El Gobierno afirma que 2.700 migrantes han sido devueltos y cifra en 2.000 los menores
  1. España
  2. Andalucía
CRISIS MIGRATORIA EN LA CIUDAD AUTÓNOMA

El Gobierno afirma que 2.700 migrantes han sido devueltos y cifra en 2.000 los menores

Las autoridades marroquíes niegan a España que haya un "desencuentro" político tras la llegada de miles de migrantes y Exteriores alerta de que hay en riesgo vidas de menores

placeholder Foto: Jóvenes marroquíes esperan el momento de cruzar la frontera, por tierra o agua, este lunes en la localidad de Castillejos. (EFE)
Jóvenes marroquíes esperan el momento de cruzar la frontera, por tierra o agua, este lunes en la localidad de Castillejos. (EFE)

El Gobierno ya ha activado la devolución de inmigrantes irregulares llegados a Ceuta conforme al protocolo con Marruecos. De los 6.000 que habrían accedido a la ciudad autónoma, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha apuntado este martes a que en torno a 2.700 han sido devueltos. En cualquier caso, reconoce que todavía hay "personas con voluntad" de entrar y ha movilizado un refuerzo de 200 agentes de Policía Nacional y Guardia Civil para superar los 1.100 efectivos. Desde la delegación del Gobierno en Ceuta también han explicado que la cantidad aproximada de menores —que no pueden ser repatriados conforme a los protocolos vigentes— es de 2.000.

“Lo haremos como lo hemos hecho siempre, con la cabeza fría y buscando siempre proteger nuestras fronteras y devolver a quien entra en nuestro país de manera irregular”, sostuvo por su parte la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, este lunes en una entrevista en ‘Hora 25’, de la SER. Este es el objetivo primordial, junto con el mantenimiento del orden público en la ciudad autónoma.

Foto: La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya. (EFE)

Según la información de la que disponen en el Gobierno, muchas de estas llegadas estaban preparadas. A partir de ahora, las prioridades, de acuerdo con estas fuentes del Ejecutivo, pasan por la devolución inmediata de todos los que hayan llegado de forma irregular, por exigir a Marruecos que frene en origen la salida de más personas y por la atención a los menores. Respecto a este último punto, Marlaska ha afirmado que es "pronto para poder fijar el número de menores", pero a falta de "hacer pruebas de determinación a la edad", los ha cifrado en alrededor de 1.500.

Las actuaciones iniciales de la Delegación del Gobierno en la ciudad autónoma y del propio Ejecutivo ceutí se han encaminado precisamente hacia este fin. Tras la reunión de urgencia de un gabinete de crisis, las autoridades han decidido reforzar la coordinación a través de un nuevo dispositivo en el que estarán presentes las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la Policía Local y efectivos de la Comandancia General de Ceuta, informa la propia Delegación del Gobierno.

El objetivo consiste en "controlar todos los puntos sensibles de la ciudad y mantener el orden en las calles", y por ello, tal y como añade el comunicado, el Gobierno pide a la población mantener la calma.

Además, la Guardia Civil ha aumentado la contingencia en la frontera, los espigones y el perímetro fronterizo; y se ha habilitado el estadio Benoliel para "trasladar a los marroquíes adultos que se encuentran en la calle", y posteriormente "proceder a su devolución". Con los menores, el traslado es a los centros de Piniers y de las naves del Tarajal.

La ola "no es fruto" de un "desencuentro político"

González Laya aseguró que mantuvo comunicación con el Gobierno de Marruecos durante la jornada y que le trasladaron que la llegada masiva de inmigrantes no es fruto del “desencuentro” político, aunque prefirió no hablar en nombre del país vecino. “No quiero hablar por ellos, voy a ser muy cuidadosa, es una pregunta que corresponde responder a ellos. A nosotros se nos transmite que no es el fruto de un desencuentro”, sostuvo la ministra. Las autoridades del Gobierno ceutí admitieron que la situación no tenía precedentes y las imágenes difundidas, en vídeos que circularon por las redes sociales, daban muestras de que en algunos momentos la situación de llegada de inmigrantes estuvo fuera de control.

Foto: Cientos de personas continúan dirigiéndose este martes desde la localidad de Fnideq para cruzar hacia Ceuta. (EFE)

La llegada de más de 6.000 migrantes marroquíes a las costas de Ceuta, con una víctima mortal, enfrenta el Gobierno español a la mayor ola migratoria de las que se tienen registro. El presidente de Ceuta, Juan Vivas, hizo un llamamiento a todos los niveles para que el Gobierno español ponga remedio a esta crisis, incluso pidió que se movilizara al Ejército, como finalmente se ha hecho. "Llevo 20 años como presidente, tengo 68 años y ha habido pocos días tan duros como este", aseguró Vivas. "El Gobierno tiene que ejercitar sus capacidades. Este no es un asunto de inmigración. Se trata de establecer la normalidad, en Ceuta y en la frontera", dijo tras admitir que está en contacto con el Ejecutivo.

Todo apunta a que Marruecos ha cortado la cooperación policial y de control de fronteras con España como ‘castigo’ por la hospitalización en Logroño, el pasado 18 de abril, de Brahim Ghali, líder del Frente Polisario y enfermo de covid. Asimismo lo reconoció de forma oficiosa el Gobierno marroquí, que avisó a través de sus cauces habituales, en este caso el diario 'Rue-20', de que “Marruecos suspende la cooperación policial y de inteligencia con España y Alemania”.

En contacto con la UE

La ministra de Asuntos Exteriores evitó desatar cualquier alarma y defendió que España ya conoce la llegada masiva de inmigrantes irregulares, aunque no hay precedentes de lo ocurrido este lunes. Los ministerios de Asuntos Exteriores e Interior estuvieron en comunicación con la Unión Europea y con el presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas, según fuentes del Gobierno, y en contacto con las autoridades marroquíes para tratar de controlar la situación.

Fuentes del Gobierno informaron de que se están tomando medidas y haciendo gestiones, así como un seguimiento constante de la situación a través de los ministerios competentes, “en comunicación permanente con Moncloa”.

El Gobierno activó el protocolo que permite devolver a quienes lleguen a nado

La Delegación del Gobierno de Andalucía informó de que llegaron este lunes a las costas de Almería, Málaga y Cádiz unas 317 personas. Un número elevado atendiendo a la llegada habitual de los últimos meses. Salvamento Marítimo de Algeciras informó sobre las 11 de la noche de que estaba a la espera de una nueva patera con 88 inmigrantes a El Saladillo.

El Gobierno no ha activado ningún reparto entre otras comunidades de las personas llegadas de forma irregular a Ceuta, ya que insiste en que lo que se han activado son las devoluciones de forma inmediata. No pueden devolver a sus países a los menores. "Se dará la protección de los menores pero con aplicación de la normativa nacional e internacional", ha asegurado este martes Marlaska en TVE.

Desde el Ejecutivo andaluz, informaron de que no se les ha solicitado ningún tipo de auxilio para atender a estos miles de inmigrantes y que no se les ha informado sobre la puesta en marcha de ningún plan especial o dispositivo específico para poder atenderlos. El presidente de la Junta, Juanma Moreno, en su cuenta de Twitter, y tras tildar de "preocupante" la situación que vive Ceuta, pidió a la Administración liderada por Pedro Sánchez "una respuesta urgente y coordinada".

Refuerzo de las fronteras

El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ya presidió la tarde del lunes una cumbre de urgencia, con los mandos de la Policía Nacional y la Guardia Civil y altos cargos de su ministerio. El Gobierno ordenó reforzar la frontera de Ceuta con 50 efectivos de la Guardia Civil y en las próximas horas llegarán unos 150 agentes de la Policía Nacional, para agilizar los trámites de devolución de los inmigrantes llegados de forma irregular conforme al acuerdo firmado con Marruecos en 1992. Fuentes del Gobierno subrayan que las autoridades españolas y marroquíes acordaron recientemente la devolución a Marruecos de ciudadanos de ese país que accediesen a nado, “en un procedimiento pactado por ambos Estados”.

España devolverá a Marruecos, a su país de origen, a cualquiera que haya llegado de manera irregular a nuestro país siguiendo todas las reglas y protocolos con nuestros vecinos”, insistió en trasladar la ministra de Asuntos Exteriores, que reclamó en estos momentos complicados “responsabilidad y cabeza fría”. Tras confirmar que su última comunicación con el Gobierno marroquí fue el lunes por la tarde, señaló que no concibe que nadie de forma intencionada vaya a “poner en riesgo la vida de menores como respuesta a una acción humanitaria”, despejando así la pregunta de si las autoridades marroquíes han alentado esta llegada masiva de inmigrantes por la atención sanitaria en España al jefe del Frente Polisario.

“España ha sido muy clara y muy detallada de lo específico del caso. Se trata simple y llanamente de una respuesta humanitaria a una petición de ayuda humanitaria de una persona que se encontraba en una situación sanitaria muy frágil. No concibo que se ponga voluntariamente en riesgo la vida de menores en el mar, como hemos visto en estas últimas horas en Ceuta, no concibo poner en riesgo la vida de jóvenes y menores como respuesta a una acción humanitaria”, subrayó la titular de Asuntos Exteriores.

González Laya insistió en que España quiere “relaciones de buena vecindad” con Marruecos y que hay que “gestionar la inmigración desde la corresponsabilidad”, recordando que también la Unión Europea reclama esa cooperación.

Gabinete de crisis en Ceuta

El presidente del Gobierno de Ceuta reunió la noche del lunes un gabinete de crisis y está en permanente contacto con la Delegación del Gobierno “debido a la gravedad de los acontecimientos que están sucediendo en la frontera con Marruecos”, informaron fuentes del Ejecutivo de la ciudad autónoma. Vivas llamó a "restablecer la normalidad de manera inmediata, de manera contundente, en el ejercicio de la acción diplomática que el Gobierno de la nación tiene a su alcance", y fue explícito al pedir que se movilicen todos los medios "y en ellos también incluyo al Ejército".

El presidente de Ceuta exigió a Pedro Sánchez que tome de manera inmediata cartas en el asunto para "restablecer el orden en la ciudad, evitar que se siga produciendo esta avalancha que hemos tenido y devolver a las personas que han entrado de manera irregular a su país, de manera rápida e inmediata", sentenció. Vivas dice que este es "uno de los momentos más difíciles que ha vivido Ceuta. Hoy, nos sentiríamos reconfortados de que el Gobierno de España actuara" para transmitir confianza y seguridad a los ceutíes de cara al futuro.

El líder del PP, Pablo Casado, insistió en que el Gobierno debe "garantizar de inmediato la integridad" de la frontera en Ceuta e instó a que coordine con las autoridades marroquíes la devolución de inmigrantes que han entrado de forma irregular por los dos espigones fronterizos de la ciudad autónoma. Casado habló con el presidente de Ceuta “para apoyarle en la grave crisis migratoria que sufre nuestra ciudad autónoma”. "El Gobierno de España debe garantizar de inmediato la integridad de nuestras fronteras y coordinar con Marruecos la devolución de los inmigrantes a su país", dejó escrito Casado en sus redes sociales.

Sobre este tema, el líder de Vox, Santiago Abascal, calificó lo sucedido de “invasión” de menores extranjeros no acompañados y consideró que lo ocurrido en Ceuta “es el resultado del consenso progre de políticos, periodistas y poderosos” que demonizan a su partido “por denunciarla”. El partido Vox Ceuta reclamó, de manera urgente, la presencia del Ejército y la Armada en la frontera con Marruecos para frenar lo que ya se ha convertido en un "tsunami migratorio alentado por el país vecino".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Ceuta Inmigración Unión Europea Guardia Civil Moncloa Pedro Sánchez Noticias de Marruecos Arancha González Laya Fernando Grande-Marlaska
El redactor recomienda