El uso del transporte público se mantiene a la mitad seis meses después
  1. España
  2. Andalucía
Movilidad en Andalucía en el año covid-19

El uso del transporte público se mantiene a la mitad seis meses después

Las alternativas individuales (bicis, patinetes eléctricos, motos de alquiler…) y la mayor presencia en casa (teletrabajo, clases 'online', compras por internet…) justifican esa caída

Foto: El uso del transporte público se mantiene a la mitad seis meses después
El uso del transporte público se mantiene a la mitad seis meses después

Los principales focos de expansión del coronavirus siguen siendo el ocio nocturno y las reuniones familiares, según las autoridades públicas, pero el miedo al transporte público está presente entre los ciudadanos, que continúan sin usar masivamente metros, autobuses o trenes en Andalucía. El temor al contagio no es lo único que justifica el descenso en estos transportes. La menor actividad económico-social y el uso de otras alternativas de movilidad han afectado de forma notable a los sistemas masivos tradicionales, provocando un enorme agujero económico en estas empresas públicas.

La mayoría de las instituciones regionales y locales de transportes consultadas por El Confidencial sitúan la caída de viajeros en estos momentos en torno a un 50% en comparación con el mismo mes del pasado año y en términos similares con respecto al momento previo a la declaración del estado de alarma en marzo.

En el caso de los autobuses interurbanos en Andalucía, dependientes de la Junta, la demanda se sitúa actualmente en un 55% respecto a la situación sin pandemia. Los consorcios de transportes de Andalucía ofrecen más de 1.100 servicios metropolitanos a través de 122 concesiones de transporte regular de viajeros por carretera que movilizan más de 70 millones de viajeros al año. A pesar de esa importante caída, la Administración mantiene una oferta de servicios del 77% diaria, con un 85% en hora punta y un 60% en valle, soportando una importante merma de ingresos durante estos meses.

Los metros de Málaga y Granada transportan un 54% del número total de viajeros de hace un año. Y el de Sevilla, un 48%

En términos similares se mantienen los datos en los tres servicios de metro que dependen de la Junta: Sevilla, Málaga y Granada. La capital andaluza es donde se ha notado el mayor descenso de viajeros este año, según los datos ofrecidos por la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, que dirige Marifrán Carazo. De hecho, en los nueve primeros meses del año, el suburbano sevillano ha transportado a 5.804.025 viajeros, lo que supone solo un 48% de los 12.091.027 del mismo período del pasado año.

La caída en Málaga y Granada es algo inferior, aunque el tráfico de viajeros ha descendido también al 54%. En el caso de la capital costasoleña, ha pasado de 4.843.431 en los nueve primeros meses de 2019 a 2.631.702 hasta septiembre de este año, mientras que en la ciudad de la Alhambra los viajeros han bajado de 8.306.802 a 4.505.340 en lo que va de año.

Líneas municipales

En estas tres capitales, sus respectivos ayuntamientos —con alcaldes de distintos signos políticos: el socialista Juan Espadas en Sevilla; el popular Paco de la Torre en Málaga; y Luis Salvador (Cs) en Granada— se han enfrentado al mismo problema con una enorme caída de viajeros (y de ingresos) en sus autobuses urbanos en estos meses de pandemia.

En Sevilla, su empresa pública municipal, Tussam, informaba orgullosa a principios de año de su récord de viajeros alcanzado en 2019, más de 33 millones, pero apenas un mes después tenía que ver a sus autobuses rojos como tristes protagonistas solitarios circulando por las calles de una ciudad fantasma confinada durante el estado de alarma. Según explicó el propio alcalde sevillano, hasta agosto esa caída ha provocado pérdidas por encima de los 20 millones de euros a esta empresa pública, que ha tenido que ser compensaba parcialmente con fondos extraordinarios llegados desde el Ministerio de Fomento. La oposición estima que la cifra llegará a los 30 millones a final de año.

El agujero en las cuentas de la empresa municipal de transportes de Sevilla puede alcanzar los 30 millones de euros por la caída de viajeros este año

La caída más acusada se produjo, lógicamente, en esos meses de abril y mayo, donde la demanda cayó por encima del 90%. Desde entonces, las cifras se han ido recuperando, aunque se mantienen lejos de la "normalidad". Como ejemplo, en el pasado mes, Tussam movió 3.823.000 viajeros, lo que supone una caída del 40,6% con respecto a los 6.443.000 de septiembre del año 2019.

Algo parecido está viviendo la empresa municipal de transportes malagueña, EMT, donde la reducción de viajeros en agosto, último mes con datos oficiales, mantenía una caída del 48,29%, pasando de los 4.034.000 del año 2019 a los 2.086.000 actuales. La empresa pública malagueña movió el pasado año un total de 47,42 millones de viajeros.

En Granada, es una empresa privada, Rober, la que tiene la gestión de los autobuses urbanos de la ciudad por una concesión del Ayuntamiento. En esta ciudad, el número de viajeros el pasado mes de septiembre fue también casi la mitad que un año antes. En concreto, sus vehículos movieron por Granada 1.168.000 viajeros, un 47,53% menos que los 2.226.000 de septiembre de 2019.

Alternativas de movilidad

Esa caída de la movilidad en transportes públicos también se extiende a los trenes —tanto de cercanías como los de media y larga distancia (Avant, AVE, etc.)—. Renfe no cuenta con datos regionalizados pero a nivel nacional prevé un descenso del 46% en el número de viajeros transportados este año y no espera recuperar la demanda anterior a la crisis al menos hasta comienzos de 2023, según un estudio que realizó recientemente.

¿Cómo se están desplazando los andaluces? No existen datos oficiales de carácter regional o local pero la percepción que tienen los responsables públicos coincide con lo que podemos ver por las calles. Se han multiplicado los sistemas de movilidad alternativos. Por ejemplo, la venta de bicicletas fue tan exponencial tras el estado de alarma que provocó que se agotaran los 'stocks' en verano.

Algo parecido ha pasado con los patinetes eléctricos, cuya circulación también se ha multiplicado por las calles de Andalucía. Otra opción para muchos ciudadanos son las motos eléctricas de alquiler. En la región son tres las empresas que operan. La más extendida es Muving, con sus motos amarillas presentes en Cádiz, Sevilla y Córdoba. Por su parte, las motos rojas de Acciona se encuentran en Málaga y Sevilla. La última empresa en llegar, este mismo mes, ha sido Yego, que ha instalado en Sevilla sus motos verdes inspiradas en las tradicionales Vespas. De esta forma, la capital andaluza cuenta ya con tres empresas compitiendo, aunque sigue siendo la mitad que en Madrid y Barcelona.

Mayor presencia en casa

Sin embargo, todos esos nuevos sistemas de movilidad no explican por sí solos esa caída de casi el 50% en los usuarios de transportes públicos. Entonces, ¿estamos usando más los coches privados? Tampoco. Los datos de la Asociación de Empresas de Regulación de Estacionamientos y Aparcamientos de Andalucía, Asepan, vienen a demostrar de alguna forma que el uso del coche privado no solo no ha crecido sino que ha bajado. Como ejemplo, la ocupación tanto de los parkings subterráneos como de la denominada "zona azul" en superficie es a día de hoy un 25% inferior al mismo mes del pasado año en Andalucía. Desgraciadamente, solo se ha notado una mayor demanda en los aparcamientos situados en los alrededores de los hospitales y centros de salud.

El uso de aparcamientos subterráneos y de la "zona azul" en superficie es actualmente un 25% inferior en las ciudades de Andalucía

Entonces, ¿dónde está el 25% restante?, ¿estamos andando más? La respuesta real es que nos estamos moviendo menos. Los ciudadanos se han acostumbrado al trabajo desde el hogar, el estudio no presencial, las compras por internet y hasta las reuniones 'online'. Por todo ello, algunos estudios estiman que durante algún tiempo la caída del transporte público será en torno a un 25%.

Así lo refleja también un informe mundial recién presentado en Argentina por la Unión Internacional de Transportes Públicos (UITP), que hace hincapié en diversos estudios realizados en países de varios continentes que subrayan que los transportes públicos no se han convertido en lugar de contagio gracias a la continua limpieza y desinfección unida al buen comportamiento de los ciudadanos, que mantienen sus mascarillas en todo momento.

Noticias de Andalucía Metro Autobús Sevilla Málaga Granada Transporte
El redactor recomienda