". "El relato es verosímil y coherente", defendió, y los delitos que contaron las otras mujeres que presentaron la denuncia en 2015 también eran para ella "creíbles, pero estaban prescritos".

No dudó la fiscal en admitir que si la denuncia que en 2005 presentó contra el médico una de sus pacientes y para la que el Ministerio Público pidió el sobreseimiento provisional en 2008 por falta de pruebas hubiera ocurrido ahora posiblemente el desenlace hubiera sido diferente. Se habrían pedido más pruebas. "La sensibilidad sobre estos temas ha cambiado bastante", señaló Escudero. En aquel momento, la denunciante de abusos sexuales, se quedó sola y otra mujer que iba a aportar su testimonio no se presentó a declarar.

Foto: Las víctimas del psiquiatra Javier Criado piden que el delito de abuso no prescriba. (EFE)

La abogada de la defensa, Inmaculada Torres, admitió que en este caso solo se juzga un presunto delito contra la integridad moral que "no fue a nada más grave afortunadamente", pero repasó el relato de todas las mujeres que han contado lo que les pasó en aquella consulta cuando el psiquiatra echaba el pestillo. "Ese trato humillante en otros casos se convirtió en delitos mayores de abuso y agresión según el testimonio de mujeres de denuncias que han prescrito", sostuvo la letrada. El primer caso denunciado se remonta a 1979, cuando Criado aún no tenía ni la licencia como psiquiatra. "Alcapone, el gánster más temido de Chicago cayó por un delito de evasión fiscal", concluyó la defensa. La defensa pide 14 años y medio de prisión por un delito continuado contra la integridad moral y cuatro delitos de lesiones.

El abogado de Criado, Enrique del Río, pidió centrarse en el caso que se juzga y lamentó "la campaña tremenda" contra el médico sevillano. "Vamos a juzgar lo que hemos venido a juzgar", sostuvo. "Juzgamos expresiones, que no actos", defendió, acusando a la denunciante de sufrir "un trastorno" que hace que su "animadversión" contra el doctor, por no firmarle un certificado de malos tratos, le lleva a "crear una historia". "Hay expresiones soeces, impropias, pero ¿qué trato degradante es ese?", se preguntó.

En la segunda jornada del juicio se atendieron los informes de un psiquiatra forense, que consideró que la denunciante era víctima de un trastorno histriónico, en la línea de lo alegado por Criado y que puso el foco en "su manera de vestir". "No era normal, cuando uno va a un juzgado, vestir que parecía que iba a una fiesta", señaló el médico, que no supo decirle a la abogada de la defensa qué ropa llevaba aunque le pareció tan llamativa. Según este médico la mujer denunció cosas "banales" como que el psiquiatra se metiera con el Betis o con su hermandad del Cerro del Águila. Otras dos psicólogas descartaron ese trastorno de personalidad y consideraron que su testimonio era creíble y verosímil. Sus diagnósticos, basados en pruebas psicométricas, apuntaron a una depresión y a un cuadro de ansiedad agravado tras pasar por la consulta del psiquiatra.

El caso del psiquiatra Javier Criado quedó visto para sentencia después de una segunda jornada de juicio que se cerró con un firme alegato del Ministerio Público, que solicita una pena de dos años de cárcel por un delito contra la integridad moral, denunciando el "acoso psicológico" al que el médico sometía a la denunciante, una de sus pacientes, el "hostigamiento" y la "humillación" desde una posición de superioridad del facultativo.

Javier Criado
El redactor recomienda