Abenewco busca socio inversor para sobrevivir a la posible liquidación de Abengoa
  1. España
  2. Andalucía
RECLAMAN LA IMPLICACIÓN DEL GOBIERNO

Abenewco busca socio inversor para sobrevivir a la posible liquidación de Abengoa

La empresa intenta retomar el plan Urquijo condicionado por el concurso de acreedores mientras los accionistas minoritarios denuncian las maniobras del actual consejo

placeholder Foto: Planta solar de torre de Abengoa.
Planta solar de torre de Abengoa.

La decisión de Abengoa de presentar un concurso voluntario de acreedores el pasado lunes y la posterior decisión del juez de suspender la junta extraordinaria prevista para la próxima semana en la que los accionistas agrupados en la plataforma AbengoaShares iban a tomar la dirección de la compañía, ha transformado por completo el escenario de la multinacional sevillana.

La empresa, controlada tras las últimas reestructuraciones por los acreedores (principalmente bancos y fondos liderados por Santander y KKR), ha evitado con ese movimiento que esos accionistas se hagan con la dirección de Abengoa, pero no ha conseguido sacar adelante el plan presentado por su anterior presidente, Gonzalo Urquijo, que fue aprobado el pasado 6 de agosto.

Ese plan, también denominado Vellocino, incluía una importante participación del Gobierno central de casi 550 millones de euros a través de créditos ICO y avales con apoyo Cesce, además de acuerdos con acreedores financieros y con proveedores. Igualmente, preveía un aval de 20 millones que había apalabrado con la Junta de Andalucía, pero que finalmente el Gobierno autonómico se negó a firmar asegurando que no "tenía instrumentos legales" para ello.

El plan Urquijo ya preveía la liquidación de la matriz Abengoa y operar con todo el grupo a través de la filial

Aquel plan preveía la liquidación de Abengoa SA a favor de una de sus filiales, Abenewco 1, a la que ha ido traspasando no solo sus principales activos sino también la dirección operativa del grupo –compuesto de hasta 325 sociedades–. Esto ha sido criticado reiteradamente por los accionistas minoritarios, que denuncian que ese movimiento diluye su participación hasta un 2,7%.

Por eso, se unieron en la plataforma AbengoaShares y forzaron en diciembre el cese de Gonzalo Urquijo y su equipo, si bien los nuevos consejeros propuestos por ellos decidieron apoyar también el plan aprobado en agosto al considerarlo la "única y mejor solución para el grupo". El nuevo consejo, presidido ahora por Juan Pablo López Bravo, llegó a enviar un escrito a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) explicando su actuación, acusando a los accionistas minoritarios de maniobrar para “mejorar su posición” en contra de "los propios intereses de los accionistas en general" y reiterando que el plan de reestructuración alcanzado el pasado mes de agosto con sus principales acreedores financieros es "la única opción realista y realizable" para tratar de dotar de viabilidad al grupo.

A pesar de ello, la plataforma AbengoaShares forzó una nueva junta extraordinaria de accionistas, que se iba a celebrar el próximo jueves 4 (en segunda convocatoria) para destituir ese consejo y nombrar uno nuevo liderado por el expresidente de Amper, Clemente Fernández, si bien la decisión judicial los ha privado de alcanzar este objetivo.

"Todo está planificado"

El directivo anunciaba ayer a El Confidencial que el próximo martes presentará un recurso contra esa decisión del Juzgado Mercantil 3 de Sevilla (el lunes es fiesta por el Día de Andalucía) si bien reconoce su pesimismo sobre el resultado. "Está todo planificado: el juez anunció la decisión el viernes a última hora sabiendo que el lunes es fiesta y que la junta está convocada para el miércoles en primera instancia".

A su juicio, lo más grave es que "los accionistas ya habían presentado sus votos para que se produjera el cambio en la dirección, pero no se les va a escuchar", por lo que confió en que el magistrado "nombre cuanto antes al administrador concursal y permita la celebración de ese consejo en el que deben cambiar las cosas".

De momento, el juez Miguel Ángel Navarro Torres ha declarado a la entidad en concurso y ha llamado a los acreedores para que informen de sus créditos en el plazo de un mes. Además, al tratarse de una entidad cotizada en bolsa, ha elevado consulta a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para el nombramiento del administrador concursal, la persona que deberá ponerse al frente de este proceso.

"En conversación con las partes"

Mientras, desde la dirección de Abengoa subrayan que "está trabajando muy duro en mantener la compañía en marcha y preservar el máximo valor en circunstancias tremendamente adversas. Está buscando la refinanciación que le permita mantener la actividad y superar el impacto que el covid le ha supuesto, y para ello sigue en conversaciones con todas las partes para conseguirlo”.

De hecho, desde la empresa siguen manejando la opción de intentar sacar adelante el acuerdo del pasado verano con algunas variaciones, que incluiría la incorporación de un socio inversor. Esta posibilidad siempre ha estado sobre la mesa de la compañía, que en 2015 lo intentó con Gonvarri, grupo industrial de servicio de acero perteneciente a Gestamp, y que en 2019 contrató al banco de inversión Lázard para que le buscara un socio, preferentemente industrial, para relanzar su proyecto.

Ahora, tanto la dirección de Abengoa como la plataforma AbengoaShares miran al Gobierno central y esperan su actuación, aunque en direcciones bien distintas: unos para pedir apoyo al plan aprobado en agosto, y los otros para reclamar que no se permita la división del grupo y su venta por partes.

Foto: Foto: Reuters.

Desde la compañía, consideran que, una vez despejada la "incertidumbre generada por los accionistas" (según palabras de la ministra de Industria, Reyes Maroto, en Sevilla la pasada semana), es hora de que la Administración central se implique en la solución para evitar la mayor quiebra de España, tras la de Martín-Fadesa (con un pasivo de 7.000 millones).

La empresa sevillana insistirá en solicitar los fondos ICO dedicados a minimizar el impacto del covid en las empresas españolas. De hecho, la compañía subraya que en los dos últimos años la empresa había tenido que aumentar de nuevo su plantilla un 20% —hasta los 14.000 empleados— gracias a los proyectos ganados en concursos públicos por todo el mundo compitiendo con multinacionales y cuyo montante supera los 4.000 millones de euros.

La intención de sus gestores es salvar a toda costa la actividad del grupo aunque para ello tengan que sacrificar la liquidación de la matriz, Abengoa S.A., ya que en estos momentos la filial Abenewco 1 es la verdadera central operativa de la compañía. Abengoa tiene un desfase patrimonial de 388 millones y una deuda vencida de 153 millones de euros, aunque el pasivo del grupo alcanza los 6.000 millones.

Abengoa tiene un desfase patrimonial de 388 millones y una deuda vencida de 153 millones de euros, aunque su pasivo alcanza los 6.000 M

Por su parte, los accionistas minoritarios también apelan al Gobierno central, pero para "evitar que troceen las unidades operativas de Abengoa para vendérselas a fondos buitres o el grupo chino de turno". En ese sentido, acusan a la actual dirección de la compañía de ser "una marioneta del Santander" y de maniobrar a espaldas de los accionistas y del interés del grupo para recuperar parte de su inversión.

El Gobierno se ha limitado estos días a defender su compromiso con el futuro de Abengoa y a criticar la actuación del resto de los actores. Así, la ministra Reyes Maroto criticó al equipo de Gonzalo Urquijo por no haber sabido llevar a buen puerto el plan aprobado en agosto y a los accionistas "minoritarios" por "generar incertidumbre" en la compañía. Más contundente ha sido el Ejecutivo de Pedro Sánchez al criticar la falta de actuación de la Junta de Andalucía en la crisis de Abengoa. A ello se ha unido con dureza el alcalde se Sevilla, Juan Espadas, que ha mostrado su "enfado y absoluta decepción" por la actitud de la Administración autonómica.

El presidente andaluz, Juanma Moreno, ha respondido negando que la situación de la empresa sevillana se pueda achacar a la falta del aval de la Junta por 20 millones "cuando la deuda de la empresa es de 6.000 millones"; mientras que su vicepresidente, Juan Marín, apunta a que la solución pasa por la implicación de la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), que depende de la ministra de Hacienda, la sevillana María Jesús Montero.

Intervención de SEPI

Abengoa trata de buscar todas las vías para salvar los muebles tras declararse en concurso de acreedores. No obstante, la firma andaluza aún no ha recurrido al Fondo de apoyo a la solvencia de empresas estratégicas, el vehículo de la SEPI para rescatar a compañías dañadas por el coronavirus. Sin embargo, fuentes al tanto de su situación señalan que es cuestión de tiempo que llamen a la puerta del Gobierno en busca de oxígeno financiero.

En cualquier caso, las fuentes consultadas destacan que este mecanismo no sirve para la matriz de Abengoa. La Orden PCM/679/2020 que regula este mecanismo señala que el Ejecutivo sólo puede aportar fondos en diversas modalidades (prestamos participativos, capital nuevo, etc.) para salvar la situación patrimonial que se haya visto afectada por la crisis del covid-19. Esta exigencia trata de evitar que empresas con problemas previos se aprovechen de un fondo cuya función es reparar el impacto de la pandemia en empresas estratégicas.

Abengoa no podría acogerse a los fondos de SEPI para empresas afectadas por el Covid pero sí podría hacerlo la filial Abenewco

Abengoa sufre problemas financieros desde hace más de un lustro, lo que imposibilita al holding aprovecharse del fondo de la SEPI. Sin embargo, las fuentes consultadas detallas que sí podría hacerlo Abenewco, la filial a la que la cotizada andaluza transfirió el negocio y los activos de la compañía tras saneamientos en el pasado.

Esto implicaría, por lo tanto, dejar fuera del rescate procedente del Gobierno de España a los minoritarios de la empresa. De solicitarse fondos a la SEPI, habría que valorar qué tipo de instrumentos utilizar y la cantidad a poner para su reparación patrimonial. El fondo obliga a que si se solicitan más de 250 millones de euros, el trámite se eleve a Bruselas, lo que puede dilatar los plazos.

Movilizaciones el martes

En los próximos días se irán conociendo nuevas decisiones judiciales y políticas sobre el futuro de la multinacional. De momento, los sindicatos han decidido movilizar a los trabajadores para reclamar una solución en la empresa. Así, el martes han convocado una concentración de la plantilla a la una de la tarde en la puerta del campus Palmas Altas, sede central de la compañía, donde trabajan actualmente unos 1.000 empleados.

La decisión de Abengoa de presentar un concurso voluntario de acreedores el pasado lunes y la posterior decisión del juez de suspender la junta extraordinaria prevista para la próxima semana en la que los accionistas agrupados en la plataforma AbengoaShares iban a tomar la dirección de la compañía, ha transformado por completo el escenario de la multinacional sevillana.

Accionistas Junta de Andalucía ICO Gonzalo Urquijo Cesce KKR Reyes Maroto María Jesús Montero
El redactor recomienda