Es noticia
Menú
Los detenidos por radicalismos ideológicos ganan presencia frente a los yihadistas
  1. España
  2. Andalucía
Informe sobre tendencias del terrorismo

Los detenidos por radicalismos ideológicos ganan presencia frente a los yihadistas

Europol señala que durante el pasado año fueron arrestadas 17 personas vinculadas a ideologías extremistas, lo que representa casi la mitad de los islamistas atrapados

Foto: Protesta de radicales en Alemania. (EFE)
Protesta de radicales en Alemania. (EFE)

El Informe de Situación y Tendencias del Terrorismo en la Unión Europea 2021 realizado por Europol arroja que los 19 detenidos por acciones terroristas con un trasfondo ideológico en España supusieron el año pasado casi el 50 por ciento de los arrestados por yihadismo.

Según los datos facilitados por los cuerpos policiales de la Unión Europea (UE), los agentes españoles capturaron durante 2020 a 12 personas por presuntas actividades relacionadas con lo que define como "terrorismo etno-nacionalista y separatista". Cinco eran supuestos miembros de organizaciones de extrema derecha y otros tres estaban vinculados a grupos radicales de izquierda.

Se da la circunstancia de que únicamente los primeros, con nueve acciones "consideradas como terroristas", actuaron durante el pasado año en suelo español, aunque el yihadismo sigue siendo la modalidad que más esfuerzos policiales requiere, como demuestran las 37 detenciones practicadas.

Foto: Concentración de protesta de los CDR. (EFE)

Cinco personas presuntamente vinculadas a la ultraderecha fueron apresadas el año pasado en España, cuatro más que las que se cuantificaron en 2019, mientras que en el ejercicio anterior no hubo detenciones por este motivo.

Dos fueron los supuestos miembros de grupos de izquierda arrestados en 2020, a los que, para observar la evolución de esta forma de radicalismo, hay que añadir los ocho y tres capturados en 2019 y 2018, respectivamente.

Siete presuntos radicales de derecha e izquierda fueron detenidos en 2020

Sobre la actividad de estas dos corrientes radicales, cabe señalar que ninguna persona adscrita a alguna de ellas actuó el pasado año, aunque en los anteriores únicamente la extrema izquierda dejó su huella. Mientras la derecha radical no perpetró ninguna acción en 2019 y 2018, sus antagonistas estuvieron detrás de cinco atentados en el mismo periodo —dos y tres, respectivamente—.

El informe incide en las relaciones de estas corrientes y señala que las investigaciones policiales han detectado nexos de grupos de ultraderecha con el narcotráfico o la explotación sexual de mujeres con el principal objetivo de financiarse. La extrema izquierda, por su parte, se vincula con corrientes independentistas y separatistas, a las que utiliza para ampliar su "base" incorporando a sus reivindicaciones "demandas claves de los círculos activistas".

Foto: Un devoto musulmán reza en un monumento improvisado en la mezquita de Al Noor en Deans Rd., Christchurch (Nueva Zelanda). (EFE) Opinión

El documento hace hincapié en el intento de cuatro supuestos supremacistas que proyectaban crear una "comunidad blanca" aislada y armada en una zona rural de la provincia de Lérida. Pretendían prepararse para "el gran colapso" que, según vaticinaban, derivaría en violentas "guerras raciales", por lo que se investiga su intención de adquirir armas.

Estos individuos, asentados en distintas partes del país, publicaron un manifiesto en Internet y gestionaban dos canales de Telegram a través de los cuales propagaban teorías xenófobas y promovían, presuntamente, acciones terroristas como la acaecida en 2019 en Christchurch (Nueva Zelanda).

Los agentes han detectado el uso de videojuegos 'online' para captar a jóvenes

Los servicios de mensajería codificados y las redes sociales suelen ser los sistemas de comunicación preferidos por los grupos radicales, aunque innovan para buscar nuevas vías que no puedan ser intervenidas por las fuerzas de seguridad. Una sobre las que hace referencia el informe son los videojuegos en los que los jugadores están conectados en línea. El estudio apunta que es un canal creciente en las labores de captación y para propagar consignas entre los más jóvenes.

El yihadismo se asienta en Europa

La radiografía continental muestra una caída notable de los atentados islamistas, que pasan de 24 en 2018, a 21 un año después para reducirse en casi un 50 por ciento en 2020 hasta contabilizarse 14. Esta circunstancia, explican los expertos, estaría motivada principalmente por el confinamiento que se vivió en la práctica totalidad de occidente como consecuencia de la pandemia del coronavirus. No obstante, los 254 arrestos practicados durante el último periodo ponen de relieve el asentamiento de estos terroristas en Europa y permiten trazar un perfil de los sospechosos: en un 87 por ciento de los casos eran hombres, con una edad media de 31-32 años y siete de cada diez no nacieron en la UE.

Los retornados, refleja el texto, se han convertido en la gran amenaza de los estados y especialmente preocupados se muestran por la entrada a través de las rutas abiertas por la inmigración ilegal por zonas como el litoral sur español. Se ha estimado que en los campamentos situados en el noroeste de Siria hay 1.000 europeos.

Las organizaciones terroristas de este corte, se plasma en el documento, han establecido la poligamia como sistema para expandirse con la "creación de una futura generación de terroristas".

El Informe de Situación y Tendencias del Terrorismo en la Unión Europea 2021 realizado por Europol arroja que los 19 detenidos por acciones terroristas con un trasfondo ideológico en España supusieron el año pasado casi el 50 por ciento de los arrestados por yihadismo.

Unión Europea Terrorismo Extrema derecha Nacionalismo
El redactor recomienda