Arrimadas visita Andalucía cuando el PP pide paso a Cs en la alcaldía de Granada
  1. España
  2. Andalucía
OPERACIÓN DE RIESGO

Arrimadas visita Andalucía cuando el PP pide paso a Cs en la alcaldía de Granada

La líder del partido liberal arranca en Sevilla una gira por los territorios en un momento clave en las relaciones con el PP. Está en el aire el futuro del ayuntamiento granadino, su principal bastión municipal en Andalucía

Foto: La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)
La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)

La presidenta de Cs, Inés Arrimadas, vuelve a Sevilla meses después con una visita en la que tiene previsto reunirse con el grupo parlamentario y que se produce en un momento de calma tensa en las relaciones con el PP. La alcaldía de Granada está en el alero y Cs debe decidir si da paso a un regidor de su socio en la Junta o si permite una moción de censura que podría devolver el bastón de mando al PSOE. El actual alcalde, Luis Salvador (Cs), ha dejado claro que no piensa renunciar ni dar un paso al lado.

Por ahora, el primer edil granadino ha decidido ignorar la crisis y se define como “un espartano”, dando a entender que resistirá pase lo que pase. Dos de los cuatro concejales de Cs en el consistorio están más integrados en el PP que en su partido. No se sabe hasta cuándo aguantará la presión, si tendrá el respaldo de Arrimadas y de Juan Marín o si le podrán tentar con algún puesto de salida en la Junta o de designación autonómica, difícil en un momento en el que la legislatura andaluza se da prácticamente por amortizada.

Cs en Andalucía, de momento, ha cerrado filas con Salvador. El vicepresidente Marín ha manifestado públicamente que el alcalde de Granada es intocable. Otra cosa es que en privado trate de buscar salidas de la mano con el PP al complicado rompecabezas en que se ha convertido este ayuntamiento. Salvador es el principal alcalde de Cs en Andalucía, pero también un hombre controvertido, que pasó por el PSOE antes de recalar en el partido liberal, y al que sus propios concejales han llamado mentiroso. Es en lo que coinciden PP y PSOE, que se disputan la alcaldía granadina, en que Salvador como alcalde “está muerto”.

Foto: El líder del PP, Pablo Casado. (EFE)

Efectos en San Telmo

“La alcaldía de Granada se ha convertido en una ‘operación de Estado’ para la política andaluza”, señalan fuentes próximas al PSOE. Puede ser la piedra de toque que termine de desestabilizar el Gobierno de PP y Cs, ahora mismo zarandeado por Vox. Todo se ha precipitado por el pulso de quien fue candidato a la alcaldía por el PP y presidente de ese partido, Sebastián Pérez. Esta semana, anunciaba su baja en el PP, que se quedaba el acta de concejal y que promovería una moción de censura que daría la alcaldía al PSOE, que ganó las elecciones, si el actual alcalde, Luis Salvador, no da paso a un regidor del PP. Un desafío que quienes lo conocen dicen que cumplirá.

Ha dado una fecha, el 15 de junio, como tope para que Cs entregue el bastón de mando. El exdirigente del PP da este paso después de llevar dos años denunciando que él había cerrado un acuerdo con Cs de 2+2, en el que cada partido ocuparía el mandato municipal dos años. Salvador, desde que fue investido alcalde, negó ese acuerdo. Tras su marcha al PP, quien fue el secretario de Organización de Cs Fran Hervias ratificó que efectivamente ese acuerdo se cerró en Granada por dos años. Algo que uno de los concejales de Cs en el ayuntamiento, Manuel Olivares, al que oficiosamente muchos ya colocan en el PP, dio por cierto, contradiciendo la versión del alcalde.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

Todo es kafkiano en este ayuntamiento. Basta ver lo que ocurrió el pasado viernes por la tarde, cuando PP y Cs convocaron una reunión para echar a Salvador a la que acudió el propio alcalde y de la que salió con un mensaje: "Todo está bien". Cs gobierna Granada con solo cuatro concejales de 27 en una operación política poco frecuente, al más puro estilo ‘Borgen’, pero con un desenlace mucho más chusco que el de la serie de política danesa. Sumaron sus votos los cuatro ediles de Cs, siete del PP y tres de Vox. El ahora exedil del PP Sebastián Pérez defendía que iba a ser el alcalde hasta horas antes de pleno, cuando la dirección nacional de su partido forzó su paso al lado.

El PSOE, a la espera

El socialista Paco Cuenca, que ganó las elecciones, tiene muchas posibilidades de volver a la alcaldía si Cs no cede y Salvador no se marcha. Hasta ahora, cada vez que el PP de Granada intentaba mover ficha se encontraba de frente con la dirección del partido en Andalucía. En los últimos tiempos, tenían el aval de Génova, convencidos de que había que hacerse con la alcaldía, pero desde San Telmo se frenaban los movimientos. El pacto cerrado entre el consejero de Presidencia, Elías Bendodo (PP), y el vicepresidente, Juan Marín (Cs), estaba por encima de la alcaldía de Granada. Ese acuerdo de no agresión, sellado en marzo tras presentarse la moción de censura de Murcia, para preservar el Gobierno andaluz, implicaba que el PP no robaría cargos de Cs ni aceptaría ningún trasvase de cargos.

El PP andaluz selló ese acuerdo y después se lo comunicó a Génova. Desde Madrid, había otros planes. Una operación diseñada por el secretario general, Teodoro García Egea, con su fichaje de Cs, Fran Hervías, planeaba una opa hostil para atraer el mayor número posible de cargos a las filas populares. Una especie de fusión por absorción que en Andalucía se decidió parar para preservar la coalición en la Junta. Después, el PP sembró dudas de que se tuviera que cumplir en el ámbito municipal y de nuevo desde Andalucía dejaron claro que afectaba al Gobierno, al Parlamento y a los ayuntamientos.

Silencio en el Gobierno

En este momento, el PP de Granada ya está celebrando reuniones y preparando el camino para quedarse la alcaldía. Lo hace con el apoyo de Génova y de la dirección andaluza. Es llamativo el silencio del hombre fuerte de San Telmo, Elías Bendodo. Un mutismo llamativo cuando en otras ocasiones había salido a frenar cualquier trasvase de cargos de Cs al PP. Este periódico supo que el PP había invitado a sus congresos provinciales a cargos importantes de Cs y tuvieron que dar marcha atrás. Por ejemplo, en Jaén, donde el PP cuenta con integrar al alcalde de Linares, de Cs, y a algunos de sus ediles en sus filas en cuanto la dirección andaluza abra la veda.

Si hay trasvase en la Alcaldía de Granada otros también querrán emular la operación

Ese es el problema de Granada. Si hay trasvase en la alcaldía de esta ciudad, otros también querrán emular la operación. Hasta ahora, se ha frenado ese desembarco, pero cada vez es más difícil y si Cs, que está deshecho, termina de desangrarse con cargos locales marchándose al PP, la coalición de gobierno en la Junta quedaría tocada de muerte. Ocurre además en un momento en que Vox ya ha dejado claro que va en serio y quiere forzar elecciones anticipadas en Andalucía. Con Vox a la contra, con Cs roto en mil pedazos y disolviéndose como un azucarillo en el ámbito municipal, el empeño de Juan Manuel Moreno en mantener la legislatura hasta 2022 se está convirtiendo en una proeza. Ya se sabía que Cs empezaría a romperse por el eslabón más débil, el municipal, y ahora se va a comprobar hasta dónde llega la sangre naranja.

Arrimadas, al menos, desembarca este lunes en Sevilla después de conocerse, como adelantó El Confidencial en exclusiva, que las relaciones con el líder del PP, Pablo Casado, se han restablecido después del terremoto que se originó en Murcia debido a la moción fallida contra la presidencia de la Región.

Partido Popular (PP) Juan Marín Teodoro García Egea Juanma Moreno Granada Ciudadanos
El redactor recomienda