MÉDICA FORENSE

"No está claro si un cadáver de Covid sigue contagiando. Todo cuerpo es sospechoso"

Rocío Marín es la directora del Instituto de Medicina Legal de Sevilla. Investiga la muerte y, aunque los forenses están acostumbrados a tratarla, "ahora todo es más duro", cuenta

Foto: La forense, en su despacho. (Juan López Cepero)
La forense, en su despacho. (Juan López Cepero)

La parte más llamativa de nuestro trabajo por la letalidad que produce esta pandemia de Covid-19 es el tema de los levantamientos de cadáveres. Lo seguimos haciendo con normas estrictas de seguridad. Somos sanitarios que hacen investigación de la muerte y pertenecemos a un grupo que sí está teniendo las medidas de protección correspondientes. Nosotros tenemos tiempo para hacer las cosas con antelación. No llegamos a una casa y te encuentras a una persona en parada cardíaca, y en 20 minutos te juegas la vida de una persona. Vamos después y eso nos permite cierta calma.

Cumplimos el confinamiento, no hay servicio cara al público y hacemos turnos rotatorios de patólogos y auxiliares de autopsia de servicios mínimos en el Instituto de Medicina Legal de Sevilla. Al día siguiente, son otras personas, para que no haya desgaste y evitar contaminación. Seguimos trabajando con la normalidad que es posible.

Ahora, cuando nos llaman para un levantamiento de cadáver, el médico forense que acude recaba información, que puede tener a través del 061 o la Policía... Cuando llega al domicilio, se coloca un equipo de protección (EPI). Nos da tiempo, nos protegemos de forma integral, cumpliendo todas las reglas, y entramos a hacer un examen del cuerpo. Intentamos que la conversación con la familia sea manteniendo una distancia de seguridad a uno o dos metros.

Cumplimos el confinamiento, no hay servicio al público y hacemos turnos rotatorios de patólogos y auxiliares de autopsia

Estamos incluso teniendo menos mortalidad que el año pasado. Desde que empezó el estado de alarma, hemos visto en el servicio 103 fallecidos. No hay movilidad, no hay accidentes de tráfico, por ejemplo. En marzo, hemos hecho desde el instituto 76 levantamientos de cadáver, 71 han llegado a nuestro servicio, en algunos casos descartando totalmente por sus antecedentes cualquier sospecha de que fueran por coronavirus.

Pruebas de Covid

En aquellos casos en los que por sus antecedentes, referidos por la familia o porque estas personas hubieran consultado al médico, pudieran haber fallecido por coronavirus, con todas las medidas de seguridad, con nuestro EPI, que es igual al que llevan los funerarios, ese cadáver se traslada embolsado con el desinfectante que dicta la normativa y se lleva al servicio de patología.

Al llegar el cadáver, se le hace como primera medida una toma de muestra para Covid, que ya hemos visto cientos de veces cómo se toma esa muestra naseofaríngea, y el cadáver se guarda en la cámara. El Instituto de Medicina Legal de Sevilla tiene un acuerdo con el laboratorio de microbiología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

La forense, a la salida del Instituto. (Juan López Cepero)
La forense, a la salida del Instituto. (Juan López Cepero)

Hasta que no tenemos el resultado, el cadáver no se toca. Se suelen tomar las muestras por la mañana y se reciben los resultados por la tarde. Eso permite tomar una decisión al día siguiente para hacer una autopsia con seguridad, tras 24 horas de frío, sin prejuicio de que ahora mismo con cualquier cadáver se extreman las medidas de seguridad. No es pensable hoy en día hacer una autopsia sin tu EPI completo, gafas, mascarilla, doble guante... Hay que protegerse.

Si el fallecido da positivo de Covid, no se hace nada. Se cumple la normativa. Es una muerte natural, no hay ninguna diligencia más sobre el cadáver, ya está aclarado nuestro trabajo sobre la causa de la muerte y se va a incineración o inhumación.

Investigar la muerte

Claro que seguimos haciendo autopsias. Si tenemos un PCR fiable que nos dice que no hay coronavirus, tenemos que hacer una investigación de la muerte. Lo que pasa es que, incluso así, ahora todo cuerpo es sospechoso de Covid. Interesa no relajarse nunca.

Sobre el manejo de los cadáveres, tenemos muchas recomendaciones, cada día nos inundan de protocolos. Seguimos las recomendaciones de un comité internacional de Cruz Roja para el manejo de los fallecidos por Covid-19 que dice que la pandemia “no debe impedir la investigación medico-legal de la muerte cuando así lo requieran las autoridades”. Actuamos en muertes sospechosas o en custodia, pero se deben adoptar medidas adicionales de seguridad.

El virus, en los fallecidos

Sobre si el coronavirus sigue contagiando en un cadáver, como todo lo que se relaciona con este proceso, no está muy claro. Nos recomiendan no producir aerosoles, hay actividades que se hacen con el cadáver en que saltan gotitas y hay que evitar sobre todo los pulmones. No está nada claro. Se recomienda la menor manipulación posible, sobre todo de las vías respiratorias.

La forense Rocío Marín. (Juan López Cepero)
La forense Rocío Marín. (Juan López Cepero)

Pero si es un homicidio, la investigación se hace extremando las medidas de seguridad. Haciendo radiografías, pruebas complementarias, e intentamos una autopsia mínimamente invasiva. El cadáver no tose. Tocarlo mientras que no haya salida de líquidos no es un problema, pero sí se puede producir cuando estés tomando una muestra. El peligro muchas veces está más en el contacto dentro de la casa, con los familiares que han convivido con el fallecido.

Una prueba positiva

En Sevilla, hemos hecho 18 determinaciones (pruebas) en marzo en 101 cadáveres cuando por la clínica de la persona hemos estimado necesario hacer ese despistaje. Hemos cogido un caso de coronavirus y otro de gripe A. En todos los casos en que hemos hecho esas pruebas, no han dejado de revertir a la sociedad. Piensa que en el caso positivo dimos una alerta epidemiológica y cualquier persona que estuvo próxima ha tenido su seguimiento y se controla la propagación de la pandemia. Para los negativos, es una tranquilidad para las familias.

Ahora, a las muertes se une el hecho de que la gente no se puede despedir de sus fallecidos, no se puede ir al tanatorio, no hay funeral, pero esas personas han tenido la tranquilidad de saber de qué murió su familiar. Creo que es una labor importante que estamos haciendo para la sociedad. Informamos si hay muerte por Covid o un infarto. Si podemos dar respuesta a las personas sobre la causa exacta del fallecimiento de un familiar, lo hacemos, porque estamos viviendo una situación dura para nacer pero también dura para morir. Que nadie se quede con la duda. Por morir en la época del coronavirus, no todo el mundo muere de esto.

Tocar lo menos posible

Cuando acudimos a los domicilios, hacemos con la Policía un estudio fotográfico que luego revisamos. Se toca lo menos posible. Se contacta lo menos posible con la familia. Esto también es duro. Estábamos acostumbrados a tratar mucho con los familiares, con nosotros empezaban el duelo, pero ahora hay que disculparse con ellos de que el trato sea así. Ya sale mucho en la televisión, pero al principio cuando llegábamos la gente se impresionaba, con el buzo, llamaba mucho la atención. Al servicio también tiene que venir un único familiar cuando se trata de identificar un cadáver. Estamos acostumbrados a tratar con la muerte, pero sí, ahora es más duro.

La forense Rocío Marín. (Juan López Cepero)
La forense Rocío Marín. (Juan López Cepero)

Nadie ha prohibido en España hacer autopsias. La confusión parte de la orden de la Organización Médica Colegial, que lanzó un comunicado que entendemos los forenses que se refiere a los médicos clínicos, a los que están en un centro de salud, de paliativos. Les informaba del procedimiento para certificar las muertes y daba recomendaciones intentando que no se judicializaran estas muertes, pero es que son muertes naturales, nosotros nunca vamos a intervenir si sabemos que la muerte es por Covid. Los forenses intervenimos solo en muertes sospechosas. Al meter a los forenses en este comunicado, se ha generado una interpretación errónea.

Cifras de muertos

Estoy segura de que hay muchos médicos también haciendo su trabajo y certificando las muertes como se debe. Habrá que esperar que pase un tiempo y ver los datos del Instituto Nacional de Estadística. Las muertes por Covid se van a conocer. Es imposible ocultar la muerte. Estamos asistiendo a los debates a los que estamos asistiendo, pero la muerte nunca se puede ocultar, siempre sale.

Las muertes por Covid se van a conocer. Es imposible ocultar la muerte

¿Se podrían guardar muestras de cadáveres en cámaras frigoríficas para hacer las pruebas 'a posteriori'? Sería una opción teórica, pero esa muestra tendría que recogerse y conservarse en determinadas condiciones, habría una cadena de custodia, lo veo muy complicado. Nosotros sí hemos establecido por protocolo recoger una muestra de sangre por si en un futuro interesa hacer un estudio en este sentido. El problema de las estadísticas siempre es el mismo, que cada uno cuenta de una manera. Creo que cuando pasen unos meses y los certificados de defunción lleguen a los registros y al INE, se van a conocer todas las muertes. Todas. No veo ningún interés en no contar cuántas muertes por Covid ha habido en España, por el bien de todos, por saber qué podemos hacer si vuelve a pasar una cosa así.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios