Los terremotos continuarán en Granada... En 1979, fueron seis meses de sismos en cadena
  1. España
  2. Andalucía
El MIEDO CRECE

Los terremotos continuarán en Granada... En 1979, fueron seis meses de sismos en cadena

El plan de emergencias está activado en su fase de 'prealerta' y la Junta andaluza ha contactado con otras comunidades para tener medios disponibles en caso de catástrofe

placeholder Foto: Imagen de una calle con cascotes caídos de los edificios en la localidad granadina de Santa Fe. (EFE)
Imagen de una calle con cascotes caídos de los edificios en la localidad granadina de Santa Fe. (EFE)

“A día de hoy, no podemos predecir, pero sí prevenir”. Mercedes Feriche, técnica especialista del Instituto Andaluz de Geofísica y Prevención de Desastres Sísmicos, advierte de que la cadena de terremotos registrados en Granada no permite deducir con rotundidad si habrá o no uno de mayor intensidad, que pueda provocar una catástrofe, pero sí deja claro que se puede actuar para disminuir los daños. La cadena de terremotos en la provincia granadina, con epicentro en la comarca de La Vega, deja constancia de una enorme actividad sísmica desde el pasado diciembre, pero nunca se sintieron temblores tan fuertes como la pasada madrugada. Una treintena de seísmos encadenados que asustaron a la población. Veinte terremotos en apenas dos horas.

Pese a la insistencia de la tierra, los daños son solo materiales y no son graves. En 15 localidades, se registraron daños por caídas de elementos, desprendimientos y grietas. Más de medio millar de llamadas fueron gestionadas en el servicio de Emergencias 112. Se llenaron los parques y las plazas, muchos granadinos optaron por pasar la noche en el coche. El miedo ganó sin duda al toque de queda por la pandemia. La ansiedad es aún más difícil de manejar en las actuales circunstancias por el covid y cuando la fatiga pandémica hace mella.

Así han vivido los vecinos de Granada el enjambre de terremotos

“Y los que quedan”. Manolo Navajas, técnico de Protección Civil de Emergencias 112, advierte de que si se han registrado 280 terremotos en la zona desde el pasado 1 de diciembre, según el IGN, quedan muchos más. Es la previsión, que continúen los temblores en enjambre, como señalan los técnicos, y no es la primera vez que ocurre. Esta es una zona de alta actividad sísmica.

El antecedente más parecido, señala Navajas, lleva a 1979, cuando de marzo a septiembre Granada vivió una cadena de terremotos que llevó a la gente también a pasar la mayoría de las noches al raso, en el campo, al aire libre. “Los expertos aseguran que no está previsto un terremoto de mayor magnitud, pero sí que seguirán los temblores, más o menos en la misma gravedad que hasta ahora, en el límite de 4”, subraya el técnico. Reclama a la ciudadanía que no haga caso a bulos ni noticias falsas y que se deje guiar por los medios de comunicación, los cuerpos y fuerzas de seguridad así como por protección civil y emergencias. El mayor terremoto en la zona se registró en 1956 en Albolote, con un muerto, cinco heridos y un millar de edificios dañados, según los periódicos de la época.

Foto: Todos los terremotos registrados en Granada desde el mes de diciembre. (IGN)

Mercedes Feriche, del Instituto Andaluz de Geofísica, advierte de que en el 79 no existían las estaciones ni la instrumentación que hay ahora para controlar la actividad sísmica en la zona y que se desconoce mucho de lo que ocurrió en aquella serie hace más de 40 años. “Todo lo que conocemos es por la hemeroteca, buscando en los periódicos, pero nada con la precisión de ahora”, señala Feriche, que resalta que “la actividad sísmica registrada es algo normal, incluso debería ocurrir con más frecuencia” por las características geográficas de la zona. Estos últimos son terremotos superficiales, de no más de 10 kilómetros de profundidad, la mayoría —salvo los de la última noche— por debajo de 2,5. La población no nota nada habitualmente por debajo de una magnitud de 3 en la escala Richter.

“En Olvera [Cádiz], también se registró un terremoto de magnitud similar, pero al estar más profundo, a 20 kilómetros de profundidad, se atenúa y no es apenas percibido por la población”, explica. En Granada, están siendo temblores “superficiales”, por eso tiembla todo. La explicación científica está en la tectónica de placas, que chocan entre sí, pero también en que en la comarca de La Vega hay una depresión orográfica, el terreno se está hundiendo y los bordes de las fallas chocan entre sí, lo que encadena los seísmos.

Planes de emergencias activados

Si no se pueden predecir los terremotos, si no es posible anticipar cómo y cuándo temblará la tierra ni con qué intensidad, ¿por qué la mayoría de expertos aseguran que no hay que temer una catástrofe mayor? “Los seísmos son impredecibles”, advierte Feriche, “yo no diría que no ocurrirá un terremoto más grave, lo que diría es que hay que poner todos los medios para amortiguar los daños”.

Foto: Una mujer camina bajo la lluvia con mascarilla y guantes en Málaga. (EFE)

La fórmula del riesgo sísmico, lo que determina la peligrosidad, explica esta experta del Instituto Andaluz de Geofísica, combina dos factores. “La peligrosidad es igual al tamaño del terremoto, su magnitud, la vulnerabilidad. En lo único que podemos actuar es en esto último, en la vulnerabilidad. No podemos evitar que ocurra, pero sí que ocasione menos daños”, subraya Feriche.

Normas a seguir

Cumplir con las normativas de construcción, levantar edificios ‘sismorresistentes’ y educar a la población es lo más efectivo. “Los granadinos deben de saber que viven en una zona de alto riesgo sísmico, para disminuir las víctimas, la población debe vivir de cara al riesgo, hay que educar en la autoprotección”, asumen desde el Instituto Andaluz de Geofísica. “Eso o te vas a vivir a otra zona”, zanja Feriche.

A esta experta, le preocupa el comportamiento de la población. “No está siendo el adecuado. Es verdad que el instinto primario te empuja a salir corriendo, pero es lo último que se debería hacer. En Lorca (Murcia), la gente que murió lo hizo porque salió de los edificios y cayeron sobre ellos trozos de la vertical de los edificios”. La catástrofe de Lorca en 2011, un seísmo de magnitud 5,1, fue especialmente grave por su poca profundidad, dejó nueve muertos y más de 300 heridos.

En Lorca, la mayoría de víctimas salió de sus casas, la recomendación es no hacerlo

Según el Instituto Geográfico Nacional (IGN), el número de temblores entre las 22:36 del martes y las 6:22 del miércoles ascendió a más de una treintena. La noche de los terremotos quedará sin duda en la memoria de muchos granadinos, principalmente de la capital y del área de Santa Fe, Atarfe, Chauchina y Cúllar Vega. El primer seísmo alcanzó una magnitud de 4,3. A los cuatro minutos, otro de 4,2. Una concatenación de movimientos sísmicos que provocaron el paso a fase de preemergencia del Plan de Emergencia ante el Riesgo Sísmico en la provincia de Granada. No hay víctimas ni daños relevantes, según los servicios de emergencias, pero sí una sensación de miedo en la población difícil de combatir.

El consejero de Presidencia, Elías Bendodo, se desplazó a la zona para supervisar los trabajos de evaluación de daños y la coordinación de emergencias. El presidente de la Junta, Juanma Moreno, no ocultó su preocupación y avanzó que ya se ha pedido auxilio a otras comunidades por si hay que activar un plan ante catástrofes. Hay que tener en cuenta que la pandemia tiene colapsados los servicios sanitarios.

Los terremotos y réplicas se dejaron sentir en más de 40 municipios de seis provincias andaluzas. La que más, sin duda, Granada, pero también Málaga, Jaén, Córdoba, Almería y Sevilla.

Los terremotos de Granada provocan que centenares de familias pasen la noche al raso

Desperfectos en la Alhambra

Un muro caído en Maracena, azulejos desprendidos de la fachada de un colegio en Granada capital, una chimenea caída en parte en Santa Fe y el derrumbe de una vivienda abandonada en este mismo municipio son algunos de los daños más destacados por Emergencias 112. En este último municipio, el alcalde decidió abrir el polideportivo municipal para albergar a los vecinos que huyeron de sus casas, para que no pasaran la noche al raso. Los técnicos de Cultura descartaron daños estructurales en la Alhambra, patrimonio de la humanidad, pero sí desperfectos que obligaron a apuntalar la Torre de Gallinas.

Las recomendaciones a seguir son mantener la calma, evitar situaciones de pánico y combatir bulos, rumores o información exagerada. La recomendación es no salir del domicilio y permanecer en el lugar en el que uno se encuentre en el momento del seísmo. Si es un edificio, hay que buscar dónde cobijarse, por ejemplo, debajo de una mesa o una cama, bajo el dintel de una puerta. Si al término hay que salir, cuidado con las aglomeraciones: Emergencias 112 subraya que hay que hacerlo de forma ordenada. No hay que usar el ascensor. Si se está en el exterior, hay que alejarse de cables eléctricos, cornisas, cristales y otros elementos como letreros luminosos que puedan desprenderse. Si el terremoto sorprende dentro de un coche, hay que estacionar el vehículo y permanecer dentro. Se pide además no usar el teléfono salvo urgencias y seguir las indicaciones de las autoridades.

Terremoto Pandemia Granada Alhambra Lorca
El redactor recomienda