Solas con sus hijos: "Tengo que elegir entre el colegio o poder darle de comer al 'peque'"
  1. España
  2. Andalucía
FAMILIAS MONOPARENTALES ANTE EL COVID

Solas con sus hijos: "Tengo que elegir entre el colegio o poder darle de comer al 'peque'"

El 10% de hogares en España son familias con solo un adulto, la gran mayoría mujeres, llegan "agotadas" tras el confinamiento y afrontan una dura situación sin ayudas ni apoyo

Foto: Solas con sus hijos: "Tengo que elegir entre el colegio o poder darle de comer al 'peque'"
Solas con sus hijos: "Tengo que elegir entre el colegio o poder darle de comer al 'peque'"

Los periodistas charlan mientras los responsables de Educación y Salud del Gobierno y las comunidades avanzan en una reunión para fijar las condiciones de la vuelta al colegio Llega el comunicado oficial de media mañana y siguen disparados los contagios de coronavirus. Sonia comenta su situación en el corrillo. “¿Tú qué vas a hacer?”, pregunta al hilo de una conversación sobre los padres insumisos, que se niegan a que sus hijos vuelvan a clase sin seguridad.

Ella es cámara, sus condiciones laborales son precarias y está “angustiadísima”. Viene de largo. Se ha visto en “un limbo”, durante el estado de alarma. Ni estaba acogida a un ERTE ni estaba en el paro, porque encadena contratos cortos de refuerzo o sustituciones. Sus únicos ingresos durante estos meses ha sido la ayuda familiar que cobra por su pequeño y el primer mes de estado de alarma, por un problema burocrático del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ni eso. Tampoco es autónoma, por lo que por esa vía no tenía tampoco respaldo.

Foto: Sanidad revisará el uso de la mascarilla en los colegios si mejora la pandemia

Desde julio, está de alta, como refuerzo en la plantilla de una cadena de televisión. Si se queda en casa no la contratan. “Entonces, ¿de qué come mi hijo?”, se pregunta. Si va al colegio y ordenan por un caso positivo una cuarentena del menor no tiene con quién dejarlo. Tendría que dejar de trabajar. No disfrutaría de ningún permiso. Se ha informado pero “no hay nada”. Ahora mismo tiene la ayuda de su red de amigos, vecinos, que “le dan una vuelta al ‘peque’”. Una amiga que está de ERTE le echa una mano, otra que es profesora se pasa por casa, un colega que es vecino le escribe para decirle que ha estado un rato con el niño y está bien. Si lo lleva a la escuela y se contagia o si le ordenan confinamiento porque ha estado en contacto estrecho con un positivo, a Sonia no la va a poder ayudar nadie. “Yo no lo voy a llevar al colegio porque no quiero que mi hijo sirva de conejillo de indias y porque insisto, en mi caso es fácil: o derecho a la educación o poder darle de comer al 'peque', así que tú dime”, insiste.

El 10% de los hogares

Sonia no es un caso raro. Ni mucho menos. Las familias monoparentales, de un adulto solo con hijos, suman 1,8 millones de hogares en España, el 10,1% del total de las familias. El 81% está encabezado por una mujer. Según la Encuesta de Condiciones de Vida, publicada en julio, cuatro de cada diez familias monoparentales, el 41,1% está en riesgo de pobreza. La mitad (52%) no puede afrontar imprevistos y el 68,8% llega con dificultades a final de mes. Un estudio de 'Save The Children' advierte de que la tasa de pobreza ha llegado durante la pandemia hasta el 47,9% en hogares de mujeres solas con hijos.

Cuatro de cada diez familias monoparentales, el 41,1% está en riesgo de pobreza. La mitad (52%) no puede afrontar imprevistos

Las mujeres que están solas para el cuidado de sus hijos advierten de que llegan agotadas a este momento de la vuelta al cole. Miriam Tormo, madre monoparental de un niño de seis años y coordinadora de la Asociación Madres Solteras por Elección, podría contar cientos de casos. Quienes no tenían empleo están ya tiritando, encontrar trabajo es aún más difícil en estas circunstancias. Las que tenían un empleo precario en muchos casos se han ido al paro. Otras se han acogido a los ERTE, son autónomas que se han quedado sin ingresos... Incluso las que partían de mejores condiciones y tenían un trabajo mejor remunerado o más estable han visto cómo se empobrecía su familia en pocos meses, han tenido que pedir reducción de jornada y renunciar a parte del sueldo para cuidar de sus niños. Las que han tenido teletrabajo presentan, “en un alto porcentaje”, cuadros de ansiedad. Porque estar sola al frente de la casa, del trabajo y del cuidado de los hijos es un Everest imposible de escalar sin secuelas.


Sin ayudas

“Yo me he comido todo mi colchón. Esta mañana me dijo una amiga que iba a aprobarse un permiso retribuido para permitir el cuidado de los hijos durante la pandemia. Esperemos que sea verdad pero claro ahora vendrán las condiciones, que si tienes vivienda en propiedad no te la dan, por ejemplo. Pues tendré que pagar mi hipoteca, ¿no? Ya me sé esto. Que para cobrar la ayuda tienes que ser un unicornio rosa con alas... Me temo que será otra vez lo mismo”, dice Sonia, la operadora de cámara con mucho escepticismo.

El Gobierno anunció que perfila ya ese permiso retribuido para el cuidado de hijos durante la pandemia. Hasta ahora lo que existía era un permiso no retribuido y la posibilidad de un permiso recuperable, es decir que debes devolver las horas para tu empresa. “Eso qué ayuda es”, se pregunta Miriam Tormo, que deja claro que es imposible doblar turnos o alargar aún más la jornada si tienes hijos a tu cargo y estás sola. “Para nosotras eso supone solo posponer el problema”, avisa.

El Gobierno anunció que perfila ya un permiso retribuido para el cuidado de hijos durante la pandemia. (iStock)
El Gobierno anunció que perfila ya un permiso retribuido para el cuidado de hijos durante la pandemia. (iStock)

Dentro de las medidas llamadas por el Gobierno como “escudo social” se anunciaron ayudas a los gobiernos autonómicos para la conciliación, especialmente de familias monoparentales. “Solo un 37% de las comunidades han tomado alguna medida para favorecer la conciliación”, aseguran desde la Asociación Madres Solteras por Elección. Tampoco los ayuntamientos piensan en este modelo de familia. “Muy pocos han intentado algo. Hay un servicio de canguro en Barcelona pero poco más. Implementan unidades de respiro familiar pero no pensando en nuestras familias”, aseguran desde este grupo.

Sentimiento de culpa

“Tenemos preocupación por la educación de nuestros hijos, por la brecha educativa, pero también miedo al contagio y nuevos confinamientos que en nuestras familias es tan difícil de gestionar. Vivimos en una encrucijada. Si llevamos a los niños al colegio muchas no podrán asumir el riesgo. Si los dejamos en casa, no podemos trabajar las ocho horas. Y llegamos aquí agotadas desde marzo”, avisa Miriam Tormo. “Además ahí está el siempre presente sentimiento de culpa”, añade. Cuenta casos de madres solas que han tenido coronavirus, veían agravarse sus síntomas pero temían ir al hospital porque no tenían con quien dejar a sus hijos. “Hay casos durísimos, muchos más de los que puedes imaginar”.

Ahora mismo si a un niño lo mandan a casa a pasar una cuarentena, una madre que esté sola a su cargo no tiene derecho a ningún permiso

Este tipo de familias ha desplegado una campaña para hacer oír sus reivindicaciones. Denuncian un trato fiscal que las penaliza, se amplían los permisos de maternidad y paternidad pero ellas solo pueden disfrutar uno, “castigan así a nuestros hijos”. Reclaman un marco regulador estatal, una ley como la que prima a las familias numerosas. Exigen permisos retribuidos durante la pandemia para el cuidado de hijos y ayudas para el pago de cuidadores.

Ni abuelos ni colegios

El coste del covid no puede recaer sobre las mujeres y menos sobre las madres de familias monomarentales”, subraya Yolanda Carrasco, secretaria de la Mujer de CCOO en Andalucía. Este sindicato ya advirtió al Gobierno en marzo que las medidas aprobadas eran insuficientes y recalcó que ese ‘Plan Me Cuida’ dejaba fuera a muchos colectivos, entre otros al de las madres solteras. Hay muchas trabajadoras que no pueden acogerse al teletrabajo. “Imagínate cómo lo están pasando las que trabajan en la dependencia, quiénes trabajen por ejemplo en una residencia de ancianos o en ayuda a domicilio que son la inmensa mayoría mujeres”, señala Carrasco.

Foto: Las CCAA endurecen las medidas para salvar la vuelta al colegio y al trabajo

Los sindicatos exigen “medidas excepcionales” porque la situación lo es. Ahora mismo si a un niño lo mandan a casa a pasar una cuarentena, una madre que esté sola a su cargo no tiene derecho a ningún permiso a no ser que el niño dé positivo en coronavirus. Solo en ese caso se activa una baja por enfermedad. Pero si el menor da negativo, aunque tenga que estar en casa confinado 15 días, los progenitores dependen de que el médico de cabecera, si quiere, les firme la baja. Legalmente no están amparados. Ni siquiera en el sector público, donde la única solución que se ofrece es el teletrabajo. Los convenios de las empresas no recogen en la inmensa mayoría de los casos permisos retribuidos para el cuidado de hijos, solo en caso graves como el de niños con cáncer. Y a partir de septiembre muchos niños tendrán que quedarse en casa para hacer cuarentena sin estar oficialmente enfermos.

“El problema de la conciliación no es nuevo en España pero la pandemia lo está mostrando con toda su crudeza y en el caso de las familias ‘monomarentales’ imagínate”, señala Carraco. Hasta ahora se ha confiado todo a la escuela y a los abuelos pero ninguna de esas opciones sirve ahora con covid. “Es lamentable”, señala la portavoz de CCOO, que apunta también a la necesidad de que las empresas se hagan corresponsables de la situación y “no se laven las manos”. “Esto es un problema de salud pública”, insiste. Recuerda además que ni siquiera el teletrabajo es “una medida de conciliación”.

Paro Vuelta al cole Colegios
El redactor recomienda