Moreno garantiza que agotará la legislatura y no habrá andaluzas hasta 2022
  1. España
  2. Andalucía
DOS AÑOS DEL VUELCO ANDALUZ

Moreno garantiza que agotará la legislatura y no habrá andaluzas hasta 2022

Casado reivindica la Junta de Andalucía como el modelo a seguir para gobernar España y hace una oda al centro político en el aniversario de los dos años del vuelco político andaluz

placeholder Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE)
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE)

Hace dos años, el PP, con su peor resultado electoral en la historia autonómica, sumó con Cs y Vox para propiciar el vuelco político en Andalucía tras 36 años de gobiernos socialistas ininterrumpidos. La hazaña se consumó con un Gobierno de coalición con apoyo parlamentario de Vox y con Juan Manuel Moreno convertido en el primer presidente de la Junta de Andalucía del Partido Popular.

“Vamos a agotar la legislatura, son de cuatro años y se hacen para cuatro años”, dejó claro Moreno tras reivindicar sus logros en el ecuador del mandato y presumir de “confianza y estabilidad” tras haber cerrado tres presupuestos autonómicos, todos con Vox, partido al que nadie mencionó en el acto popular y del que podrían prescindir aritméticamente en el Parlamento una vez aprobadas las cuentas de 2021.

Foto: El presidente de la Junta, Juanma Moreno (i), junto al portavoz de Vox en el Parlamento, Alejandro Hernández. (EFE)

En el aniversario, el presidente del PP, Pablo Casado, participó en un acto en Sevilla junto a Moreno y la plana mayor del partido en Andalucía y dejó un mensaje rotundo: "Para mí, la Junta de Andalucía es una referencia de lo que yo quiero hacer a nivel nacional cuando llegue al Gobierno de España". Si antes su ejemplo predilecto era Madrid e Isabel Díaz Ayuso, en esta ocasión todo se volcó con el modelo andaluz.

El 'nuevo' Casado

Moreno, un dirigente del PP que siempre se ha situado en el centro político y ha abrazado la moderación, pese a que gobierna con los votos de Vox, encaja mejor que Díaz Ayuso en el nuevo registro de Casado. El líder del PP trufó su discurso, a orillas del Guadalquivir y que los medios tuvieron que seguir por ‘streaming’, sin posibilidad de preguntas, de guiños al votante socialista tradicional que no se encuentra cómodo en “el partido sanchista”.

“El PSOE ha desaparecido en manos de un proyecto personal, radicalizado y extremista. El ‘partido sanchista”, señaló el presidente del PP, que pintó al Gobierno socialista y de Unidas Podemos como una fuente de "problemas" en materias sensibles. Repasó Casado la política antiterrorista y el pacto con Bildu, la unidad de España y el independentismo por su alianza con ERC, lengua castellana, indultos a los presos del ‘procés’ o “ataques a la independencia del poder judicial”, educación o política fiscal. Además vaticinó un futuro negro en materia económica para España, asegurando que es el país más afectado por la pandemia o el que peor va a salir de la crisis.

Foto: El consejero de Salud, Jesús Aguirre. (EFE)

Lo más novedoso del discurso de Casado fue quizá su manera de reinvidicar el centro político con rotundidad. Lo que confirma el camino de alejamiento de Vox emprendido en la moción de censura en el Congreso donde se enfrentó a Santiago Abascal. Aprovechando las piraguas que pasaban por el río, extraordinario fondo del acto, Casado utilizó dos metáforas. Aseguró que cuando hay varios remeros, aludiendo a los distintos dirigentes del PP en los territorios, todos “deben remar al mismo tiempo porque si no dan vueltas sobre sí”. “Eso hace el PP, vamos a una, no hay cacofonías”, defendió.

También cuando en la piragua va un solo remero, prosiguió Casado, debe empuñar la pala "a derecha e izquierda" porque si no tampoco avanza y “dan vueltas sobre sí”. “Por eso planteo un programa para España que no esté pendiente de hablar pensando en derecha o izquierda, no somos dogmáticos, estamos en avanzar”, señaló Casado. “Estamos en el centro y hartos de esta España polarizada. No estamos cómodos en los extremos. Ni yo ni ninguno de mis antecesores”, sostuvo el presidente del PP, que reivindicó “un proyecto transversal y centrista”. Ese —alertó— que, a su juicio, ya no puede representar el PSOE porque ya no es socialista sino “el partido sanchista”.

"Estamos en el centro y hartos de esta España polarizada. No estamos cómodos en los extremos", aseguró Casado

“Querido presidente de la Junta de Andalucía. Estoy orgulloso y sobre todo estoy convencido de que no has hecho más que empezar. Andalucía se merece tu gobierno y España se merece un Gobierno que haga lo que estáis haciendo aquí”, concluyó Casado quizás en el homenaje más abierto que haya hecho a Moreno, un barón que fue con Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias y del que muchos en su partido, antes de alcanzar la presidencia, decían que no valía o era demasiado blando o demasiado moderado.

Foto: El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín (c), de Ciudadanos; el consejero de Hacienda, Juan Bravo (i), y el portavoz de Vox en el Parlamento andaluz, Alejandro Hernández. (EFE)

Moreno reivindicó un “cambio sereno, tranquilo, moderado” y sacó pecho por los tres presupuestos autonómicos aprobados, uno aún sigue en el Parlamento, pero está pactado con Vox, en “un clima de incertidumbre y complejo”. Sus reformas, defendió, “no son estridentes”. “Somos gente de lluvia fina, pero son reformas de mucho calado”, sostuvo Moreno.

"Lluvia fina"

Entre los cambios resaltó la bonificación al 99% del impuesto de Sucesiones y Donaciones, las rebajas fiscales en Transmisiones y Actos Jurídicos e IRPF, además de bajadas en tasas y precios públicos. “Andalucía ha pasado de estar en la cola a situarse entre las comunidades con menos presión fiscal del país”, presumió el presidente de la Junta, alertando de las pretensiones de ERC y la armonización fiscal, a la que dio, una vez más, “un no rotundo”.

“En materia de armonización fiscal, esa imposición que nos quieren hacer desde el mundo independentista, que quiere subir impuestos a clases medias y trabajadoras, por ahí no vamos a pasar”, advirtió el líder del PP andaluz. Ofreció un dato acerca del éxodo fiscal. En 2019, “126.000 contribuyentes andaluces censados en otras comunidades decidieron que se censaban en Andalucía y traían aquí su domicilio fiscal”. Eso permitió “una recaudación por renta de 650 millones de euros más que cuando teníamos Sucesiones y Donaciones”, apuntó. “Por qué Cataluña no baja sus impuestos para que muchas empresas o ciudadanos vuelvan. Que nos dejen de milongas. Cada uno tiene la libertad y corresponsabilidad fiscal para tomar decisiones”, reivindicó el barón andaluz.

Foto: El presidente de la Junta, Juanma Moreno, en el Andalucía Investors Day.

Moreno presumió de la simplificación administrativa y la atracción de inversión extranjera. “Es verdad que después ha llegado la pandemia y lo ha puesto patas arriba todo”, admitió. También sacó pecho por el gasto público de su Gobierno en sanidad o educación, batiendo récord en ambos casos y en el caso de Salud, 2.000 millones por encima de lo consignado en los últimos presupuestos socialistas.

Partido Popular (PP) Parlamento de Andalucía PSOE Isabel Díaz Ayuso Elecciones Andalucía 2018 Noticias de Andalucía Juanma Moreno Pablo Casado
El redactor recomienda