Isofotón: "No tenía amigos socialistas y fiché a Teresa Ribera por una empresa de cazatalentos"
  1. España
  2. Andalucía
EL EMPRESARIO, ANTE LA JUEZ

Isofotón: "No tenía amigos socialistas y fiché a Teresa Ribera por una empresa de cazatalentos"

Ángel Luis Serrano, que fue CEO de la compañía fotovoltaica, declara durante casi dos horas y defiende que no se llevó ni un duro de las ayudas públicas: "Nos costó 20 millones"

Foto: El presidente de la empresa Isofotón, Ángel Luis Serrano. (EFE)
El presidente de la empresa Isofotón, Ángel Luis Serrano. (EFE)

Ángel Luis Serrano, el que fue empresario de Isofotón, declaró este viernes ante la juez que investiga el presunto desvío de 37,3 millones de euros de ayudas públicas a la fotovoltaica desde la Junta de Andalucía. Serrano, sobre el que pesó una orden de detención por no acudir a declarar en la primera cita por encontrarse en Panamá, se mostró completamente tranquilo y firme en contra de la acusación de malversación y prevaricación, además de falsedad en documento público.

El empresario aseguró que no se ha llevado "ni un euro" de esas ayudas públicas libradas desde la Agencia IDEA, que la juez instructora eleva a 80 millones y que no evitó la quiebra en 2014 de la compañía que fue insignia de las energías renovables en España. El empresario, que llegó a salvar la empresa malagueña en 2010, aseguró que el grupo Affirma, del que era propietario junto a su hermano, desembarcó en Málaga para hacerse con la fotovoltaica con el asesoramiento de una consultora, N+1, con una experiencia de "más de 15 años en energía solar". "Lo vi como un negocio y a por él que fui", señaló Serrano a los periodistas a su salida de la declaración.

"No éramos paracaidistas que viniéramos por ayudas de la Junta”, apuntó el empresario, "no era una trama empresarial", para subrayar en varias ocasiones que "no conocía a nadie en el PSOE ni en el Gobierno andaluz". "No tenía amigos en esos círculos", dijo sobre los gobiernos de José Antonio Griñán y Susana Díaz, ambos al frente durante la etapa en la que se concedieron las ayudas. En la causa hay 37 imputados, con más de una decena de exaltos cargos socialistas, exconsejeros y exviceconsejeros, además de exdirectivos de IDEA, que en la mayoría de los casos también se vieron involucrados en el caso ERE

El fichaje de la ministra

También desvistió de cualquier tinte político la llegada de la actual vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que fue fichada por Isofotón en septiembre de 2012 y despedida en mayo de 2013. "Entró por una compañía de 'headhunter' (cazatalentos), no recuerdo ahora cual. Se le contrató como una profesional especialista en medio ambiente y energías renovales y cuando llegó el momento se le despidió igual que el resto de la plantilla. Era la directora de proyectos internacionales y no vino recomendada por nadie de la Junta, ni nada de eso", indicó Serrano. La empresa iniciaba entonces su fabricación en Estados Unidos y firmaba una alianza estratégica con Samsung que finalmente no fructificó.

Foto: Manifestación de los trabajadores de Isofotón en junio de 2010. (EFE)

La defensa del que fue dueño de Isofotón se basa más que nada en demostrar que él compró la empresa porque creía que era un buen negocio y acabó arruinándole. No sólo quebró la compañía fotovoltaica en 2014, sino que posteriormente también liquidó su consultora, Grupo Affirma, por un agujero de 20 millones de euros. "No nos hemos llevado el dinero", reiteró. Ahora Serrano se dedica, dijo, a asesorar empresas.

También negó que durante el periodo que él estuvo al frente de Isofotón la Junta inyectara 80 millones de euros de fondos públicos, como señaló la juez Patricia Fernández en un auto. "Isofotón es una empresa que nace en 1981, antes de que llegáramos ya tenía más de 30 años. Ese dinero vendría de antes. El Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) -posteriormente IDEA- formó parte del accionariado y luego vino el Grupo Bergé", sostuvo. La caída del negocio se produjo, según su versión, por el 'dumping' chino y la imposibilidad de competir con el gigante asiático en la fabricación de placas solares.

Serrano negó, además, que hubiera un compromiso de la Junta de Andalucía de librar 35 millones de euros previo a la compra de la compañía. "Yo presenté un plan de negocios como cualquier empresa. No había ningún compromiso de la Junta por escrito de dar ese dinero, que además tardó meses en llegar y se hizo en dos pagos", defendió Serrano. En una declaración anterior, quien fue director financiero de la compañía, Óscar López, aseguró que antes de la entrada del grupo Affirma la Junta se había comprometido a inyectar ese dinero en una compañía que era bandera de las renovables en España. "Tampoco es verdad que Affirma y la coreana Top Tech, que eran nuestros socios, compráramos Isofotón por un euro. Eso era una cantidad simbólica. Costó 15 millones de euros y había una deuda de 300 millones que asumió el Grupo Bergé", explicó.

Las denuncias de los trabajadores

El caso de Isofotón llegó a los tribunales cuando los trabajadores del comité de empresa se dirigieron a la jueza Mercedes Alaya, entonces al frente de los ERE, para denunciar que el dinero que estaba inyectando la Junta en la empresa no llegaba a la plantilla. Serrano negó que esto fuera verdad y denunció las acusaciones de los trabajadores. "En parte casi me alegro de estar aquí porque por fin puedo defenderme de muchas cosas que son mentira", llegó a trasladar a los periodistas.

Foto: Fotografía de archivo del empresario Ángel Luis Serrano. (EFE)

Aseguró que todas las ayudas de la Junta fueron directamente a pagar el salario de la plantilla, de más de 700 trabajadores. "En tres años, los gastos de personal ascendieron a 100 millones de euros. Nosotros de la Junta solo recibimos 22 y fueron a estas personas que han trabajado y que no dejaron de cobrar sus nóminas", aseguró el que fue dueño de la fotovoltaica.

El empresario aseguró que recibió de la Junta dos ayudas de 12 millones de euros, que eran líneas de circulante libradas por la Agencia IDEA, y un préstamo posterior de 8 millones que concedió la Sociedad para la Promoción y Reconversión de Andalucía (Soprea), vinculada también a IDEA. Ese último préstamo, la última ayuda inyectada en la empresa en 2012, cuando ya los números de la compañía eran alarmantes, no eran para Isofotón sino para una línea de negocios con Samsung. "Sobre ese dinero deberían de preguntarles a ellos", dijo Serrano.

El empresario aseguró que él no puede dar explicaciones sobre los avales, los créditos o las garantías jurídicas del dinero público que libraba la Junta. "De eso no sé", insistió. "Pero es que ese tipo de ayudas han existido siempre y siguen en vigor. Ahí está Abengoa, que pide 20 millones de euros de la Junta, o Air Europa, que se ha hecho días atrás con un rescate de 475 millones de euros", agregó Serrano.

Málaga Grupo Bergé José Antonio Griñán Mercedes Alaya Solares Susana Díaz ERE Prevaricación
El redactor recomienda