Los críticos negocian un candidato de consenso para tener opciones frente a Díaz
  1. España
  2. Andalucía
MANIOBRAS EN EL PSOE ANDALUZ

Los críticos negocian un candidato de consenso para tener opciones frente a Díaz

Mientras que en la dirección andaluza aseguran que "aún no toca" y que ellos se dedican a "los problemas de la gente", quienes piden renovación empiezan a hablar y acercar posturas

placeholder Foto: La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)
La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)

No se sabe si será el diputado jiennense Felipe Sicilia, que representa un modelo "totalmente rupturista y renovador", o se apostará por un tándem formado por nombres como Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, en la secretaría general del PSOE andaluz, y Juan Espadas, actual alcalde de Sevilla, como candidato, un "modelo más de negociación interna y pacto orgánico". Lo que si está ya claro, admiten todas las corrientes que piden cambio en el PSOE de Andalucía, es que los críticos hablan y han encontrado canales de comunicación para negociar que solo un modelo, un candidato, dé la batalla a la actual secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz. "Es la única posibilidad de poder ganar", admiten las distintas corrientes al unísono.

Los críticos del PSOE preparan el congreso andaluz, aún sin fecha, pero que tocaría por calendario en verano, con movimientos lentos y sin mucho ruido, pero algo se mueve desde dentro. Las últimas encuestas han terminado de convencer al entorno directo de Pedro Sánchez, el más reticente, de que hay que alentar la batalla para renovar el partido. El asesor áulico del presidente, Iván Redondo, era de los que defendía que Sánchez debía mantenerse al margen y no salpicarse en el congreso andaluz, defendía que el líder socialista no se metiera en ningún lío y que los bandos se estrellaran solos. "Dejar a Susana (Díaz) ganar sin una alternativa sólida y llegar después a recomponer los trozos si no logra recuperar la Junta fue una opción durante mucho tiempo, pero ya no lo es", advierten quienes tienen asiento en Madrid. "Haga lo que haga Sánchez", advierten muchas voces en el PSOE, "el de Andalucía volverá a ser un congreso de Sánchez contra Díaz".

Pero no ha sido ese el argumento que ha terminado de resolver las dudas sino "la falta de pulso del PSOE en Andalucía que arrojan los sondeos". Pedro Sánchez no va a tomar partido por nadie de forma directa, intentará mantenerse al margen, explican fuentes socialistas, pero las últimas encuestas han cambiado el discurso interno en Ferraz y en ese grupo de Moncloa que tiene mucha influencia en el presidente. Ahí, junto a Redondo, se encuentran voces como la de Paco Salazar, muy vinculado al alcalde de Dos Hermanas (Sevilla), Francisco Toscano.

La ruptura del sanchismo

Ahí está la gran ruptura del sanchismo en Andalucía. El choque entre los dos defensores de Sánchez con más pedigrí en Andalucía, Toscano y Gómez de Celis, actual vicepresidente del Congreso, se produjo a cuenta de la vacante en la delegación del Gobierno en Andalucía. Toscano defendía que tras la marcha de Celis a Madrid fuera su hermano, subdelegado en Sevilla, quien cubriera su plaza, pero la maniobra fue otra y las relaciones de los dos referentes sanchistas saltaron por los aires sin que, hasta hoy, se hayan recompuesto.

Esa falta de un liderazgo único, esa dispersión entre los críticos, dio alas a Susana Díaz, que ganó mucho espacio recomponiendo sus relaciones con Sánchez. Pero los últimos sondeos, publicados a los dos años del 2 de diciembre que desalojó al PSOE de la Junta de Andalucía, encienden las alarmas porque avisan de que "unas siglas débiles en Andalucía dañan también en el caso de convocarse unas generales". "Hay datos alarmantes", confiesan dirigentes del partido. La debilidad del PSOE en un feudo como Andalucía, la falta de motivación de su electorado, la ausencia de pulso, explican, empieza a preocupar "bastante en serio".

El PSOE andaluz ha perdido mucho peso en el partido. Eso admiten críticos andaluces enfrentados a Susana Díaz, ha sido celebrado por otras federaciones históricas que han visto su oportunidad en la debilidad andaluza para recuperar poder. "Cuanto antes volvamos a nuestro sitio, mejor", advierten.

Una candidatura única

Con ese paso de Ferraz y el equipo de Sánchez los críticos reciben un empujón definitivo para empezar a trabajar por una única candidatura. Es un principio porque queda lo más importante, elegir quién será el rostro que se enfrente a Díaz, pero hay diálogo y "generosidad por todas las partes", aseguran los socialistas andaluces que trabajan en esa candidatura única. Cuando Felipe Sicilia dice que el nuevo PSOE andaluz debe trabajar "sin personalismos", para que nadie sea "imprescindible", habla en esa dirección. Por qué modelo se decantarán los críticos aún es una incógnita, si por alguien veterano o por un perfil rupturista, "sin mochilas". Los nombres están ahí. La actual ministra de Hacienda, María Jesús Montero, fue perdiendo fuerza en las quinielas. Ni ella quiere ni Pedro Sánchez la va a obligar, admiten en el PSOE. Solo una inesperada crisis de Gobierno, por ejemplo, podría en una carambola volver a poner a Montero en primer plano. En el lado de la renovación surgen dos nombres, el de Felipe Sicilia, lanzado desde Madrid con la bendición de Adriana Lastra, y el de otra jiennense, Ángeles Ferriz, diputada andaluza postulada por la agrupación provincial ahora mismo más potente en Andalucía, el PSOE de Jaén que dirige Francisco Reyes.

Los críticos hacen números. Se retrotraen a las primarias de Susana Díaz y Pedro Sánchez en 2017. Entonces la dirigente sevillana obtuvo en Andalucía un 62% de los votos, el 33% fue para Sánchez y el 5% para Patxi López. Los críticos creen que ese porcentaje hoy mengua de forma importante. En sus cálculos está la ruptura de Jaén y Huelva con la secretaria general. Esas dos provincias, antes unidas sin fisuras a Díaz, "ya no son susanistas", advierten quienes trabajan en la candidatura crítica. El PSOE de Sevilla, la gran fortaleza de Díaz, su búnker, es ahora mismo una agrupación que "está rota en varias partes", sostienen los críticos.

Posiblemente la secretaria general siga ganando en su cuna política, pero hay fisuras, el alcalde Juan Espadas o Alfonso Rodríguez Gómez de Celis mueven a mucha gente, otros alcaldes importantes como el de La Rinconada, Javier Fernández, o el de Dos Hermanas, Quico Toscano, o plataformas como las de "Hacer + PSOE" están removiendo a buena parte de las bases. Siempre según la lectura de los críticos, claro, porque desde el aparato andaluz los afines a Susana Díaz insisten en que todo esto es ciencia ficción y que "aún no toca" hablar del congreso. No dan muestras de nerviosismo ni siquiera de enfado, más bien menosprecian las posibilidades de sus adversarios y aseguran que decidirá la militancia.

Sin el apoyo monolítico de las que eran sus provincias, "Susana estaría ahora mismo, según nuestros cálculos, en un 35%", dicen los críticos. En el resto de territorios andaluces ya existían divisiones de antes y grupos sanchistas que podían plantar cara al susanismo. Además, advierten desde estos movimientos, "aún veremos a mucha gente saltar del barco". Aseguran que hay dirigentes que han estado siempre con Susana Díaz que esperan la indicación de Ferraz para virar.

"Ya no hay miedo", "ha dejado muchos cadáveres en el camino", "adoptó muchas decisiones equivocadas", "cada vez menos confianza en que Susana Díaz pueda recuperar la Junta", son algunas de las respuestas cosechadas entre quienes se mueven en Andalucía entre bambalinas para propiciar un cambio que renueve la secretaría general. Queda tiempo y pueden pasar muchas cosas, pero estas son las cuentas en estos momentos.

No se sabe si será el diputado jiennense Felipe Sicilia, que representa un modelo "totalmente rupturista y renovador", o se apostará por un tándem formado por nombres como Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, en la secretaría general del PSOE andaluz, y Juan Espadas, actual alcalde de Sevilla, como candidato, un "modelo más de negociación interna y pacto orgánico". Lo que si está ya claro, admiten todas las corrientes que piden cambio en el PSOE de Andalucía, es que los críticos hablan y han encontrado canales de comunicación para negociar que solo un modelo, un candidato, dé la batalla a la actual secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz. "Es la única posibilidad de poder ganar", admiten las distintas corrientes al unísono.

PSOE Susana Díaz Pedro Sánchez Alfonso Rodríguez Gómez de Celis Iván Redondo Paco Salazar Adriana Lastra Moncloa
El redactor recomienda