PELEA A LA IZQUIERDA DEL PSOE

Podemos busca líder contrarreloj frente al tándem de Teresa Rodríguez y Kichi

Las distintas corrientes dentro de la formación morada apuestan por una lista de consenso para la asamblea andaluza y avisan del peligro de que Iglesias decida a dedo desde Madrid

Foto: Teresa Rodríguez en una imagen de archivo. (EFE)
Teresa Rodríguez en una imagen de archivo. (EFE)

Podemos Andalucía busca líder. La marcha anunciada de Teresa Rodríguez deja descabezado un partido que ha llevado mucho tiempo metido en sus propias peleas internas y sin implantarse en el territorio, sin pisar los pueblos y sin consolidar otros liderazgos al margen del de la dirigente de Adelante Andalucía, en pulso abierto constante con Pablo Iglesias.

Finalizada la asamblea estatal de Podemos, la III Asamblea Ciudadana Andaluza se celebrará entre el 24 de mayo y el 19 de junio. Entre el 25 y 28 de mayo, se deben presentar las candidaturas, y entre el 4 y 5 de junio, será el registro oficial de listas y documentos políticos.

Tras el 'divorcio civilizado' que formalizaron ante las cámaras Rodríguez e Iglesias el pasado febrero, toca buscar un referente que capitanee a los morados en Andalucía. Todas las fuentes consultadas aseguran que no hay ningún nombre decidido y que, de nuevo, las distintas corrientes andaluzas advierten de que no puede ser un nombre puesto a dedo desde Madrid por Iglesias y su núcleo duro.

Eso no permitiría, señalan fuentes de Podemos, implantar el partido en las distintas provincias andaluzas. La dirección saliente ha tenido un grave déficit en los liderazgos más allá de la cúpula andaluza. Las batallas internas y una concepción excesivamente centralista no han permitido al partido morado cumplir con su hoja de ruta para conseguir una implantación en los pueblos de Andalucía.

El tirón de Kichi

Apartado de la marca Podemos el tándem de Teresa Rodríguez y el alcalde de Cádiz, José María González 'Kichi', que se volcarán en la marca Adelante Andalucía, los nombres que quedan apenas son conocidos. Ya antes de formalizarse el divorcio de la cúpula de Podemos Andalucía y su salida del partido, Iglesias había empezado a sondear entre las bases andaluzas y había lanzado a varios dirigentes a buscar apoyos. Precisamente esos movimientos internos precipitaron una ruptura que ya estaba decidida por ambas partes.

El alcalde de Cádiz, José María González 'Kichi'. (EFE)
El alcalde de Cádiz, José María González 'Kichi'. (EFE)

Las opciones más cómodas para Iglesias pasarían por buscar en los diputados andaluces de Podemos en el Congreso. Sin embargo, esa apuesta choca con la intención de buscar un perfil de alguien capaz de ponerse a recorrer Andalucía hasta las próximas elecciones autonómicas.

La diputada por Cádiz Noelia Vera ya se encargó de dejar claro que no optaría a liderar el partido en Andalucía tras la marcha de Rodríguez. Es diputada y tiene un cargo en el Ministerio de Igualdad. No sería compatible con una tercera responsabilidad en la dirección andaluza.

Susana Serrano (3i), junto a Iglesias, Maíllo y otros candidatos, durante un mitin de Podemos. (EFE)
Susana Serrano (3i), junto a Iglesias, Maíllo y otros candidatos, durante un mitin de Podemos. (EFE)

En la misma situación están otros nombres como los de la diputada por Sevilla María Márquez, a la que algunos de Podemos apuntan por su proximidad a Juan Carlos Monedero, o Susana Serrano, portavoz en el Ayuntamiento de Sevilla y coordinadora de Podemos en esta provincia. Ambas se acaban de incorporar al consejo estatal del partido, con lo que sus nombres quedarían descartados porque es incompatible. Siempre podrían renunciar a esos cargos estatales, pero acaban de ser nombradas, lo que no tendría mucho sentido, admiten fuentes de la formación morada.

Corrientes moradas

Las corrientes mejor posicionadas dentro de Podemos Andalucía son tres. Por un lado 'Sí Podemos Andalucía en Movimiento', que integra a perfiles que estuvieron dentro de la corriente de Anticapis con Teresa Rodríguez pero que acabaron por situarse en la mitad de la batalla interna, con críticas tanto a la líder andaluza como a Iglesias. Después está la corriente ‘Somos Podemos Andalucía’, integrada por los pablistas clásicos, fieles al coordinador general y enfrentados a muerte estos últimos meses a la dirigente andaluza de la formación.

Una tercera familia dentro de las filas andaluzas la constituye ‘Extender Podemos Andalucía’. Estos han lanzado un manifiesto en el que apuestan por una sola candidatura a la dirección andaluza y convocaron una reunión telemática el pasado viernes 22 de mayo para sondear esa candidatura de unidad.

Iglesias ya lanzó una candidatura alternativa a Teresa Rodríguez en unas primarias internas que se celebraron en julio de 2018 y en las que la líder entonces del partido barrió con un 75% de los apoyos. El nombre de quien puso cara entonces a ese pulso interno, Isabel Franco, también está descartado en las quinielas del partido.

Perfiles andaluces

Frente a nombres que están en Madrid en la órbita directa de Iglesias, hay quien desde dentro del partido defiende perfiles como el de Libertad Benítez, que fue diputada andaluza hasta las últimas elecciones, es afiliada al SAT y procede de las filas de la CUT, tiene raíces en el campo y arrancó su vida política como concejala en Aguadulce (Sevilla), “uno de los pueblos donde los curas obreros se atrevieron a hacer política con mayúsculas”, defendía en su perfil personal.

Dejan claro además que hay que buscar un líder para construir partido que no tiene por qué coincidir, explican, con quien ostente la candidatura a la Junta de Andalucía en las próximas elecciones. No obstante, si ya va a haber codazos por el espacio electoral de la izquierda, no buscar desde el primer momento un cartel electoral sería arriesgado.

Lo cierto es que Podemos no cuenta con un liderazgo claro que se ponga al frente para sustituir a Teresa Rodríguez, y a la izquierda del PSOE en Andalucía la batalla será cruenta. Ya se está viviendo en el Parlamento andaluz, donde Izquierda Unida y el grupo escindido de Teresa Rodríguez libran una batalla soterrada por el control de la iniciativa política, donde cada vez se registran más golpes bajos entre los propios diputados del grupo. Rodríguez quiere la marca Adelante Andalucía, la confluencia electoral con la que concurrieron Podemos e IU, más otras formaciones andalucistas, en las últimas autonómicas. IU no piensa, advierten, renunciar a esa marca electoral que ya afines a Rodríguez se encargaron meses atrás de registrar como partido político.

Rodríguez, instalada en un discurso andalucista, proclamó que se iba de un Podemos "masculino, madrileño, universitario y de clase media"

La convivencia en el grupo será obligada, porque hay una disputa por la marca electoral y porque los recursos económicos del grupo parlamentario serán para quien resista. Los diputados que se escindan como no adscritos no tendrán asignaciones como grupo en la Cámara, así que todos asumen que tienen por delante meses de dura convivencia.

La presidenta de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, en la manifestación del 8-M. (EFE)
La presidenta de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, en la manifestación del 8-M. (EFE)

Teresa Rodríguez, instalada en un discurso andalucista, proclamó que se marchaba de un "Podemos masculino, madrileño, universitario y de clase media". Es la imagen contra la que Pablo Iglesias debe luchar en Andalucía.

Desde Podemos, no muestran ninguna preocupación por tener que plantar cara al tándem de Rodríguez y Kichi, y aseguran que más allá de su personal tirón mediático "no tienen partido", mientras que la marca de Unidas Podemos, defienden, "está fuerte". La pelea en la izquierda andaluza será dura. A estas corrientes se suma la de Más País. Íñigo Errejón reclutó a otros perfiles de Podemos Andalucía que también habían plantado cara a Rodríguez en primarias internas como Carmen Lizárraga o Esperanza Gómez.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios