Arrimadas apoya al alcalde de Granada y Cs apela al pacto antitransfuguismo
  1. España
  2. Andalucía
EL TERREMOTO DEL 2+2

Arrimadas apoya al alcalde de Granada y Cs apela al pacto antitransfuguismo

La presidenta de Cs insiste en que Luis Salvador fue elegido alcalde “por cuatro años” mientras que el PP ya mueve ficha para coger el bastón de mando y desalojar al alcalde

placeholder Foto: La líder de Cs, Inés Arrimadas, acompañada por el vicepresidente del Gobierno andaluz, Juan Marín. (EFE)
La líder de Cs, Inés Arrimadas, acompañada por el vicepresidente del Gobierno andaluz, Juan Marín. (EFE)

El futuro de la alcaldía de Granada sigue en el aire y enfrentando a Cs y PP. La presidenta de Cs, Inés Arrimadas, dejó claro este lunes, en una visita a Sevilla, que cierra filas con el alcalde de la ciudad, Luis Salvador, a quien el PP pretende desalojar cuando se cumplan, el próximo 15 de junio, dos años de su investidura. Es un asunto que tensa las relaciones entre los socios en Andalucía y que puede tener consecuencias en el acuerdo de coalición para el Gobierno andaluz.

Ya antes el vicepresidente de la Junta y líder de Cs en Andalucía, Juan Marín, había dejado claro que el alcalde de Granada, la principal alcaldía andaluza en manos del partido, es “intocable”. El mensaje de apoyo de Arrimadas en la misma línea deja aún más claro que Cs no piensa hacer ninguna cesión con este asunto a sus socios del PP.

Foto: La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)

Arrimadas, de visita en Sevilla, con reunión en el Parlamento andaluz con los miembros de su partido en la Junta y el grupo parlamentario y encuentro por la tarde con los militantes en Jerez de la Frontera, su ciudad natal, aprovechó para dejar clara su posición respecto al ayuntamiento de Granada. Se aferró a las palabras del portavoz municipal del PP durante la investidura y defendió que él mismo dijo que Luis Salvador era “un alcalde para cuatro años”. “Estamos dedicados a gobernar y no a meternos en más líos”, dijo Arrimadas.

El terremoto nazarí

La pasada semana quien fue candidato a la alcaldía y presidente del PP en Granada, Sebastián Pérez, anunció que se marchaba del partido y dio un ultimátum: o Cs dejaba paso en la alcaldía a un alcalde del PP o apoyaría en una moción de censura a un candidato del PSOE, que ganó las municipales. Pérez siempre ha defendido que con Cs se cerró un acuerdo a dos años, el 2+2, que obligaba a dar paso en el ecuador del mandato municipal.

Foto: El expresidente del PP granadino, Sebastián Pérez. (EFE)

El alcalde Luis Salvador siempre ha negado ese acuerdo aunque uno de los concejales de Cs, ya más próximo al PP que a su partido, sí avala esa alternancia. El periódico ‘Ideal’ ha publicado este fin de semana unos audios de aquellas negociaciones que probarían que sí se pactó un mandato municipal al 50%. El grupo municipal de Cs, con solo cuatro concejales, está dividido por lo que el PP tiene posibilidades de sacar adelante una moción para hacerse con la alcaldía. Las negociaciones están abiertas.

Pacto antitransfuguismo

El regidor granadino se vio reforzado por el apoyo de Arrimadas y apeló al pacto antitransfuguismo, recientemente renovado en Madrid y utilizado en Andalucía y en el Parlamento, con presidencia de Cs, para expulsar a Teresa Rodríguez y sus afines.

Una vez más, el alcalde de Granada eludió el posible cambio en la alcaldía, alegando que es la dirección nacional de su partido la que tiene que tomar esa decisión. Salvador aseguró que “hay una persona que está chantajeando para que la ciudad cambie de rumbo y es cuestión de cada uno decidir cómo resolver esa presión”. Según el pacto antitransfuguismo, recordó, el PP no podría valerse de los votos de su exedil, ahora no adscrito, para hacerse con el bastón de mando. Desde las filas populares ignoran ese órdago.

Lo más sorprendente hasta ahora es el silencio en las filas del Gobierno. El consejero de Presidencia, Elías Bendodo, hombre fuerte en la Junta por parte del PP y el vicepresidente Juan Marín (Cs) firmaron, tras la moción de censura de Murcia y el anuncio de elecciones en Madrid, un acuerdo para preservar la estabilidad en Andalucía. Ese pacto, del que el PP informó a Génova a posteriori pero que contó con su visto bueno, frenaba la operación diseñada por el secretario general del PP, Teodoro García Egea, para integrar a cargos relevantes de Cs en las filas populares y comenzar, ante el declive de Cs, una especie de fusión por absorción con el objetivo declarado de reconstruir el centro derecha en España. La presidenta de Cs, Inés Arrimadas, siempre ha sido muy beligerante con esa ‘OPA’ hostil diseñada desde Génova. Las relaciones entre las cúpulas de PP y Cs han sido de hecho muy tirantes y no fue hasta la semana pasada cuando, como avanzó este periódico, se produjo un almuerzo entre Pablo Casado y Arrimadas para reconstruir puentes.

Foto: El presidente de la Junta, Juanma Moreno, y el vicepresidente, Juan Marín. (EFE)

El pacto de estabilidad en Andalucía, que incluía también a los ayuntamientos según han aclarado en alguna ocasión los propios firmantes, implicaba que el PP andaluz no se haría con cargos de Cs ni les arrebataría parcelas de poder institucional o municipal integrando a militantes naranjas en sus filas. Por ejemplo en Granada, para que prosperara la moción contra el actual alcalde, el PP tendría que hacerse con los votos de algunos de los ediles de Cs.

El pacto de San Telmo

La violación de ese acuerdo supondría abrir fisuras en la Junta de Andalucía en un momento en el que Vox ha dejado de apoyar la coalición de PP y Cs y la pasada semana devolvió en el Parlamento una de las normas estrella del Gobierno, la ley del suelo. Pese a la cantinela permanente de adelanto electoral y a los roces en la alcaldía de Granada, el consejero de Presidencia echó de nuevo balones fuera y dio una fecha para las elecciones andaluzas: el 27 de noviembre de 2022. Dio así a entender que no habrá anticipo electoral pese a la debilidad parlamentaria del Gobierno andaluz.

Foto: Reunión de Inés Arrimadas y Juan Marín. (EFE)
El fichaje de Hervías por el PP revuelve a Ciudadanos en Andalucía
Isabel Morillo. Sevilla Agustín Rivera. Málaga

Desde Cs, Arrimadas también se mostró segura de que el Gobierno en Andalucía durará y cumplirá el acuerdo suscrito. “Serán otros los que tendrán que explicar por qué tienen tantas ganas de hacer caer este Gobierno”, dijo en alusión a Vox. A diferencia de lo que había ocurrido hasta ahora, con una presidenta de Cs de perfil cuando se preguntaba sobre este asunto, cerró filas con el líder de Cs en Andalucía como próximo candidato de su partido en unas primarias. La última vez que visitó Andalucía evitó reunirse con Marín y lo hizo con el alcalde de Sevilla, Juan Espadas (PSOE), y el presidente de la Junta. Claro que entonces no se había producido la debacle electoral en Cataluña y Arrimadas no había recibido el apoyo de Marín, al que integró como miembro de su ejecutiva permanente, ante las voces que pedían su dimisión. La otra rival de Marín en Andalucía es la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, Rocío Ruiz, con quien comparte Gobierno.

Partido Popular (PP) Parlamento de Andalucía Moción de censura Pablo Casado Inés Arrimadas Juanma Moreno Juan Marín Granada
El redactor recomienda