Investigan una clínica por hacer test de covid ilegales a los viajeros de Barajas
  1. España
  2. Andalucía
LA ODISEA DE VOLAR

Investigan una clínica por hacer test de covid ilegales a los viajeros de Barajas

El Colegio de Odontología de Madrid pide a Salud que inspeccione este centro cercano al aeropuerto al que remiten las compañías aéreas ante el vaivén de pruebas requeridas

placeholder Foto: Un pasajero cruza una de las salas del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. (EFE)
Un pasajero cruza una de las salas del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. (EFE)

Las clínicas dentistas, ¿pueden ofrecer test covid en Madrid? La respuesta del Colegio Profesional de Odontología y del Gobierno de la comunidad es clara: no pueden hacerlo a título privado. Sí pueden en dos casos. Solo para sus pacientes, antes de una intervención o tratamiento. También, desde el 1 de febrero, si se han adherido a un convenio oficial con la Consejería de Salud que permite derivar a pacientes a estos centros autorizados para cribados. Pero ¿hay suficiente control o hay muchos centros aprovechándose del lucrativo negocio que supone hacer hoy esas pruebas rápidas?

Unas 30 personas hacen cola a las puertas de una clínica dentista. Ya es raro, pero todavía más si son las dos de la madrugada. Son pasajeros de un vuelo de la compañía KLM que en cuatro horas los llevará hacia Ámsterdam. O eso creían. La mayoría se quedaron en tierra.

Aguardan para hacerse un test de antígenos. Es el último requisito que impone el Gobierno holandés. Volaban el 12 de febrero y cinco días antes, a algunos les habían informado de que, junto a la PCR negativa realizada en un plazo de 48 horas, debían adjuntar un test rápido de antígenos covid con resultado igualmente negativo. La puntilla es que debía realizarse un máximo de cuatro horas antes del vuelo, que salía a las seis de la mañana.

Foto: Test rápidos en Hanoi, Vietnam. (Reuters)

Fue la propia compañía KLM la que dirigió a los viajeros a un directorio de clínicas y, según el testimonio de varios de los afectados, les sugirió que podían ir a la Clínica Mayor de Barajas. La compañía KLM asegura que solo fue una recomendación y que un aviso en su web señala que esa información “se proporciona únicamente a título informativo”. “KLM no tiene ninguna relación comercial con estos proveedores y declina cualquier responsabilidad relacionada con sus servicios. Es responsabilidad de cada pasajero asegurarse de que tiene los certificados correctos”, agregan. Ese proveedor ha sido retirado de los centros recomendados por KLM desde el pasado sábado, tras las quejas recibidas por sus clientes.

Lo cierto es que por su proximidad al aeropuerto se recomendaba esa clínica de Barajas. Un “centro de especialidades médicas”, según su propia publicidad, que opera como “clínica de odontología y podología y consultorio dental”. Un centro que, desde al menos el pasado octubre, ofrece test de antígenos y pruebas covid por 45 y 145 euros, oferta en sus redes sociales.

La sorpresa de esa larga madrugada fue que avanzaba el tiempo y la clínica permanecía cerrada. Nunca abrió sus puertas, pese a que dejaron constancia por escrito de que atenderían esas pruebas de madrugada e incluso remitieron comunicación a varios pasajeros para que pudieran sortear el toque de queda sin problema. Los viajeros comenzaron a vivir su particular pesadilla. No hubo manera de contactar con la clínica. No abrían las puertas. El tiempo apremiaba y se aproximaba la hora de embarque. Finalmente, lograron que otra clínica acreditada desplazara personal a este centro y allí mismo, en la calle, hicieron las pruebas con el compromiso de remitir resultados por 'mail' y facilitar el embarque de esos pasajeros.

Foto: Imagen del laboratorio donde analizan las pruebas. (UCM)

“A la 1:45, me presenté en la clínica recomendada”, narra Samuel, uno de los viajeros afectados. “La clínica no solo estaba cerrada sino que el teléfono no daba ninguna señal. A las 3.30 se presentó la Policía Nacional respondiendo a la llamada de alguna de las personas de la cola. Localizaron a dos técnicos sanitarios dispuestos a hacernos el test de antígenos, en la calle, sentados en un banco público, lloviendo, usando como mesa de trabajo un cubo de basura... Todo al módico precio de 55 euros”, agrega este pasajero que iba camino de Tallin. Los problemas con PCR y pruebas de antígenos le han supuesto en su billete un sobrecoste de 852 euros que ahora reclama a la aerolínea.

"No paraba de llegar gente en taxis que mandaban desde el propio aeropuerto. Había personas que cuando fueron a embarcar al mostrador, el propio personal de la compañía les comunicó que debían aportar un test de antígenos junto a la PCR y les daban la dirección de esta clínica para que pudieran subsanarlo. Al final, a la desesperada, pagas lo que sea y me hice el test sobre las tres de la madrugada", señala Lucila desde Washington.

Los problemas con PCR y pruebas de antígenos le han supuesto en su billete un sobrecoste de 852 euros que ahora reclama a la aerolínea

De nada sirvió. No llegaron a tiempo. El margen era escaso. Algunos pasajeros recibieron su comunicación apenas 10 minutos antes de que el avión despegara y KLM los dejó en tierra. Seguridad tuvo que aparecer por la puerta de embarque. La tensión se iba disparando. El caos fue total. No eran viajes de placer sino por motivos laborales, de estudios. Perder ese vuelo generó numerosos conflictos a los pasajeros. Algunos pudieron ser reubicados por la compañía con otras rutas. Otros simplemente se tuvieron que buscar la vida para poder llegar a su destino.

Es el caso de Sol, estudiante sevillana que se dirigía a la Universidad de Wroclaw (Polonia). De Lucila, ingeniera jiennense camino a Washington, o de Samuel, camino a Tallin. “A pesar de que tenían nuestros números de teléfono móvil y nuestros correos de 'e-mail', ni nosotros ni ninguno de los pasajeros citados recibimos mensaje, aviso o explicación, ni la clínica atendía ninguna llamada a sus teléfonos, ni había, por ejemplo, ningún cartel o aviso de cualquier naturaleza que advirtiera de algún problema que justificara el retraso o la no apertura de la clínica”, narra José María, que acompañaba a su hija.

“Mi hija y unos 30 pasajeros más, prácticamente la totalidad del pasaje, no pudieron embarcar, perdiendo, como es lógico, los enlaces a otros destinos y comenzando un calvario contrarreloj para reformular el viaje y todos sus requerimientos (billetes de avión, PCR, test…), así como resolver todos los compromisos laborales, académicos o familiares a los que ya no iban a llegar”, expone el padre de Sol.

Foto: EFE.

Viendo que la clínica seguía sin dar señales de vida, y que no contestaban al teléfono, ya pasadas las ocho de la mañana del día siguiente, este mismo afectado remitió un mensaje a la Clínica Mayor de Barajas pidiendo explicaciones de lo ocurrido, sorprendido por que no les hubieran avisado. “A las 8:42 me contestaron aduciendo que poco antes de la cita tuvieron sospechas de que algunos trabajadores de la clínica podían estar infectados de covid, pero que volverían a operar con normalidad a las 10, algo que a nosotros ya no nos servía de nada”. El gerente no dio muchas más respuestas y ofreció un test PCR gratuito para hacer esa mañana. La desconfianza hizo que los pasajeros buscaran otras vías.

La Clínica Mayor de Barajas sigue ofreciendo pruebas en su web y vía telefónica. No hace falta ni pedir cita. El gerente declinó cualquier tipo de explicación. Una vez ya publicada esta información, la clínica ha contactado con este periódico para explicar que no realizan las pruebas como clínica dentista, lo que "obviamente" sería ilegal y que están en transformación de su categoría como "centro médico", lo que culminó en febrero, explican, por eso aún en su web se publicitan como clínica dental y de podología. Eso conlleva, subrayan. que tienen "todas las acreditaciones y permisos legales requeridos" para hacer este tipo de pruebas. Aseguran además que ya ha ido la inspección de Salud, que "todo está en regla" y atenderán las reclamaciones de los clientes "en los tribunales". Aseguran que declinaron explicar antes su situación por consejo de sus abogados.

El Colegio de Odontólogos y Estomatólogos (COEM) de Madrid está investigando lo ocurrido. En una comunicación a este periódico, aseguran que "con la realización de los test rápidos de antígenos en clínicas dentales, el COEM considera que dichas pruebas pueden ser realizadas por un odontólogo colegiado y que las clínicas dentales ofrecen las máximas garantías higiénicas y de seguridad para un desarrollo seguro de estas pruebas". "En todo caso, las pruebas deben ser realizadas a los pacientes de las clínicas como prueba diagnóstica en el ámbito de un tratamiento odontológico (como medida de seguridad para la realización del mismo), en ningún caso como una prueba autónoma e independiente, que pueda ser realizada (y cobrada) al margen del tratamiento odontológico", aclaran.

Foto: Room Mate hará pruebas covid a todos sus clientes.

"Sin perjuicio de lo anterior, de modo excepcional y para colaborar con la estrategia de salud pública de la Comunidad de Madrid, el COEM ha suscrito un convenio con la Consejería de Sanidad para la realización de test rápidos de antígenos en las clínicas dentales, pero siempre que los mismos sean remitidos por la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid", agregan desde el colegio profesional.

"En relación con las posibles irregularidades cometidas por alguna clínica dental ubicada en las inmediaciones del Aeropuerto de Barajas respecto de los pasajeros de determinados vuelos que han sido denunciadas ante el COEM, se ha procedido a poner en conocimiento de la Inspección de la Comunidad de Madrid y de la Comisión Deontológica del propio colegio, a los efectos de que se depuren las responsabilidades oportunas". Desde la Consejería de Salud, especifican que dicha clínica no estaría autorizada para realizar ese tipo de test para personas a título individual.

“Quizá solo se están aprovechando de un cierto desconcierto o desorden legal en tiempos de pandemia, pero alguien tiene que certificar que pueden hacer lo que hacen. E, insisto, eso no quita que su comportamiento, en lo que se refiere al derecho de los consumidores, sea muy negligente”, señala José María. "Vivimos mucha tensión y fue todo surrealista. Es muy triste que de esta situación de pandemia haya gente que se esté aprovechando sin tener los permisos necesarios, con este descontrol. Pido que se investigue y se sancione todo lo que haya que sancionar", concluye Lucila.

Coronavirus Aeropuerto de Barajas
El redactor recomienda