Los británicos consumen más vino de Jerez durante la pandemia
  1. España
  2. Andalucía
EN ESPAÑA CAYÓ UN 20% EN 2020

Los británicos consumen más vino de Jerez durante la pandemia

Las ventas de Sherry en Reino Unido suben más de un 40%, frente a la caída del mercado nacional, que acusa el cierre de la hostelería y la falta de ferias durante dos primaveras

placeholder Foto: Bodega del Marco de Jerez. (EFE)
Bodega del Marco de Jerez. (EFE)

En el centenar de bodegas del Marco de Jerez cruzan los dedos para que la evolución del año se mantenga con la tendencia actual, que no solo está marcando una clara recuperación sobre la pasada temporada, sino que está suponiendo un enorme crecimiento del mercado internacional (especialmente europeo) y un rejuvenecimiento de los consumidores, algo buscado durante mucho tiempo.

Según los datos del Consejo Regulador, que aglutina a productores con unas 7.000 hectáreas entre Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María, Sanlúcar de Barrameda, Trebujena, Chipiona, Rota, Puerto Real, Chiclana de la Frontera y Lebrija, el pasado año se vendieron 28,1 millones de litros de vino de Jerez, lo que supone una bajada del 8%. La caída es leve teniendo en cuenta que, tras el confinamiento y el cierre de la actividad de hostelería, las previsiones iniciales del sector contaban con un hundimiento superior al 30%.

Sin embargo, las exportaciones, que tradicionalmente suponen dos tercios de las ventas totales, compensaron la fuerte caída, cercana al 20%, que se produjo en el mercado nacional, donde el cierre de los bares y restaurantes supuso un duro golpe para los empresarios del sector, ya que en España esta bebida está claramente asociada al canal de hostelería.

Foto: Bares y comercios cerrados, en Córdoba. (EFE)

A este hecho se unió la falta de fiestas de primavera y verano, que dinamizan siempre al sector. Por ejemplo, en la Feria de Abril de Sevilla se consumen cada año más de 1,5 millones de botellas que suponen unos 190.000 litros de fino y manzanilla en una semana. Esa fiesta supone el comienzo de la temporada fuerte para este tipo de vinos, los denominados generosos (secos), que tienen su continuación en otras muchas ferias y fiestas por toda Andalucía y también fuera (la feria de Hospitalet es la más conocida), así como en grandes romerías como la del Rocío.

Curiosamente, y a pesar de su popularidad, estas fiestas suponen menos de un 5% de las ventas totales anuales de vinos del Marco de Jerez, “pero las bodegas luchan por estar porque suponen un gran escaparate nacional”, explica el presidente del Consejo Regulador, César Saldaña.

placeholder César Saldaña, presidente del Consejo Regulador del Marco de Jerez
César Saldaña, presidente del Consejo Regulador del Marco de Jerez

Afortunadamente para el sector, la evolución de las exportaciones a Reino Unido durante 2020 experimentó un incremento del 17% hasta alcanzarse los casi 9,6 millones de litros comercializados, lo que supone que por primera vez en más de una década, los británicos consumieron más vino de Jerez que los españoles, donde las ventas se quedaron en 9,3 millones de litros (1,2 millones menos que el año 2019).

Estos buenos datos del mercado británico sorprendieron a las bodegas jerezanas, que inicialmente creyeron que se debía a los 'stocks' de productos que los comerciantes locales estaban almacenando en el Reino Unido hasta diciembre antes de la entrada en vigor del Brexit, el pasado 1 de enero.

Sin embargo, la buena evolución de las ventas en lo que va de año ha obligado a reinterpretar la situación y a considerar que se está produciendo en aquel país un gran auge del consumo del Sherry. En concreto, en el primer cuatrimestre de este año se ha producido un aumento de las ventas superior al 40%.

En el caso del país anglosajón, la mayor parte de las ventas de vino de Jerez son del tipo denominado de “cabeceo” o mezcla, los cream, que han conseguido no solo afianzar a los clientes más tradicionales sino ampliar y rejuvenecer la base de consumidores. De hecho, el fenómeno de los #sherrylovers no ha parado de crecer en el último año, con iniciativas tan virales como los “directos” realizados durante el confinamiento por el canal de Instagram @sherrywinesjerez, que cuentan con más de 30.000 seguidores.

Para consolidar el consumo en el Reino Unido, el Consejo Rector acaba de contratar una campaña de publicidad con medio millón de euros dirigida especialmente a los jóvenes británicos, a los que quiere ganarse como clientes de una bebida de moda. Allí, la mayor parte de las ventas no se produce a través del canal de hostelería sino del de alimentación (supermercados, tiendas, etc.), al ser un producto de consumo en el hogar (para encuentros familiares, celebraciones con amigos…).

Movimiento en el brandy

Peor suerte ha corrido el pasado año el otro gran producto del Marco de Jerez, el brandy, mucho más claramente asociado al maltrecho canal de bares y restaurantes, lo que motiva una caída que ha alcanzado el 30% en el último año no solo en el mercado nacional sino también a los principales mercados de exportación, como Filipinas, Alemania y México.

A pesar de ese parón debido al cierre del principal canal de distribución, los productores de brandy jerezanos se muestran satisfechos con el cambio de hábitos que se está produciendo en algunos países europeos con respecto a esta bebida espirituosa, que sigue ganando adepto entre los jóvenes británicos o alemanes.

El tercer gran producto que sale del Marco de Jerez, el vinagre, cumplía el pasado año el 25 aniversario de su denominación de origen y lo hizo con datos negativos: en el 2020 las ventas cayeron un 22% hasta llegar a los 4,5 millones de litros.

placeholder El brandy Carlos I, de Osborne, es uno de los más vendidos. (EFE)
El brandy Carlos I, de Osborne, es uno de los más vendidos. (EFE)

El presidente del Consejo Regulador, César Saldaña, mantiene su optimismo con respecto al futuro de los productos del Marco de Jerez tras una pandemia “que ha sido muy dura pero de la que podemos salir fortalecidos si hacemos las cosas bien”.

Además, destaca la diversificación que se está produciendo en torno a la industria de la destilería y las bebidas espirituosas, con especial mención al crecimiento de la producción de vermut y ginebras, muchas de las cuales se producen en la zona, pero se venden como marca blanca de grandes cadenas nacionales de supermercados e hipermercados. Actualmente, la actividad en la zona directamente relacionada con los vinos y licores mueve cerca de 1.000 millones de euros de facturación anual y emplea a miles de personas. Solo las bodegas registradas en el Marco de Jerez cuentan con más de 1.500 trabajadores, aunque su empleo indirecto supera las 10.000 personas.

Recientemente, el grupo Osborne ha anunciado la compra de la marca de vermut español Domingo y de la ginebra súper premium Gold. Con estas adquisiciones, la compañía de El Puerto de Santa María, con casi 250 años de historia, refuerza su apuesta por la diversificación. Actualmente es propietaria de marcas de renombre internacional como el jamón de bellota 100% ibérico Cinco Jotas, los vinos de Rioja de Bodegas Montecillo, el brandy de Jerez Carlos I, la ginebra Nordés, o el whisky Doble V, entre otros. Actualmente, está presente con sus distintas marcas en más de 50 países, si bien el pasado año sufrió un duro golpe con una caída del 30% de sus ventas, que bajaron hasta los 160 millones de euros.

Otro de los gigantes del Marco de Jerez es la empresa González Byass, que el pasado año consiguió sortear parcialmente la crisis para terminar el año con una facturación de 279,6 millones de euros, apenas un 9,5% menos respecto del año anterior, gracias a que el 73% de sus ventas depende de mercados exteriores.

Prácticamente todas las bodegas de este entorno han sufrido en este año tan complejo, desde las grandes como Barbadillo, William & Humbert, Caballero, Pedro Domeq o el Grupo Estévez hasta las pequeñas bodegas artesanales que han ido surgiendo en los últimos años y que han atraído el interés no solo de los expertos sino de los consumidores y visitantes.

placeholder La bodega González Byass es la más visitada del Marco de Jerez. (EFE)
La bodega González Byass es la más visitada del Marco de Jerez. (EFE)

Precisamente, el confinamiento y las restricciones de movilidad tanto nacionales como internacionales han anulado otro de los motores económicos del Marco de Jerez, el enoturismo. Las bodegas de esta zona se han consolidado como líderes en España en recepción de visitantes, con cifras muy superiores a otras como el Penedés o La Rioja (esta última con mayor fama mediática). De hecho, las bodegas de esta zona son las más visitadas de Europa.

Cada año son más de 500.000 las personas que pasan (y pagan) por las históricas bodegas-catedrales del marco jerezano, muchas de ellas con vivencias centenarias, como la de Pedro Domeq, que data de 1730. La más visitada es la de González Byass, el monumento más visitado de Jerez, con más de 200.000 turistas.

El potencial turístico de las bodegas del Marco de Jerez es una realidad conocida desde hace años, al unir el interés por conocer los procesos de elaboración de estos vinos y la belleza de sus bodegas con los importantes recursos turísticos de los municipios de la zona: extensas playas, el parque nacional de Doñana, ciudades monumentales y un sinfín de manifestaciones culturales de primer orden.

Esta tierra, cuna del vino, del flamenco y los caballos andaluces, ha recibido durante siglos a viajeros de todo el mundo cautivados por su forma de vida. Poetas, científicos, filósofos y personajes de todo tipo que han inmortalizado en sus obras la experiencia vivida en el Marco de Jerez, muchos de los cuales han dejado su firma en las botas de vino.

En estos momentos, también las expectativas son buenas para este año con la apertura del turismo nacional e internacional e incluso con el revulsivo que pueda suponer el estreno de la película 'El verano que vivimos', protagonizada por Blanca Suárez y Javier Rey, con una canción de Alejandro Sanz, y que está inspirada en una historia de amor en los años 50 en una bodega de la zona, con lugares muy reconocidos de Jerez o Sanlúcar de Barrameda.

Los vinos elaborados en la región de Jerez, siguiendo unos procesos tradicionales determinados y cumpliendo con unas condiciones específicas, se encuentran protegidos legalmente por las denominaciones de origen 'Jerez-Xérès-Sherry' y 'Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda'. Además, en el Marco de Jerez existe otro producto agroalimentario que, desde el año 1994, tiene el estatus de denominación de origen: el 'Vinagre de Jerez'.

El Consejo Regulador de las denominaciones de origen tutela estas denominaciones andaluzas que aglutinan a 1.750 viticultores y unas cien bodegas situadas en el llamado Marco de Jerez, en la provincia de Cádiz. Se trata de vinos de una extraordinaria variedad y un carácter genuino, con una larguísima tradición exportadora y con marcas que representan auténticos iconos españoles en todo el mundo.

Este Consejo Regulador fue el primero en publicar el reglamento de una denominación de origen con arreglo a lo dispuesto en el Estatuto del Vino español del año 1933: el de 'Jerez-Xérès-Sherry'. Por tanto, estamos hablando de la denominación de origen más antigua de España.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Jerez de la Frontera Internacional Alejandro Sanz México Blanca Suárez Brexit Primavera Exportaciones Pandemia Reino Unido Bares Vinos Vino Noticias de Andalucía
El redactor recomienda