Hervías sigue su 'operación derribo' a Cs en Sevilla mientras Granada pende de un voto
  1. España
  2. Andalucía
Parálisis en el ayuntamiento granadino

Hervías sigue su 'operación derribo' a Cs en Sevilla mientras Granada pende de un voto

Se reunió con ediles de Cs de un pueblo sevillano donde el PP prepara una moción contra el PSOE, mientras que en la capital granadina los socialistas están a un solo edil de gobernar

placeholder Foto: Fran Hervías, durante una Asamblea de Ciudadanos en Toledo. (EFE)
Fran Hervías, durante una Asamblea de Ciudadanos en Toledo. (EFE)

La foto de Fran Hervías en la terraza de un bar de la Puebla del Río (Sevilla) con concejales de Cs se paseó durante el viernes por todos los grupos del partido en Andalucía. Para muchos es la prueba gráfica de que el exsecretario de Organización con Albert Rivera sigue manejando los hilos para culminar su 'operación derribo' contra el partido de Inés Arrimadas.

El exdirigente de Cs, ahora con despacho en el puente de mando del PP y muy cercano al secretario general, Teodoro García Egea, sigue dando instrucciones entre sus excompañeros para absorber los restos del naufragio naranja. Hervías se reunió con el coordinador de Cs en Bormujos y dos concejales del partido en este municipio sevillano. Allí Cs rompió su pacto en la alcaldía con el PSOE e inició una negociación con el PP que acabó el mes pasado como el rosario de la aurora. El regidor socialista, investigado por prevaricación, gobierna con una minoría muy precaria que acabará pronto con su mandato. El PP ya ha pactado con Vox. Ahora hay que ver qué pasa con Cs, pero la reunión de Hervías con estos concejales ha dejado claro que habrá acuerdo.

Foto: Pablo Casado e Inés Arrimadas. (EFE)

No es el único movimiento que ha indignado a los que siguen fieles al aparato de Cs y a Inés Arrimadas. En el ayuntamiento de Sevilla también hay ruido. El portavoz municipal, Álvaro Pimentel, también coordinador del partido en la provincia, ha designado a un exsenador, Ángel Mayo, vocal en el Tribunal Económico y Administrativo de Sevilla. Se ha montado una recogida de firmas para pedir el cese de Pimentel como responsable de Cs en Sevilla por este nombramiento y señalan que ha desoído "las directrices" del coordinador autonómico y vicepresidente andaluz, Juan Marín, para "cumplir los deseos del clan Hervías", según el comunicado que acompaña a esa recogida de firmas y promovido por militantes del partido.

placeholder La foto de Fran Hervías en la terraza de un bar de la Puebla del Río. (Cedida)
La foto de Fran Hervías en la terraza de un bar de la Puebla del Río. (Cedida)

"¿Tendrá que pagar de esta forma el señor Pimentel su futuro ingreso en el partido azul?", se preguntan quienes exigen su dimisión. También se deslizan duros reproches a Marín por no frenar este movimiento y le interpelan sobre si tiene "algún tipo de autoridad" en el partido. Desde el grupo municipal señalan que es un "nombramiento ordinario" y no responden a ninguna de las preguntas sobre lo que está pasando.

Parálisis en Granada

Todo esto se cuece en Sevilla mientras que en Granada la alcaldía de la capital pende de un hilo. Este sábado se cumplió el plazo de 72 horas que dio el PSOE y fuentes próximas al exalcalde socialista Paco Cuenca, que ganó las últimas municipales, aseguran que este mismo domingo comenzaran las negociaciones para presentar una moción que les permita recupera el bastón de mando. El PSOE está a un voto de tener la mayoría necesaria para una investidura. Pero es un voto que es muy difícil de conseguir.

El alcalde, Luis Salvador (Cs), sigue actuando como sin nada pasara. Gobierna junto a un solo concejal de los 27 que conforman el Pleno municipal. La situación es insostenible, pero el alcalde no parece inmutarse. Hace oídos sordos a la precariedad de su mandato. Por supuesto, no ofrece señales de que acepte ceder la alcaldía al PP en esa fórmula de 2+2, con alternancia en la mitad del mandato, que los populares aseguran ahora que se pactó de forma verbal.

Foto: Imagen de archivo de Fran Hervías. (EFE)

El PSOE cuenta con diez ediles, ganó las elecciones, pero no logró una alianza para gobernar. Ahora podría sumar los tres ediles de Adelante aunque seguiría necesitando un voto para desbancar al alcalde. La mayoría necesaria son 14 de los 27 concejales del consistorio.

Por eso todas las miradas se vuelven a Sebastián Pérez, que fue el candidato del PP, presidente del partido en Granada y militante con una antigüedad de 35 años. Fue Pérez quien rompió la baraja el pasado 26 de mayo, con un aviso: o se daba paso al PP o entregaría la alcaldía al PSOE. Pese a la advertencia en las filas populares aseguran que eso no ocurrirá y que ya han comenzado un acercamiento a su excandidato que se visualizará, dicen, en los próximos días.

El PSOE insiste en que abrirá una ronda de negociaciones desde este mismo domingo y que se dirigirá a todos los partidos, incluido PP. Lo que no hará, aseguran fuentes socialistas, es sostener a Luis Salvador. El exsenador socialista y asesor de José Luis Rodríguez Zapatero, que dejó el PSOE para entrar en Cs, no cosecha precisamente amigos en el que fue su partido. "Con Salvador no vamos ni al tranco de la puerta", señaló públicamente el PSOE granadino cuando saltó que el alcalde había intentado movimientos con los socialistas.

El PSOE insiste en que abrirá una ronda de negociaciones desde este mismo domingo y que se dirigirá a todos los partidos, incluido PP

Lo que se ha sabido es que el alcalde granadino contactó con el presidente de la FEMP y alcalde de Vigo, el socialista Abel Caballero, para pedirle que hiciera cumplir el pacto antitransfuguismo. Tanto Ferraz como el PSOE en Granada negaron tajantemente negociaciones con Salvador para la alcaldía. Después, además, se ha sabido que el PP abandonó en abril el citado acuerdo contra el transfuguismo en España, en plena ofensiva para absorber a Cs.

La situación ahora mismo es que el PP, con seis ediles y junto a dos de los cuatro de Cs plegados a su maniobra, se fue del gobierno municipal y dejó al alcalde con un solo concejal. Una estrategia para asfixiar a Salvador que trataba de forzar su retirada y la cesión del bastón de mando al PP. Pero el resultado esperado no llega. El alcalde no se da por aludido. PP y los 'fugados' de Cs no suman para ganar una moción, ni siquiera contando con el no adscrito y exlíder popular, Sebastián Pérez. Son nueve. Si suman los tres de Vox siguen necesitando dos ediles más.

Foto: El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (d), en una reunión con el de Granada, Luis Salvador (i). (EFE)

Así están las cuentas políticas. El PP está a dos votos de conseguir Granada, el PSOE a uno. En ambos casos esos apoyos son tan improbables que el alcalde de Cs, con solo un concejal a su favor, sigue haciendo como que gobierna. Mientras, Hervías sigue removiendo a Cs para mover a sus cargos al PP. Los responsables del pacto de PP y Cs en la Junta presumen de estabilidad y aseguran que ninguno de estos movimientos soterrados les afectan lo más mínimo, mientras que el temblor subterráneo sigue zarandeando los pilares de San Telmo, sede del Gobierno andaluz, con Vox frotándose las manos desde el Parlamento.

Partido Popular (PP) PSOE Teodoro García Egea Inés Arrimadas Juan Marín Granada
El redactor recomienda