UNA INVERSIÓN DE 311 MILLONES DE EUROS

Maro, el paraíso que tendrá hotel y campo de golf: "Si no se hace, no vamos a remontar"

El plazo de construcción se estima en una década. Habría que recalificar terrenos y 'levantar' los invernaderos. Salsa Inmobliaria lo impulsa. Los ecologistas: "Lo tienen crudo"

Foto: Recreación de cómo quedaría el campo de golf de 18 hoyos, ya con los invernaderos desmantelados (Vídeo Maro Golf).
Recreación de cómo quedaría el campo de golf de 18 hoyos, ya con los invernaderos desmantelados (Vídeo Maro Golf).

La serie Verano Azul, la Cueva de Nerja,… y los acantilados de Maro. Al tridente de referencia potencial del municipio nerjeño se le añadiría una iniciativa que aspira a convertirse en un catalizador de inversión (311 millones de euros) y empleo (1.600 empleos).

Levanta pasiones encendidas el polémico hotel de cinco estrellas gran lujo y campo de golf que planea Salsa Inmobiliaria (Sociedad Azucarera Larios) en Maro, junto a los acantilados, dos kilómetros de calas y barrancos, en uno de los enclaves más bellos y protegidos de la provincia de Málaga, con playas de difícil acceso a las que solo se puede llegar andando, después de una larga y tortuosa caminata.

La compañía ha presentado al Ayuntamiento de Nerja una propuesta de convenio para llevar a cabo un desarrollo turístico y que incluirá también una zona residencial de 50 hectáreas con capacidad para 680 viviendas, situadas al norte del N-340. Según ha confirmado El Confidencial de diversas fuentes, la parte urbanizable mantiene unos usos residenciales familiares y de edificación estilo ‘Pueblo mediterráneo’ en tipologías plurifamiliares “con predominio de la permeabilidad entre edificaciones y los espacios libres”.

[Aquí el vídeo del anteproyecto]

El compromiso es destinar una parte del proyecto a una zona urbanizable de baja intensidad que se situaría a más de 500 metros de línea de costa. Esta zona se encuentra actualmente rodeada por suelos ya urbanizados o urbanizables, según el actual PGOU de Nerja. Estos terrenos urbanizados ya separan esta futura zona residencial de parque natural y del BIC (Bien de Interés Cultural).

Este es uno de los puntos que enfrenta a los ecologistas que temen una desprotección. De hecho, el proyecto prevé un cambio de PGOU y convertir suelo no urbanizable y rústico en urbanizable. Para ello se necesitaría no solo el apoyo del Ayuntamiento de Nerja, ahora regido por el PP (que ya lo presentó en 2015), sino la aprobación de varias consejerías de la Junta de Andalucía.

Rafael Yus, de Gena-Ecologistas en Acción: “Vaticino recursos contenciosos administrativos. Lo tienen bastante crudo”

Rafael Yus es presidente de Gena/Ecologistas en Acción e impulsor de la plataforma ‘Otra Nerja, otro Maro es posible’. ”Tienen que justificar muy bien ‘levantar’ la protección especial agrícola. No se puede hacer a la ligera”, señala Yus a este diario. Este amparo legal arranca del Plan de Especial Protección del Medio Físico de Málaga de 1985, que tiene preponderancia sobre el PGOU. “Vaticino recursos contenciosos administrativos. Lo tienen bastante crudo”, añade el ecologista.

"Esto es un proceso largo"

Nieves Atencia, concejal de Urbanismo del municipio, asegura a El Confidencial que en estos meses analizarán las alegaciones presentadas al anteproyecto “unas 50, pero en realidad son muchas más porque de estas hay una gran parte que están firmadas por bastantes personas”. “Esto es un proceso largo”, dice, pero no quiere precisar cuándo podrían estar todos los permisos. “No es fácil calcularlo”. Solo el proceso de construcción del proyecto podría llegar a una década.

Recreación de cómo quedaría el hotel de lujo situado en la fábrica en ruinas de San Joaquín  (Vídeo de Maro Golf).
Recreación de cómo quedaría el hotel de lujo situado en la fábrica en ruinas de San Joaquín (Vídeo de Maro Golf).

El anteproyecto prevé la preservación del Parque Natural Maro– Cerro Gordo. “En él se desarrollarán exclusivamente las actividades previstas por la Ley de Espacios Naturales como la preservación de la zona de acantilados y la protección paisajística del núcleo urbano de Maro”, según se recoge en el convenio.

Una de las partes más polémicas es el campo de golf, de 18 hoyos, que también incluye campo de prácticas y putting-green, en colindancia con los acantilados, pero sin invadir su zona de protección, según la propuesta. En el vídeo que promociona Salsa Inmobiliaria se destaca que la agricultura intensiva que hay en este área, actualmente ocupada con invernaderos (360.717 metros cuadrados), “deteriora sensiblemente el paisaje y sus valores ambientales”.

"Para dos o tres viejecitos ingleses"

El uso del agua es otra de las grandes batallas. La empresa, como recogen las imágenes, “utiliza el manantial de Maro para usos no agrícolas”. El anteproyecto indica que el campo de golf usaría aguas residuales procedentes de la depuradora de Nerja (aún sin finalizar). Considera Yus que eso conllevaría a la construcción de canalizaciones. “La generación del agua residual es un proceso costoso”, indica. “¿Van a hacer el campo de golf para dos o tres viejecitos ingleses?”, se pregunta.

Diversas fuentes consultadas por El Confidencial desglosan cómo se dividirían los 1.600 empleos que pretenden crear: unos 600 empleos permanentes en las instalaciones turísticas; 450 en hoteles; 38 en el campo de golf; 90 en actividades comerciales y otros servicios; unos 50 en otros tipos de actividades asociadas. Se estima que se generarán en torno a otros 1.000 empleos inducidos cuando termine la construcción y se inicie la actividad. La medial anual de empleos creados se eleva a 520 personal en la construcción del campo de golf más el residencial, durante 10 años de ejecución.

Estado actual de una de las zonas próximas a los invernaderos (PEDRO R. SALINAS).
Estado actual de una de las zonas próximas a los invernaderos (PEDRO R. SALINAS).

Cabell Robinson, diseñador de campos de golf, entre otros el de Valderrama (Sotogrande) donde se celebró la Ryder Cup de 1997, ha sido contratado por Salsa Inmobiliaria para la elaboración del trazado en el que más de 200 hectáreas, el 90% de la superficie, serán áreas libres. La zona, donde viven familias subarrendadas de antiguos colonos agrupados en cooperativas desde el siglo XIX que se verán afectadas por la expropiación de sus viviendas, conllevará la restauración del entorno azucarero, además de la puesta en valor de la antigua fábrica de San Joaquín, que data de 1884.

Vecinos de Nerja consultados por este diario creen que Maro Golf supondrá un aliciente muy significativo para la zona, que dista 58 kilómetros de Málaga capital. “Si al final no llega a ejecutarse, esta zona no va a remontar”. Y añaden: “¿La autovía con Málaga? Esto ha sido el gran engaño. El estar más cerca de la capital y de la Costa del Sol Occidental nos ha hecho, de modo paradójico, perder potencia turística. Ahora los visitantes de la Cueva de Nerja van y vienen en el día y no se quedan aquí”, lamentan.

Imagen actual de la zona colindante con los invernaderos (Vídeo Maro Golf).
Imagen actual de la zona colindante con los invernaderos (Vídeo Maro Golf).

Juan Carlos Pinilla, presidente de los empresarios de Nerja, respalda la inversión, pero cree que el número de viviendas debería ser de 400 en vez de 600. “Tienen que ser casas buenas y con mucha parcela. Además, el campo de golf por sí mismo no es rentable, pero es mejor que el uso agrícola que necesita más carga química de fertilizantes”.

Y la concejala de Urbanismo avisa: “Aún queda mucho recorrido. Vamos andando, poco a poco. Si no se puede, se estudiarán otras posibilidades”.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios