Amenazas, bochorno y un letrado: así acabó la guerra de banderas en Andalucía
  1. España
  2. Andalucía
PULSO DE FALANGE

Amenazas, bochorno y un letrado: así acabó la guerra de banderas en Andalucía

El letrado mayor retira personalmente un panel móvil con el yugo y la flecha de Falange que la diputada no adscrita Belinda Rodríguez había colocado tras retirar la bandera de la pared

placeholder Foto: Fachada exterior del Parlamento de Andalucía. (EFE)
Fachada exterior del Parlamento de Andalucía. (EFE)

El tema ya agota y la guerra de banderas lleva varios días tensionando la vida del Parlamento andaluz en la semana del 28-F, Día de Andalucía, y justo cuando una de las Medallas de la comunidad será entregada el próximo domingo a la Cámara autonómica.

Parece que ya hay capítulo final. El letrado mayor de la Cámara ha acudido de forma personal a los despachos de los no adscritos para exigir la retirada de un panel que la diputada no adscrita Luz Belinda Rodríguez, ex de Vox y ahora simpatizante de Falange Española, había instalado en la zona de trabajo que comparte con los diputados expulsados de Podemos. La orden expresa, que dejaron por escrito en una comunicación los servicios jurídicos de la Cámara hace ya una semana, es que nada de símbolos visibles. Todos retirados. Fue lo que concluyó el letrado en un informe encargado por la Mesa que consideraba esos despachos privados zonas comunes y obligaba a que se retirara cualquier símbolo visible en ese espacio de trabajo.

Foto: El Parlamento de Andalucía, durante un debate. (EFE)

Esa orden a los diputados no adscritos tenía un plazo para su cumplimiento, el día 24 de febrero. Había tanta expectación que se ordenó a los servicios de seguridad de la Cámara custodiar los despachos e impedir el acceso a cualquiera que no fuera diputado no adscrito. Ayer miércoles por la noche, la propia diputada afín a Falange retiró las banderas que había colgado en la pared, una con el yugo y la flecha y otra reivindicando la unidad de España. Fueron los servicios de mantenimiento y limpieza del Parlamento los que, siguiendo órdenes de la presidenta, Marta Bosquet (Cs), retiraron las otras insignias en la pared, una bandera del Orgullo LGTBI, otra en defensa del Pueblo Gitano y una en apoyo a los 'trans'. Símbolos que habían desplegado los diputados no adscritos expulsados de Adelante Andalucía con Teresa Rodríguez.

Pero esta mañana la estancia, que además fue modificada para que los diputados no se sentaran en grupo, sino en mesas individuales separadas por paneles, no estaba del todo vacía de símbolos. En un paso más, habían colocado una especie de panel móvil de Falange. “Nosotros hemos colocado un panel identificador que permanecerá en el despacho siempre que estemos nosotros en él. El Alcázar no se rinde”, dejó escrito en un mensaje en sus redes sociales Luz Belinda Rodríguez, la exdiputada de Vox por Almería.

Ese es el panel que el letrado mayor ha ido en persona a exigir que se retirara. Mientras, la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet (Cs), recordaba a los diputados no adscritos, en una entrevista en Canal Sur Radio, que perderán el espacio cedido si insisten en reponer los símbolos retirados.

Tensión visible

La incomodidad con la situación vivida en el Parlamento en los últimos días ha sido palpable. Este jueves, cuando hay sesión de control al presidente Juanma Moreno (PP), sus señorías de PP o Cs pedían que se pasara página de una vez de este espectáculo dado con las banderas. “Es bochornoso”, reconocían sin tapujos. El origen del problema está en la decisión de la Mesa de agrupar en un mismo espacio, que los servicios jurídicos consideran como zona común, a los 10 no adscritos, nueve ex-Podemos, dentro de Anticapitalistas, y una ex de Vox, ahora de Falange. La mezcla prometía.

Foto: La presidenta del Parlamento de Andalucía, Marta Bosquet (d), conversa con el presidente de la Junta, Juanma Moreno. (EFE)

Fue un paso más en la guerra interna abierta por la escisión de Adelante Andalucía y la dura batalla en la izquierda de Izquierda Unida y Podemos contra Teresa Rodríguez y otros ocho diputados en sus mismas posiciones. La lectura desde estas filas fue clara: “Nos quieren humillar”. La presidenta del Parlamento, Marta Bosquet (Cs), insiste en que los diputados no adscritos no pueden ni funcionar como grupo parlamentario ni tener despachos propios de trabajo. “Van a por nosotros”, insisten los afines a Rodríguez.

El Parlamento andaluz está llevando a cabo una reforma del Reglamento de la Cámara, en contra del criterio de los servicios jurídicos que han advertido de la inseguridad y de dudas de constitucionalidad. Una reforma que traslada el acuerdo nacional alcanzado dentro del pacto antitransfuguismo y que aún deja sin más derecho a los diputados no adscritos dentro del Parlamento. Pero, sobre todo, refuerza el poder absoluto del aparato de los partidos para poder apartar y expulsar al diputado que consideren tránsfuga, que traiciona al partido o que se sitúa en posiciones discrepantes. Esa reforma permitirá además a IU y Podemos no perder sus asignaciones económicas. Quedan siete de 17 diputados en Adelante Andalucía, pero recuperarán 1,7 millones anuales en asignaciones complementarias. Ahora mismo se han quedado con menos de la mitad, unos 800.000 euros, pero las nuevas reglas del juego permitirán que recuperen el dinero asignado según la representación obtenida en las elecciones no en función del número de diputados en el grupo parlamentario, como ocurre ahora.

Foto: La líder andaluza de Anticapitalistas, Teresa Rodríguez. (EFE)

Esa reforma del Reglamento fue impulsada tras la expulsión de los diputados que fueron de Podemos, que fue recurrido por Teresa Rodríguez y otros ocho diputados, en el Tribunal Constitucional. Las nuevas reglas de juego que impulsa el Parlamento andaluz darían cobertura legal a esa expulsión y blindarían a las direcciones de los partidos para decidir de forma unilateral a quien echan de su grupo parlamentario.

Teresa Rodríguez expresó en redes sociales su queja porque les hubieran quitado las banderas y separado las mesas de trabajo. “No he visto una cosa más absurda en los días de mi vida. Solo queda que nos castiguen contra la pared”, ironizó, para culpar a la Mesa del Parlamento “donde está PP, Cs, PSOE e IU” de esta situación. En conversación con este periódico, los afines a Rodríguez dejaron claro que ya están hartos de este esperpento y apostaron por empezar a hablar por lo que importa de verdad a los ciudadanos. Rodríguez, poco después, puso el foco en la nueva ley de protección y promoción de la lactancia materna que quiere sacar adelante.

Desde las filas del PSOE andaluz, Susana Díaz, consideró “lamentable y muy desagradable conmemorar 40 años del Estatuto de Autonomía entre símbolos fascistas”. “Sería inconcebible que entrara una esvástica en el Parlamento europeo o en el alemán”, advirtió.

Parlamento de Andalucía Teresa Rodríguez Adelante Andalucía Izquierda Unida Partido Popular (PP) Tribunal Constitucional PSOE Vox
El redactor recomienda