El lento despertar de la #MarcaAndalucía
  1. España
  2. Andalucía
ANDALUCÍA INVESTORS DAY

El lento despertar de la #MarcaAndalucía

Las grandes empresas regionales "dan el estirón" tras la pandemia y confían en seguir creciendo, pero reconocen que les falta más orgullo del "Made in Andalusia"

Foto: Germán del Real, CEO adjunto en Ayesa; Concha Yoldi, presidenta de Persán; y Álvaro de la Haza, vicepresidente ejecutivo de Grupo Cosentino.
Germán del Real, CEO adjunto en Ayesa; Concha Yoldi, presidenta de Persán; y Álvaro de la Haza, vicepresidente ejecutivo de Grupo Cosentino.

Francisco Martínez-Cosentino, el presidente de la compañía almeriense líder mundial en superficies como el Silestone o Dekton, ha contado en alguna ocasión que muchas veces los compradores de sus productos —que se exportan a más de 100 países de los cinco continentes— creen que se trata de una empresa de diseño… italiano.

Más allá de la anécdota, es posible que también muchos españoles no sepan que esta firma, que factura más de 1.000 millones de euros y emplea a 5.300 personas directamente, es andaluza, y más concretamente de la localidad almeriense de Cantoria, un pequeño pueblo en mitad de la nada donde hace más de 40 años los hijos de Eduarda y Eduardo —que llevaban desde 1940 dedicados al mármol de Macael— decidieron montar una empresa que durante diez años se volcó en la I+D hasta dar con su producto estrella —Silestone— con el que triunfaron desde 1990 y comenzaron una expansión internacional que se mantiene hasta hoy.

Foto: Mesa redonda del primer bloque.

Su vicepresidente ejecutivo, Álvaro de la Haza, fue uno de los numerosos ponentes que intervino esta semana en el Andalucía Investors Day que organizó El Confidencial con la colaboración de la Junta de Andalucía, BDO, CaixaBank, Acerinox y Grupo Barceló.

El directivo explicó la inversión de más de 700 millones de euros que está realizando la compañía en la ampliación de sus instalaciones en Almería, donde sigue su sede central y donde sigue sin llegar el Corredor Europeo Ferroviario Mediterráneo que aprobó la UE, que debía estar en servicio en 2020 y que, a día de hoy, el Gobierno confía en que esté listo para el año 2025.

Pero el caso de Cosentino no fue el único en el que los responsables de grandes empresas andaluzas admitieron que sus marcas o productos son reconocidas por el gran público pero sin embargo no son asociadas a Andalucía, en muchas ocasiones ni por los propios andaluces.

Es posible que pocos sepan que allí mismo, en Almería, está también la mayor exportadora hortícola de España, Única group, que factura más de 400 millones desde la "huerta de Europa", y cuyo presidente, Enrique de los Ríos explicaba en el Andalucía Investors Day cómo se ha producido el "milagro almeriense" a pesar de esos problemas de infraestructuras públicas.

Foto: andalucia-investors-day-empresas-junta-de-andalucia-bra

Muchos españoles e incluso andaluces desconocen también que los autobuses turísticos a los que se suben en 119 ciudades en 38 países de los cinco continentes son de una empresa sevillana, City Sighseeing, de Enrique Ybarra, que mueve cada año 13 millones de viajeros por todo el mundo con su inconfundible flota de más de 1.300 autobuses de dos plantas de color rojo.

O que millones de europeos hacen a diario sus coladas con detergentes fabricados en Sevilla, donde tres de cada cuatro cápsulas monodosis se producen en la sede central de Persán, empresa que preside Concha Yoldi, y que además de ampliar su fábrica andaluza, construye ya su segunda planta en Polonia, alcanzando una facturación de más de 420 millones.

Muchos españoles desconocen que los autobuses turísticos a los que se suben en 119 ciudades en 38 países son de una empresa sevillana

O que Algeciras acoge el mayor puerto del Mediterráneo y cuarto de Europa tras Róterdam, Amberes y Hamburgo, donde mueve cada año más de 100 millones de toneladas, seguida muy de lejos por Valencia y Barcelona, que, sin embargo, cuentan con mayor grado de conocimiento y de inversión pública en infraestructuras.

O que una empresa de ingeniería sevillana como Ayesa, de José Luis Manzanares, participa en la construcción del metro y otras grandes infraestructuras públicas por toda Latinoamérica y cuenta con casi 5.000 empleados directos y presencia en 40 países de todo el mundo.

O que el supermercado español con mayor número de establecimientos es una empresa granadina como Covirán (Coperativa Virgen de las Angustias), que lidera el sector nacional con 2.876 tiendas en toda la península (si bien Mercadona cuenta con mayor superficie y facturación), como contó su director, José Francisco Muñoz, que recordó que la firma factura ya más de 1.700 millones de euros y emplea a casi 16.000 personas.

Foto: II edición del Andalucía Investors Day.

Estos son solo algunos ejemplos de empresas que pasaron esta semana por el Andalucía Investors Day y que trasladaron un mensaje de claro optimismo tras salir de una pandemia mundial y también señalaban que algo está cambiando en la región, que empieza a creer en sus posibilidades más que nunca, aunque también reconocían la necesidad de dar a conocer más la realidad económico-empresarial de esta región, con un sector productivo muy atomizado pero también con grandes empresas tractoras nacionales e internacionales.

El propio consejero de Presidencia de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, que inauguró la jornada, se encargó de recordar que ese optimismo que transmiten en este momento las grandes empresas también se ha trasladado a las pymes y autónomos. De hecho, señaló que la región ha adelantado por primera vez a Cataluña en el número de autónomos, hasta alcanzar 557.000, y en estos momentos lidera al conjunto del país.

placeholder Elías Bendodo, consejero de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior en Andalucía.
Elías Bendodo, consejero de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior en Andalucía.

Sin embargo, además de destacar el potencial de futuro de las empresas andaluzas, muchos de sus responsables subrayaban la necesidad de que se reconozca ya el presente de la realidad económica de Andalucía, que cuenta con importantes sombras —como ese insoportable nivel de paro aún en una tasa del 22%— pero también con grandes ejemplos para el país que pasan demasiado desapercibidos.

Tanto la Administración andaluza como el sector privado señalan que no es fácil quitar los clichés populares de una región asociada al sol y playa, el folclore, la calidad de vida y, desgraciadamente, a la corrupción en la Junta durante los últimos años de la etapa socialista, pero con una imagen poco vinculada a la actividad económica, cuyo principal referente popular para los españoles es el turismo y el aceite de oliva.

Pero hay mucho más allá del tópico. De hecho, Andalucía exporta ya más en el sector aeronáutico que en el olivarero gracias a la pujanza de una industria auxiliar que se ha conformado en torno al gigante europeo Airbus, cuya directora de Programa para los fondos NextGen en Airbus España, Isabel del Pozo, auguró un futuro prometedor una vez pasada las enormes turbulencias actuales de la aviación mundial debido a la pandemia. Además de la rama civil, prevé que se reactivará la división militar, de la que Sevilla es referente por la fabricación del avión de transporte militar europeo, el A400M, y del C295.

Problema de imagen

Andalucía arrastra ese problema de imagen desde hace años. En 2010, el entonces presidente de la Junta, José Antonio Griñán, presentó en Madrid un Programa denominado "Andalucía 10" que buscaba presentar a la comunidad como una "marca de calidad dentro del valor España" frente a la "visión tópica y absolutamente falsa" que la presenta como una tierra indolente o subsidiada.

Sin embargo, la compleja situación política de esos años, con un Gobierno andaluz acosado por los escándalos de corrupción que abrían a diario los informativos nacionales, hicieron fracasar todo intento de vincular esta tierra al progreso, el esfuerzo y la calidad.

Tras la llegada del PP y Ciudadanos a San Telmo, en enero de 2019, el presidente andaluz, Juanma Moreno se comprometió a intentar corregir esa imagen y conseguir que la región tuviera el peso que le corresponde en el conjunto nacional. Para ello, encargó al que fuera delegado del Gobierno de Rajoy en Cataluña, Enric Millo, la Secretaría General de Acción Exterior de Andalucía. Y el político catalán ha dado en estos dos años diversos pasos para poner en marcha planes que impulsen esa nueva imagen de la región.

La última medida ha sido la creación este verano de la Dirección General "Andalucía Global", a cuyo frente a puesto a Rosario Alarcón. Se trata de un departamento de la Junta que hasta la fecha se dedicaba a atender a las 367 comunidades andaluzas oficialmente reconocidas existentes en todo el mundo y también en muchas partes de España —en Cataluña hay 161—. Sin embargo, tras su reforma, este área se verá potenciado no solo para realizar esta labor más folclórica sino velar por la "difusión, proyección y promoción de la imagen de Andalucía y sus valores”.

La otra pata para crear esta nueva imagen de la comunidad deberá salir de la agencia Andalucía Trade (Transformación y Desarrollo), que está creando la Junta tras la fusión de cuatro entes tan diversos como la reconocida agencia de promoción exterior de Andalucía, Extenda; la agencia IDEA, desgraciadamente conocida por ser el órgano pagador en el famoso caso de los ERE; la fundación Andalucía Emprende, también envuelta en la polémica por los numerosos familiares y simpatizantes socialistas que entraron como empleados, y la pequeña Agencia Andaluza del Conocimiento.

El Gobierno andaluz quiere hacer de este nuevo gran ente, que contará con unas 1.400 personas y un presupuesto de unos 350 millones de euros, una ventanilla única que aglutine casi todas las herramientas que la Administración andaluza pone al alcance de los emprendedores y para facilitar la inversión.

Atraer a inversores

La idea no es solo ayudar a los empresarios andaluces a salir al exterior y mantener la senda de exportaciones que tanto éxito ha dado a Andalucía en los últimos años —ha alcanzado ventas por más de 30.000 millones anuales y se ha convertido en la región española más exportadora tras Cataluña— sino también atraer a inversores gracias a la proyección de una imagen de la comunidad acorde con esta gran región con más de ocho millones y medio de habitantes, diez universidades públicas, seis aeropuertos, el mayor puerto de España, más de 300 días de sol al año, y una envidiable posición geoestratégica de entrada al Mediterráneo frente al continente africano y con grandes conexiones con Latinoamérica.

Enric Millo, secretario general de Acción Exterior de la Junta de Andalucía, se muestra muy satisfecho de lo conseguido hasta la fecha por dos grandes motivos. Primero, porque hace apenas cuatro meses ha podido sacar adelante la Estrategia de Internacionalización de la Economía Andaluza (EIEA) 2021-27, que finalmente contará con 618 millones de euros, el doble del presupuesto del anterior plan aprobado por el Gobierno socialista para 2015-20, que fue de 288 millones.

Foto: Pabellón en Foodex. (Extenda)

En segundo lugar, subraya que ha conseguido que en este nuevo plan para mejorar la imagen exterior de Andalucía se hayan implicado todas las Consejerías del Gobierno de Juanma Moreno. "Cada una de ella sabe que tiene mucho que aportar para que la reputación de la región mejore no solo a nivel nacional sino a nivel internacional".

Reconoce que un cambio de imagen de Andalucía no es ni fácil ni se produce a corto plazo, pero se muestra convencido de que va a dar sus frutos siguiendo la actual senda marcada. Además, subraya que no solo es importante cambiar el "cómo nos ven sino también el cómo nos vemos nosotros mismos, ya que de eso depende la imagen que proyectamos al exterior".

En ese sentido, percibe que cada vez hay un mayor orgullo de los andaluces no solo en el ámbito de la cultura o el patrimonio, sino también a nivel profesional o empresarial. A su juicio, "lo que debemos hacer no es inventar una nueva imagen y cambiar de marca, sino sumar nuevos elementos a lo que ya se conoce". "Por ejemplo, todos saben de la gran calidad de vida de esta tierra y quizá ha llegado el momento de convencerlos de que no solo pueden venir de vacaciones sino a teletrabajar todo el año para sus empresas gracias a las nuevas tecnologías".

En esa misma idea insistió durante la clausura del Andalucía Investors Day el consejero de Transformación Económica, Conocimiento y Universidades de la Junta, Rogelio Velasco, quien intervino telemáticamente desde el Málaga TechPark (nuevo nombre del Parque Tecnológico de Andalucía, PTA), quien destacó las posibilidades de inversión para una región que poco a poco va creyendo en su futuro pos-pandemia y que aún tiene mucho trabajo que realizar para que sus empresas y economía sea tan conocida como reconocida.

Mediterráneo Polonia Ciudadanos Juanma Moreno Algeciras Valencia Hamburgo Partido Popular (PP) HIjos Almería Internacional
El redactor recomienda