Illa aviva la tensión con las CCAA en lo peor de la pandemia y rechaza reformar la alarma
  1. España
  2. Andalucía
SIN MEDIDAS NUEVAS

Illa aviva la tensión con las CCAA en lo peor de la pandemia y rechaza reformar la alarma

El Gobierno descarta, como pidieron ocho comunidades en la cita con el ministerio, adelantar el toque de queda y el ministro de Sanidad pide "paciencia" pese a los datos alarmantes

placeholder Foto: El ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante la reunión del Consejo Interterritorial de Salud en Sevilla. (EFE)
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante la reunión del Consejo Interterritorial de Salud en Sevilla. (EFE)

El Gobierno no modificará el decreto de alarma para que las comunidades puedan adelantar el toque de queda o confinar domiciliariamente. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, trasladó ayer a los consejeros de Salud en la reunión del Consejo Interterritorial, celebrado en Sevilla, que aún tienen margen e instrumentos suficientes para afrontar la tercera ola. Un “error”, advirtió el presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno, que no solo actuó de anfitrión en el Consejo Interterritorial celebrado en Sevilla, sino que también está entre los que abanderan esa reclamación desde hace días.

El portazo del Gobierno a la petición casi unánime de las comunidades fue sonoro. Hasta el lunes, el Ejecutivo sí que se había mostrado abierto a explorar esa vía e incluso habían encargado en Moncloa estudiar esa reforma. Preguntado sobre cuánto había pesado en esta decisión el hecho de que el Gobierno no tenga mayoría en el Congreso suficiente para sacar adelante la reforma de la alarma y que las elecciones catalanas, de momento el 14 de febrero, dificulten los acuerdos con socios como ERC, el ministro fue tajante: “Nada, no ha influido nada en esta decisión”. Aunque la mayoría de presidentes del PP han pedido esta reforma, salvo Isabel Díaz Ayuso en Madrid, Génova no ha respaldado esa medida ni ha garantizado que el grupo popular la apoyaría en la Cámara Baja.

Las comunidades del PP acusan al Ejecutivo de Pedro Sánchez de ponerse de perfil para no asumir el desgaste de decisiones difíciles

Las comunidades del PP acusan al Ejecutivo de Pedro Sánchez de ponerse de perfil para no asumir el desgaste de decisiones difíciles y encima, señalan, hurta a los presidentes autonómicos la posibilidad de que sean ellos los que tomen esas medidas duras. En Andalucía, utilizan el refrán: “Son como el perro del hortelano, ni comen ni dejan comer”. Con esta petición oficial y el rechazo del Gobierno, hay nuevos elementos sobre la mesa en los términos de reparto de culpas y responsabilidad en que está instalada la clase política. Si la tercera ola continúa incontrolada y sigue siendo tan devastadora, en número de contagios, como hasta ahora, las comunidades podrán culpar al Gobierno de haberlas dejado sin los instrumentos necesarios para hacerle frente. El Ejecutivo de la nación ha rechazado públicamente atender esa demanda y está claro que los barones del PP le pasarán la factura cuando llegue el momento.

Sanidad rechaza adelantar el toque de queda a pesar de la petición casi unánime de las CCAA

Ética con las vacunas

Hasta 15 de 17 autonomías habían planteado públicamente durante estos días que eran partidarias de que se reformara el decreto de alarma para ampliar el margen de maniobra de las comunidades con el toque de queda. Ahora mismo está fijado de 22:00 a 7:00, con la posibilidad de adelantar o atrasar una hora. Las comunidades proponen que se lleve a las 20:00 o incluso a las 18:00. Fueron ocho consejeros de Salud, según fuentes de la reunión, los que insistieron en reclamar al ministro Illa esa reforma. País Vasco, Galicia, Andalucía, Asturias, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Baleares y Castilla y León reclamaron el adelanto de las restricciones de la movilidad nocturna. No solo son del PP, también hay gobiernos socialistas.

El ministro de Sanidad negó que vayan a sancionar o tomar medidas para impedir el mercadeo con las vacunas

El único consejero de Salud ausente fue el de Murcia, que justo estaba dimitiendo mientras se celebraba la reunión tras haberse conocido que se vacunó junto a su equipo y su esposa incumpliendo el protocolo establecido y colándose por delante de colectivos como los grandes dependientes. También han dimitido gerentes de hospitales o han sido expulsados alcaldes socialistas por el mismo motivo. A este respecto, el ministro de Sanidad negó que vayan a sancionar o tomar medidas para impedir este mercadeo con las vacunas.

“El ministerio lo que hace es recordar a todo el mundo que hay que seguir el plan que todos nos dimos”, sostuvo Illa. “No hay vacunas para que todos estemos vacunados mañana”, recordó, apelando a los “criterios éticos” con que se fijó el orden de vacunación. Primero residencias y personal sanitario en primera línea de exposición al covid, después el resto de personal médico, grandes dependientes y mayores de 80 años, lo que se espera a partir de marzo. “Todos tenemos que predicar con el ejemplo”, enfatizó el ministro de Sanidad. España ha superado ya el millón de vacunados.

Las comunidades se encierran mientras se desboca la tercera ola

Reunión "cordial"

Se respiró cordialidad en la comparecencia conjunta de Illa, la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, y el consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre, en el Palacio de San Telmo, sede del Gobierno andaluz. Un buen clima, sin bronca política, que también reinó de puertas adentro. Explican los asistentes que el Consejo Interterritorial es un formato muy institucional, poco propicio para la confrontación. Fueron los consejeros de Andalucía y Galicia los que defendieron con más vehemencia la necesidad de dar más instrumentos legales a las comunidades. En el caso de Andalucía, no solo piden adelantar el toque de queda, sino también poder confinar en casa en los municipios con una tasa de incidencia de 1.000 casos por cada 100.000 habitantes, ahora mismo 141, aunque los datos se revisan dos veces a la semana y no paran de crecer.

El ministro de Sanidad aseguró que las comunidades aún tienen instrumentos para poder restringir la movilidad de los ciudadanos. Se mostró convencido de que con el actual marco legal, aprobado el pasado octubre y que el Gobierno extendió hasta el próximo 9 de mayo, se logró “contener una segunda ola” y servirá para “contener una tercera”. Illa pidió “paciencia” cuando las cifras arrojan datos escalofriantes que baten récord en la pandemia.

Illa se mostró convencido de que el actual marco legal servirá para detener la tercera ola

España registró este miércoles su peor dato de contagios diarios: 41.576 nuevos casos, con lo que el número de personas afectadas por coronavirus asciende a 2.412.318 desde el comienzo de la pandemia. La tasa de incidencia acumulada, el número de casos diagnosticados por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, continúa su tendencia ascendente, situándose este miércoles en 736,23.

Foto: Varias personas se someten a una prueba de antígenos. (EFE)

Pese a esas cifras, Illa consideró que se aprecia “una estabilización” de la curva y llamó a los responsables autonómicos a explicar que las medidas de contención del virus no tienen su efecto al día siguiente sino en un plazo de 15 días.

"Estudiarán" la petición

La impresión que quedó en algunos de los asistentes a esa reunión es que una medida de esa envergadura, la modificación del decreto de alarma, será un anuncio que, si llega el caso, se reservará el presidente del Gobierno y que no saldrá de un Consejo Interterritorial de Salud. El ministro trasladó a los consejeros que lo estudiará, aunque en su comparecencia pública no se afanó en dejar esa puerta abierta sino más bien todo lo contrario.

“La cogobernanza, el liderazgo compartido, funciona”, defendió Illa ante los consejeros

De fondo, hay un enredo jurídico y posiciones distintas sobre si las comunidades pueden o no encerrar a los ciudadanos en sus casas sin amparo del Estado, si es necesario o no llevar el decreto de alarma al Congreso para su reforma o incluso si cabe en el actual marco legal que las comunidades puedan tener potestad para alterar esos horarios. En los días señalados de la Navidad, se llevó a la 1:30 de la madrugada el toque de queda y no pasó nada, recuerdan desde el Gobierno andaluz. Media hora más de lo que señala estrictamente la norma. Castilla y León, gobernada por el PP, ha actuado de forma unilateral y ha impuesto el toque a las 20:00. Decisión que el Gobierno ha recurrido al Supremo.

“La cogobernanza, el liderazgo compartido, funciona”, defendió Illa. El consejero andaluz de Salud discrepó: “Necesitamos una reforma del decreto de alarma para adaptarlo a una verdadera cogobernanza”. “No podemos hacer más desde las competencias que tenemos asignadas”, señaló Aguirre.

Pandemia Salvador Illa Comunidades Autónomas Ministerio de Sanidad Salud Noticias de Andalucía Coronavirus Partido Popular (PP)
El redactor recomienda