El peligroso contrabando hacia África de las bombonas de butano robadas en España
  1. España
  2. Andalucía
Tráfico internacional

El peligroso contrabando hacia África de las bombonas de butano robadas en España

Grupos organizados las transportan en mercantes sin ninguna medida de seguridad y en su destino son manipuladas sin control. Intervenidas más de 5.000 en tres operaciones

placeholder Foto: Bombonas intervenidas en la operación. (Policía Autonómica de Andalucía)
Bombonas intervenidas en la operación. (Policía Autonómica de Andalucía)

Un espacio casi distópico que por momentos rememoraba a un escenario de ‘Mad Max’. Calles surgidas de la nada a cuyos lados se alzaban naves hechas con chapas y cualquier otro material disponible en cuyo interior se almacenaban enseres o chatarra que se pudiese exprimir para obtener un puñado de euros. Economía de subsistencia, economía de sobras.

Este era el paisaje que se mostraba a los ojos de los que se adentraban en esta especie de polígono industrial ilegal que poco a poco se fue extendiendo en una parcela de la zona de la carretera Azucarera-Intelhorce de Málaga y que en octubre de 2019 fue desmantelado en una intervención conjunta de la Policía Nacional, la Policía Local y la Inspección de Trabajo.

Entre sus límites se habían instalado talleres piratas, almacenes de colchones usados, contenedores llenos de electrodomésticos o vehículos en el final de su vida útil que se mezclaban con multitud de objetos singulares. Pero una de las cosas que más llamaron la atención de los agentes fue encontrarse con más de 1.000 bombonas de butano que se apilaban en cualquier espacio y que acabaría mostrando a los responsables del caso un tráfico ilícito que se ha ido replicando y tiene al continente africano como destino final.

Foto: La bombona marca máximos de 2 años

Fuentes policiales consultadas por El Confidencial explicaron que esta intervención reveló que muchas de las bombonas sustraídas por todo el país acaban en países como Senegal, Nigeria o Marruecos, donde son vendidas como un “artículo prácticamente de lujo”. Los recipientes, posteriormente, viajan sin ninguna medida de seguridad dentro de contenedores de mercancías que son transportados por mercantes que recogen la carga en los recintos portuarios del litoral sur.

Durante esta intervención se identificaron a 70 personas, seis de las cuales fueron detenidas y se levantaron 41 actas por infracción de la normativa medioambiental. Las pesquisas constaron la existencia de dos fincas divididas en 109 parcelas que sus propietarios habrían arrendado a personas que supuestamente estaban desarrollando diferentes actividades comerciales, en la mayoría de los casos, sin cumplir las preceptivas normativas. Una de ellas era la adquisición de bombonas para su contrabando internacional.

Las bombonas, sin ningún control, acaban en países como Senegal, Nigeria o Marruecos

Que no era un caso aislado lo ha puesto de manifiesto una reciente operación de la Unidad de Policía Nacional Adscrita a la Comunidad Autónoma de Andalucía y la Agencia Tributaria, que ha permitido la aprehensión de otras 3.600 bombonas que iban a ser transportadas a Nigeria por “una banda organizada de carácter internacional que exportaba a países africanos residuos altamente contaminantes procedentes de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE)”.

El responsable de la Unidad de Regional Operativa Medioambiental (UROM) del cuerpo autonómico explicó a este periódico que las pesquisas se iniciaron después de que los investigadores con los que colaboran en cada una de las provincias alertaran de la presencia de un grupo de personas que “mostraban interés por la acumulación y adquisición, a través de diferentes fórmulas, de todo tipo de material que podía tener un impacto ecológico”. “Hablamos de motores procedentes de equipos de refrigeración, pequeños electrodomésticos, pantallas de televisión…”, que obtenían gracias a “una red de pequeños operarios que acudían a los puntos limpios, rastreaba contenedores o los compraban”.

Las pesquisas llevaron hasta unos individuos de nacionalidad nigeriana que disponían de dos naves industriales en la capital hispalense en las que se acumulaba el material y que contrataban los servicios de empresas dedicadas al transporte de mercancía internacional. “Nuestro interés era saber para qué querían esa gran cantidad de residuos peligrosos”, señaló el mando policial, que precisó que posteriormente supieron que “la base desde la que operaban era el puerto de Algeciras”.

“Auténticas bombas de relojería”

Se creó un equipo de trabajo conjunto con Vigilancia Aduanera y, tras obtener las autorizaciones judiciales, interceptaron varios contenedores: “En ellos encontramos multitud de residuos con un gran impacto medioambiental, aceleradores del efecto invernadero, además de vehículos y una gran cantidad de bombonas de butano”. “En total, 3.636, de diversas marcas comerciales y que han sido valoradas en más de 121.000 euros”, detalló el responsable de la UROM, que informó de que, “al contener gas licuado, su adquisición ilícita y su salida del circuito legal puede tener un gran impacto medioambiental”.

No obstante, en lo que se refiere a este producto en concreto, su peligrosidad era doble, ya que las condiciones en las que eran transportadas hasta África las convertían en “auténticas bombas de relojería”. “Iban almacenadas en los contenedores sin ningún tipo de medida de seguridad” y “en cualquier momento podrían haber provocado una explosión” que hubiese causado graves daños al mercante.

placeholder Uno de los contenedores interceptados. (Policía Autonómica de Andalucía)
Uno de los contenedores interceptados. (Policía Autonómica de Andalucía)

Y es que, como se aprecia en el material gráfico de la operación que acompaña a esta información, la organización utilizaba cualquier recoveco para meter un recipiente, llenaban furgonetas y otros vehículos y las apilaban en línea hasta el techo.

“El destino era Nigeria”, sostuvo el jefe policial, que manifestó que en los países africanos, las bombonas, “son considerados artículos de lujo”. “Nos consta que la intención en la mayoría de los casos es reutilizarlas tras cambiarle las válvulas”, lo que supone un gran riesgo de deflagración porque son piezas que “no han pasado ningún tipo de control ni protocolo de seguridad”.

La “gran ventaja” de esta red organizada es que “obtenía un producto por el que no había hecho ningún desembolso, que habían sacado del circuito lícito” y que ponían de nuevo en venta en países africanos sin unas medidas de precaución regladas.

Las condiciones de transporte incrementan el riesgo de una explosión

La citada fuente manifestó que los arrestados realizaban en el puerto algecireño una declaración de responsabilidad en la que acreditaban que en los contenedores había enseres personales. De esta forma sorteaban las posibles inspecciones, que en una terminal de ese tamaño se centran en la detección de operaciones de narcotráfico.

La investigación reventó el pasado 9 de junio y se saldó con la detención de cinco personas, a las que se les imputan los presuntos delitos de receptación, asociación ilícita y contrabando. La calificación del impacto ecológico dependerá del informe que elabore la Sección de Medio Ambiente de la Fiscalía General del Estado.

El resultado de tantos meses de trabajo fue un atestado de más de 500 páginas en las que se detalló cada paso, cada pesquisa, cada indagación que ha permitido intervenir 40 toneladas de residuos, entre las que destacan, además de los miles de bombonas, 12 vehículos.

Foto: Recogida de basuras en la Bahía de Panamá. EFE

El viceconsejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Antonio Sanz, el comisario jefe de la Unidad de Policía Nacional Adscrita a la Comunidad Autónoma de Andalucía, Antonio Manuel Burgos, y el jefe provincial de Vigilancia Aduanera en Sevilla, Francisco Javier Fernández, calificaron esta operación de “pionera e histórica”, pues es la primera que se realiza en España de esta magnitud.

Última operación

La implantación y desarrollo de esta actividad delictiva ha quedado patente con la intervención en el barrio de Campanillas de la capital malagueña de otras 440 bombonas que se almacenaban —otra vez— sin ningún tipo de precaución. La actuación de la Policía Local ha permitido retirarlas y llevarlas a un depósito, como las más de 4.500 incautadas anteriormente y que se encuentran estar a disposición de la autoridad judicial.

Se da la circunstancia que, según informaron fuentes cercanas al caso, detrás de esta presunta operación de contrabando se encontrarían algunas de las personas que ya fueron identificadas en octubre de 2019, por lo que hace pensar que retomaron la actividad fraudulenta poco después de la investigación de la que fueron objeto.

placeholder Una de las naves registradas en Sevilla. (Policía Autonómica de Andalucía)
Una de las naves registradas en Sevilla. (Policía Autonómica de Andalucía)

Una de las empresas afectadas por este fenómeno delictivo explicó a El Confidencial que, “en el momento que la Policía nos informaron del robo de las bombonas de butano, presentamos una denuncia y abrimos una investigación interna”. “Por ello, activamos todos los protocolos internos de seguridad y confirmamos que dichas sustracciones no se produjeron en ninguna de las instalaciones de la compañía”, señalaron, para añadir que, "actualmente, el proceso se encuentra en investigación judicial".

Otras fuentes del sector explicaron que se enteraron de este tráfico ilícito “a través de la Policía” y apuntaron que “estamos colaborando en todo momento”. Manifestaron que en anteriores ocasiones han denunciado “la venta ilícita de botellas de butano a través de las redes sociales o plataformas de segunda mano porque es un acto fraudulento”, ya que los propietarios de estos recipientes “no son los usuarios, sino los operadores”. “Existe la falsa creencia de que cuando se compra una bombona, también se adquiere el envase, y no es así. Lo que adquieren es el gas”, agregaron.

El sector recuerda que cuando se compra una bombona, no se adquiere el envase

Para frenar este contrabando internacional, “además de la intervención de los cuerpos policiales, son fundamentales las autoridades aduaneras”, pues es cuando se pueden localizar e identificar “los grandes lotes”.

Las firmas están a la espera de que finalicen las distintas instrucciones judiciales para poder recuperar todas las bombonas y ahora son conscientes de que sus productos son codiciados por grupos delictivos internacionales.

Butano Policía Nacional Málaga Algeciras
El redactor recomienda