El milagro del verano: Cazorla (Jaén) y Zahara (Cádiz), los que más crecieron
  1. España
  2. Andalucía
Andalucía lideró el turismo nacional

El milagro del verano: Cazorla (Jaén) y Zahara (Cádiz), los que más crecieron

Otros puntos que consiguieron lleno fueron la localidad almeriense de Níjar y las gaditanas de Tarifa, Conil, Arcos de la Frontera y El Puerto de Santa María, entre otras

placeholder Foto: Bañistas bajo las sombrillas en la Costa del Sol. (EFE)
Bañistas bajo las sombrillas en la Costa del Sol. (EFE)

Terminado el mes de septiembre, administración y empresarios hacen balance del verano y llegan, sin dudarlo, a la misma conclusión: ha sido el peor verano de la historia de Andalucía desde el punto de vista turístico. Si en 2019 la comunidad alcanzó la cifra récord de 32,5 millones de visitantes y los ingresos del sector superaron los 21.000 millones de euros, en lo que va de año el sector turístico se ha desplomado, poniendo en jaque uno de los motores económicos de la región.

Los turistas extranjeros han caído un 75%, hundiendo los destinos tradicionales de este segmento, especialmente la Costa del Sol, que apenas ha llegado a un 40% de ocupación hotelera en agosto, el mes estrella del año. Para entender la dimensión de la tragedia en el litoral malagueño basta explicar que este año esa provincia, que tradicionalmente ha sido líder regional en la época veraniega, ha sido este año la segunda con menos visitantes, tras Sevilla, cuya ocupación en verano solo ha alcanzado el 26% de las plazas ofertadas, con gran parte de sus hoteles ya cerrados.

La ocupación media regional no ha alcanzado el 50%, aunque es una cifra superior a lo previsto a principios de verano

Mejor comportamiento ha tenido el turismo nacional, que ha salvado a la región del desastre total. De hecho, Andalucía ha sido líder de visitantes españoles y, gracias a ello, la media regional de ocupación en agosto se ha acercado al 50%, cifra superior a lo previsto al comenzar la temporada.

La cara amable del verano se ha vivido en localidades que no solo han mantenido los visitantes de otros años sino que han llegado a superar los turistas de la temporada pasada, especialmente gracias al comportamiento de esos visitantes nacionales y regionales.

placeholder Cazorla, Jaén. (Flickr/Trevor Huxham)
Cazorla, Jaén. (Flickr/Trevor Huxham)

Los mayores ejemplos se han dado en una localidad de interior y otra de costa: Cazorla, en Jaén, y Zahara de los Atunes, en Cádiz, donde según los datos de la Administración autonómica se han superado con creces los datos de 2019.

Turismo de interior

En el caso de la comarca jiennense, hace años que esta joya del "Paraíso interior" que anuncia la Diputación provincial, es un creciente destino turístico enmarcado en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, que fue declarado reserva de la Biosfera por la Unesco en 1983.

Foto: .

En la última década, la zona se ha convertido en un destino familiar preferente para los amantes de la naturaleza, las escapadas rurales y del senderismo. Antiguamente, muchos andaluces acudían a este punto solo para conocer el nacimiento del río Guadalquivir pero hoy en día turistas de toda España han descubierto una comarca llena de encantos patrimoniales y naturales. Conscientes de ello, los responsables turísticos locales y provinciales han potenciado en los últimos años unas rutas de senderismo de gran belleza y fácil accesibilidad que se recorren sin problema y que conectan Cazorla con otras localidades cercanas como La Iruela, que también se ha visto beneficiada por este nuevo turismo.

Este año, a los amantes de la naturaleza y las escapadas se han unido los miles de turistas que han decidido huir de las aglomeraciones en las playas aunque, al final, se han encontrado con una sierra de Cazorla también bastante ocupada tanto en julio como en agosto, aunque se trate de una enorme zona en la que se pueden evitar concentraciones. De hecho, con sus casi 210.000 hectáreas, es el espacio protegido de mayor superficie de España, el segundo de Europa, y uno de los núcleos de biodiversidad más importantes de toda Europa.

Foto: viajes el corte ingles ECI

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), Cazorla registró este verano un incremento del 11,67 por ciento en viajeros, un 15,96 por ciento en pernoctaciones y la estancia media pasa de 3,12 días a 3,26.

Buena parte de esos visitantes decidieron ese destino en el último minuto, algo que ha sido una tónica general en esta pandemia. El portal de la agencia de viajes 'online' Rumbo.es señalaba ya a principios de las vacaciones que Cazorla había visto un incremento del 350% en sus reservas de última hora. Como curiosidad, el incremento de visitas con respecto al año anterior se ha mantenido también en el mes de septiembre.

Triunfo de Cádiz

Pero, sin duda, la gran beneficiada este año por la coyuntura ha sido Cádiz, que ha alcanzado una media de ocupación del 54% este verano en el conjunto de la provincia. Son varios los municipios que han tirado con fuerza de las estadísticas al alza, aunque hay uno que sobresale por haber tenido este año más visitantes que el pasado año: Barbate.

El éxito turístico de este municipio se debe a contar con la pedanía de Zahara de los Atunes, un pequeño pueblo de apenas 1.000 habitantes que se ha convertido en el destino con mayor crecimiento este año y que ha recibido en agosto a más de 30.000 turistas.

placeholder Zahara de los Atunes. (Wikipedia)
Zahara de los Atunes. (Wikipedia)

Zahara se ha convertido en el refugio de un importante sector turístico de alto poder adquisitivo que ha convertido a este enclave en un lugar de encuentro de élites, de fiesta y de negocios. "Una especie de nueva Marbella", llegan a asegurar, "pero que mantiene su cercanía de pueblo y su espíritu hippie". Sus visitantes se enmarcan en los denominados BoBos (bohemian bourgeois), más conocidos en Andalucía como "hipijos".

Zahara y su entorno se ha convertido en los últimos años en lugar de encuentro de turismo de alto nivel adquisitivo y espíritu bohemio, los "hipijos"

La transformación de la zona ha sido una realidad en este siglo. Lejos quedan los días de los hostales tradicionales de la localidad, que han dado paso a hoteles de cinco estrellas y urbanizaciones de lujo que intentan no parecerlo, mientras las tiendas de artesanía local se han convertido en tiendas de marcas y las tascas y bodegas han dejado paso a grandes restaurantes en los que se fija la Guía Michelin.

En todos estos establecimientos se ha vivido este verano el "problema" de no dar abasto a tanta clientela que, con la reducción de aforos, ha tenido que armarse de paciencia para acceder a una mesa a comer, para ir de compras o para disfrutar de los maravillosos chiringuitos costeros al atardecer, uno de los grandes reclamos de la localidad.

placeholder Puesta de sol en Sancti Petri. (Foto: Patronato Provincial de Turismo de Cádiz)
Puesta de sol en Sancti Petri. (Foto: Patronato Provincial de Turismo de Cádiz)

Desde el Patronato de Turismo de Cádiz reconocen que la provincia cuenta con una gran ventaja que ha seducido a los visitantes: siempre se ha apreciado la calidad de sus arenas pero este año, además, han sido clave las enormes dimensiones de las playas del Atlántico, que permitían distancia social.

El caso de Zahara de los Atunes no es único en la zona, ya que las vecinas Tarifa (con la que comparte la playa de Atlanterra), Conil y Arcos de la Frontera también han rozado el 100% de ocupación de un turismo español de cierto nivel adquisitivo que parece haber apostado en los últimos años a esta zona como alternativa a la Costa del Sol.

Otras localidades que este año han mantenido una gran ocupación según los datos oficiales son El Puerto de Santa María, en la bahía gaditana, y la localidad almeriense de Níjar.

Turismo Balance Cádiz Jaén