Es noticia
Menú
Una mañana con Miguel, el 'lazarillo' que cada día hace la vida más fácil a 3.000 sordos
  1. España
  2. Andalucía
"ANTES ESTABAN MARGINADOS"

Una mañana con Miguel, el 'lazarillo' que cada día hace la vida más fácil a 3.000 sordos

Desde hace 22 años, es intérprete de lengua de signos del Ayuntamiento de Málaga, municipio pionero en este servicio estable. "No entiendo cómo no existe en todos los sitios"

Foto: Miguel Maldonado, Gregorio Orellana y Loli Gómez, en la puerta de Gestrisam del Ayuntamiento de Málaga. (Agustín Rivera)
Miguel Maldonado, Gregorio Orellana y Loli Gómez, en la puerta de Gestrisam del Ayuntamiento de Málaga. (Agustín Rivera)

¿Para qué voy a querer un médico si no puedo explicar los dolores y padecimientos que tengo? ¿Para qué quiero un profesor si no lo entiendo? ¿Para qué quiero un empleado del ayuntamiento si no le puedo pedir el padrón?

En todos los servicios públicos puede haber médicos, profesores o funcionarios, pero para los sordos dejan de existir, son inservibles, si no está la figura del intérprete de signos, herramienta imprescindible para hacerse entender y comprender.

¿Para qué sirve el trabajo de Miguel Maldonado?

Muy simple: para hacer la vida más fácil a los 3.000 sordos de Málaga. El Ayuntamiento de Málaga mantiene desde hace 22 años un servicio estable de interpretación de lengua de signos. Se trata de una iniciativa pionera en España. Empezó Maldonado y hace un par años también se incorporó su compañera Lourdes González. Ambos son personal laboral fijo. En España hay más de un millón de personas sordas. El 72% de ellas tiene más de 65 años, según cifras del INE.

placeholder Miguel Maldonado. (Agustín Rivera)
Miguel Maldonado. (Agustín Rivera)

Maldonado tiene los teléfonos personales de centenares de sordos. Conciertan una cita con él a través de una videollamada, le envían un WhatsApp cuando no entienden una sentencia o una multa. Le piden que haga un vídeo y los viernes graba un informativo para sordos en Canal Málaga, la televisión municipal.

Todo empezó con Damiana, la estanquera de su barrio, el de la Paz, en el oeste de Málaga. La mujer era sorda y regentaba el negocio junto a su marido. Damiana le llamaba la atención. Ese fue su primer contacto con el universo de la sordera, pero hasta que no empezó a estudiar la especialidad de Audición y Lenguaje en Magisterio no se enamoró del lenguaje de signos.

Miguel quería ser profesor de Primaria, pero cuando Francisco entró en su vida, ya jamás se despegó del universo de los no oyentes

Se llamaba Francisco y entre clase y clase empezó a charlar con él. Le picó la curiosidad. La curiosidad derivó en conocimiento profundo de una realidad y ese aprendizaje derivó en una vocación. Porque Miguel quería ser profesor de Primaria, pero cuando Francisco entró en su vida ya jamás se despegó del universo de los no oyentes.

Se apuntó a un curso de lengua de signos. Corría el año 1996 y le quedaban dos temporadas para acabar la carrera. Trabajó en la Sociedad Federada de Personas Sordas de Málaga, luego en la ONCE y estuvo tres años siendo intérprete de un sordo que estudiaba Trabajo Social. "Me tragué todas las clases. El chico aprobó y yo terminé la carrera con él, pero no me examiné. Nosotros tenemos un código ético que se debe de cumplir; intentamos no beneficiarnos de la situación en la que estés trabajando de intérprete".

Foto: Una profesora imparte clase con una mascarilla no homologada en el Ponce de León. (Cedida)

Y llegó la oportunidad del ayuntamiento. “Antes las personas sordas estaban marginadas. No las atendían. ¿Sabes lo que te decían? ‘Si no te enteras, ese es tu problema’. No había sensibilidad”. Ahora Miguel corre con sordos, el piso que se compró es gracias a un sordo que le avisó que vendían uno en la misma planta de su vivienda. Todos sus amigos oyentes conocen a sordos. Mi vida está relacionada con ellos. Me llaman los sordos. Me felicitan, me envían memes”.

Acaba de recibir un wasap.

"Sordo Juan Jesús".

Así lo tiene memorizado en su móvil. Juan Jesús es auxiliar de conductor de ambulancia. La empresa le ha enviado una carta y no sabía exactamente lo que dice. Y ahí está Miguel para traducirle el documento con un vídeo. “Este no es un trabajo mío, no es del ámbito municipal; pero aprovecho y se lo explico. Si no, no se entera”.

Suena el móvil. Una persona sorda le pregunta algo por videollamada. Miguel lo traduce a este diario en medio de un carrusel de signos.

—Muy buenas, estoy en la calle. Cuéntame.

"Un sordo puede tener un problema gordo por no entender algo. Puede que lo absuelvan, que le cite un juez o igual le condenan"

El hombre ha recibido una sentencia judicial relacionada con un problema que tuvo con una cocina que le instalaron. Ha enviado al intérprete una fotografía del escrito del juez. La leerá y le enviará un vídeo con lo que dice de modo textual.

"Un sordo se puede encontrar con un problema gordo por no haber entendido algo. Puede que lo absuelvan, que le esté citando un juez o igual le condenan al pago de una cantidad y no se entera".

El intérprete tiene seis citas este viernes de febrero entre las nueve de la mañana y las dos de la tarde. Es un día que arranca sin saber a qué atenerse y que luego poco a poco remonta hasta una temperatura muy agradable. A primera hora de la mañana elabora vídeos accesibles sobre información de servicio de la ciudad y atiende a usuarios a través de videollamadas.

placeholder Juan Carlos Trujillo y Lourdes González, intérprete de lengua de signos. (A. R.)
Juan Carlos Trujillo y Lourdes González, intérprete de lengua de signos. (A. R.)

A las 9:30, su compañera Lourdes, de 40 años, que hace equipo con Miguel desde hace un par de años en la interpretación de signos para las laborales municipales, habla con uno de ellos. Media hora más tarde, Juan Carlos, de 48 años, sordo y que se maneja con su silla de ruedas, pide a la técnica de Deportes información sobre el horario de las piscinas.

Loli Gómez, de 51 años y Gregorio Orellana, de 55, son una pareja de sordos. Ella, muy rubia, de pelo muy rizado, de alegría contagiosa que se nota debajo de la mascarilla. Él, calvo, más comedido, lleva la multa en la mano que llegó a la casa de la madre de Loli, ya muy mayor. Loli no se enteró de la infracción de tráfico porque a su madre se le había olvidado y un día que fue su hija a casa, le dijo: “Ah, te llegó una multa”, le dijo a Loli. Ya se había pasado el periodo de pronto pago para beneficiarse del descuento del 50%.

"Su trabajo es importantísimo"

La cita es a las 11:10 y a las 11 ya está Miguel en la puerta de Gestrisam, el organismo municipal de gestión tributaria. Aparecen Loli y Gregorio. Se les iluminan los ojos al ver a Miguel. “Su trabajo es importantísimo para todos los sordos. Gracias a él podemos acceder a hacer gestiones que no podemos hacer solos”.

placeholder Miguel Maldonado, delante de la fachada del Palacio de Congresos y Ferias de Málaga, sede de Canal Málaga TV. (Agustín Rivera)
Miguel Maldonado, delante de la fachada del Palacio de Congresos y Ferias de Málaga, sede de Canal Málaga TV. (Agustín Rivera)

Hay otras instituciones que mantienen un servicio similar en la misma ciudad de Málaga. Es el caso de la Junta de Andalucía, que funciona a través de convenios y está sujeto a periodos de contratación que se suelen demorar. “Hemos estado dos meses sin que funcione. En el ayuntamiento, siempre han seguido en esta línea, de forma continua, ni siquiera se paró durante el confinamiento”, recuerda Gregorio.

Y Loli aporta otro problema que sufren desde que comenzó la pandemia: las mascarillas impiden que los sordos puedan leer los labios, algo que aliviaba su falta de comprensión de las palabras de los oyentes. Entran en Gestrisam, pasan el escáner, esperan un minuto a ver si el número que tienen en el papel aparece en la pantalla, la funcionaria escucha el asunto, van a otra ventanilla y se soluciona. Ya está cambiado el domicilio y paga la multa con el 50% de reducción.

Cuando graba un vídeo o da su imagen para una comparecencia pública, va siempre de oscuro para aportar una neutralidad en la vestimenta

Una mujer le pregunta a Miguel justo en la puerta de entrada del edificio de Tabacalera “una cosilla”.

—Perdona, ¿tú tienes algún contacto en la ONCE para que yo pueda plantearle un temilla? Es para un conocido que tiene una vivienda adaptada y quiero ver si puede llegar a un acuerdo.

Son más de las 12 y Miguel recibe una llamada a su móvil.

—¿Vienes ya para acá?

—Sí, llego en cinco minutos.

Es el hermano de un sordo que intenta recuperar la custodia de su hija. El hombre lo está pasando mal. Se reúne el intérprete con mediadores sociales que escuchan las razones del padre. “Es un tema delicado. Mejor si puedes evitar su nombre”. La reunión tarda unos 15 minutos. El día ya está soleado y Miguel habla que su labor también está en traducir a lengua de signos vídeos institucionales, los discursos de Navidad del alcalde, el pregón de la Feria…

Y hoy, como casi siempre que trabaja, y sobre todo cuando graba un vídeo o da su imagen para una comparecencia pública, no viene con una camisa blanca, y mucho menos con un pantalón de flores o una camisa roja. Va siempre de oscuro para aportar una neutralidad en la vestimenta. “¿Cómo ves mejor la mano? ¿Sobre un fondo blanco o sobre un fondo negro?”. No, no hay ninguna duda.

placeholder Miguel Maldonado, en la grabación del resumen informativo semanal emitido para lenguaje de sordos. (Agustín Rivera).
Miguel Maldonado, en la grabación del resumen informativo semanal emitido para lenguaje de sordos. (Agustín Rivera).

Los sordos se han beneficiado del boom de las plataformas como HBO o Netflix. Ponen los subtítulos y lo entienden todo. Les encanta el cine (versión original), aunque las taquilleras no suelen tener "letreros", como se decía antes. Y el teatro les fascina, si hay un intérprete de lengua de signos. Es raro encontrar a matrimonios mixtos, de un sordo y una oyente o viceversa. “Lo han tenido más complicado los que tienen de 60 años hacia delante”.

A las 14:00, está ya en la sede de Canal Málaga, la televisión municipal. Saluda a los periodistas de la tele y Kati, la maquilladora, le pone a punto. El informativo es un resumen semanal de las noticias locales. Él las va traduciendo al mismo tiempo que la voz locuta la imagen. “Es muy estresante, pero me gusta”. Cuando termina, y antes de acabar su jornada, contesta más mensajes, graba nuevos vídeos y hace más videollamadas. Esta ha sido una mañana con Miguel. “Y así todos los días”, remata muy sonriente. Es viernes, pero esa sonrisa, esa vocación por el universo sordo, volverá también el lunes, y el martes...

¿Para qué voy a querer un médico si no puedo explicar los dolores y padecimientos que tengo? ¿Para qué quiero un profesor si no lo entiendo? ¿Para qué quiero un empleado del ayuntamiento si no le puedo pedir el padrón?

Discapacidad
El redactor recomienda