Nueva polémica en el SAS

Pacientes con cáncer denuncian que se quedaron sin quimio por el covid

Un total de 13 asociaciones denuncian ante Salud casos de pacientes oncológicos del Hospital Macarena que se han "agravado considerablemente" tras suspenderse las sesiones

Foto: Imagen del National Cancer Institute en Unsplash.
Imagen del National Cancer Institute en Unsplash.

¿Cómo estás? “Yo, empeorando”. Yoana Rubio ha acudido dos veces a Urgencias del Hospital Virgen Macarena de Sevilla porque “no podía soportar más el dolor”. Está diagnosticada de metástasis leptomeningea, que afecta al cerebro y la médula espinal. Hace ya tres años. Once atrás, tuvo un cáncer de mama.

Para ella, el decreto del estado de alarma está siendo horrible, pero no por el covid-19 —ni siquiera por el miedo a contraerlo— sino por el agravamiento de su enfermedad. Su oncólogo le suspendió “de forma temporal” el tratamiento de quimioterapia que estaba recibiendo. “Él no tiene la culpa, es un excelente profesional que me ha salvado la vida, que quede claro, que no es su responsabilidad, por favor”, repite la paciente cada vez que puede. “Si pillo el covid, no lo cuento, y en las circunstancias del hospital no era seguro que siguiera acudiendo a recibir mi tratamiento”.

La última vez que tuvo cita para una revisión fue el 24 de abril. Su ciclo de quimioterapia se suspendió a mediados de marzo, como ha ocurrido con otros pacientes, porque es grupo de riesgo y no estaba segura si seguía acudiendo con periodicidad al centro hospitalario, según le explicaron. En ese momento en este centro sanitario hubo un importante pico de contagios entre sanitarios que hizo disparar las alarmas. Como consecuencia de lo ocurrido, el gerente del hospital ha dimitido, aunque en la comunicación oficial alegaron “motivos familiares”.

Ahora un grupo de medio centenar de cargos intermedios del hospital promueven un escrito en defensa de la actuación del gerente dimitido, Francisco Merino, y de sus propios cargos. También la Consejería de Salud ha hecho levantar sospechas sobre las bajas de los profesionales al anunciar que se habían incorporado “de golpe” 200 sanitarios tras la marcha del gerente, lo que calificó en el periódico ‘Abc’ de “milagro”. En la respuesta por escrito a este periódico antes de publicar la información sobre este caso, la Consejería de Jesús Aguirre habló en todo momento de “125 profesionales infectados, 37 de baja y 88 de alta”. De dónde salen ahora esos 200 profesionales no lo aclaran.

Denuncia ante Salud

Pese al escrito firmado por 13 asociaciones de lucha contra el cáncer, Salud quiere “desmentir rotundamente que se haya suspendido ningún tratamiento de quimioterapia de ningún paciente”. “La actividad oncológica durante el Covid ha seguido su curso con total normalidad”, añaden ante el requerimiento de El Confidencial. Incluso defienden que se ha trasladado el Hospital de Día a una nueva ubicación “para ampliar los espacios”.

Con los pacientes con cáncer el problema está en la ubicación de oncología en el hospital. Del sótano segundo, donde están las consultas, debían subir a la cuarta planta a darse quimioterapia. Ahora, de forma temporal, a la segunda, explican los afectados. Los circuitos específicos para estos pacientes, alejados de covid, “no eran seguros”, explicaron a los pacientes a los que han suspendido el tratamiento.

A Yoana le han doblado la morfina para que pueda resistir, va ya por los 75 gramos, “más los rescates”. Cuando a estas mujeres afectadas se les dice que Salud niega que se les haya suspendido su tratamiento, se quedan mudas de impotencia. Su ‘quimio’ es por punción lumbar, muy específica, y cree que no puede administrarla cualquiera. Eso explica ella cuando se le pregunta por qué ni ella ni otras mujeres, también con complicaciones oncológicas de tipo neurológico, han sido trasladadas a otros hospitales en Sevilla, como el Virgen del Rocío, que sí siguen aplicando sus tratamientos con plena normalidad.

"O cáncer o covid"

El de esta mujer de 41 años de La Rinconada (Sevilla) es un caso pero no es único. Las 13 asociaciones contra el cáncer que han denunciado lo que está ocurriendo en este hospital sevillano han dejado constancia de todos los detalles en un escrito, al que ha tenido acceso este periódico, que se registró en la Consejería de Salud este lunes. “La situación del servicio de Oncología del Hospital Virgen Macarena se ha agravado notablemente con la aparición de la pandemia del covid-19, puesto ello está suponiendo en la actualidad que algunos de los enfermos no estén recibiendo las sesiones de quimioterapia prescritas”, señala en su punto cuarto.

El escrito explica que se han anulado “citas presenciales no imprescindibles” y “se están realizando consultas telefónicas”. Eso también lo admite la Consejería de Salud. Pero añaden las asociaciones contra el cáncer:A pacientes oncológicos les están suspendiendo las citas para recibir tratamiento y por ello, hay enfermos que están, literalmente viéndose desfallecer, por carecer del tratamiento adecuado en el momento adecuado”. Señalan la incertidumbre que viven estos pacientes por la suspensión de sus tratamientos y aseguran: “O morimos por la infección, que podemos contraerla o no, o morimos por el cáncer por no tratarlo. La trágica diferencia es que el cáncer ya lo tenemos”.

Que sean de "alto riesgo"

Es Ángela Claverol, presidenta de la Asociación de Mujeres con Cáncer de Mama de Sevilla (Amama), y el abogado de la asociación, Manuel Jiménez, quienes encabezan este escrito a la Junta de Andalucía en el que piden que los pacientes oncológicos sean considerados como “de alto riesgo”. No lo son en la actualidad. Exigen también que se adapten las instalaciones en el Hospital Macarena para que reúnan las condiciones sanitarias de habitabilidad y confortabilidad para que estos pacientes “puedan ser tratados dignamente”. “Pensarán que como nos vamos a morir de todas formas da igual”, lamenta con profunda indignación Claverol.

En esa denuncia a Salud, las asociaciones contra el cáncer se remontan a octubre de 2019. Se reunieron con el gerente del hospital, ahora dimitido, y le hicieron entrega de una carta donde se explica las dificultades de los pacientes oncológicos en ese centro. “Con condiciones deplorables e indignas”, refieren en el escrito. Masificación en las consultas, pacientes que han de pasar horas de pie, salas de espera sin ventilación natural, consultas que no disponen ni de lavabo para que los sanitarios puedan lavarse las manos... El acceso debe hacerse en ascensor “muy frecuentado” o a pie, por las escaleras, lo que la mayoría de pacientes no pueden por su tratamiento. La unidad de día, donde se recibe el tratamiento, fue trasladada por el covid a la cuarta planta del edificio principal del hospital. “Una complicación más para el paciente oncológico”, denuncian. Hay “seis plantas de diferencia” y “no hay un ascensor que permita el acceso directo”. Hay que tomar dos ascensores. “Este espacio indigno e impresentable solo es salvado por la profesionalidad de todo el personal sanitario, administrativo y de mantenimiento, que allí desempeñan su trabajo, en las mismas condiciones de precariedad que sus usuarios”.

La mudanza, parada

En 2018, este hospital contaba con un proyecto para un nuevo edificio de oncología en un recinto cedido por la Universidad de Sevilla. El entonces gerente les aseguró que el proyecto "no se había olvidado, pero su realización se presentaba en un futuro muy lejano.

El colectivo concluye su escrito a la Consejería de Salud dejando claro que se reserva acciones civiles o penales “en defensa de la dignidad y la vida de los pacientes representados”. “Sufro mucho dolor pero también sufro por mi hijo y por mi marido, porque los veo sufrir. Sentimos mucha impotencia”, concluye Yoana antes de finalizar la conversación. Días atrás, ni siquiera podía atender al teléfono porque se lo impedía el dolor.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios