Andalucía avisa a los sanitarios de que no difundan las carencias de material médico
  1. España
  2. Andalucía
PROBLEMAS EN LA ATENCIÓN PRIMARIA

Andalucía avisa a los sanitarios de que no difundan las carencias de material médico

Desde la atención primaria, alertan de que siguen sin batas impermeables ni mascarillas y advierten de amenazas de apercibimientos y sanciones si difunden esta información

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

Llega un vídeo. Corresponde a un centro de atención primaria del Servicio Andaluz de Salud en Sevilla. “Todo, todo, todo, contando con la solidaridad de los ciudadanos que nos hacen los gorros y las batas, las máscaras. Todo artesano”. Cuatro enfermeros graban las condiciones en las que trabajan frente al Covid-19. No hay batas impermeables y llevan enfundadas capas de peluquería o bolsas de basura cosidas. Pantallas que ha hecho vecino con 3D. Mascarillas que no saben "si son homologadas". “Aquí estamos esperando que nos lleguen EPI adecuadas. Con esto tenemos que ir tirando”.

placeholder Foto: EC.
Foto: EC.

Es un tipo de vídeo que se ha visto en otras partes de España y en el extranjero, de Madrid a Nueva York los sanitarios denuncian la falta de material de protección. Pero a la hora de difundir el vídeo comienzan los problemas. Al final sus protagonistas ruegan encarecidamente que no se publique. Han recibido una llamada de “un cargo intermedio”, alguien de la cadena de mando del Servicio Andaluz de Salud (SAS), advirtiendo de que “se abrirá expediente a quien contribuya a generar alarma”. El personal afectado, ahora más desabastecido en los centros de salud de atención primaria que en los hospitales o las UCI, teme a esa presión. A cambio reenvían fotos de los equipos de protección que lavan con lejía y que deberían tirar, secándose al sol. Son los que van a reutilizar porque no tienen otros.

El gerente advierte

placeholder Pinche para leer la carta del director gerente del SAS.
Pinche para leer la carta del director gerente del SAS.

Este periódico ha tenido acceso a una comunicación del gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), Miguel Ángel Guzmán, del pasado 1 de abril. “Asunto: Prohibición de comunicar datos sobre pacientes de coronavirus”. Eso sería algo normal, obliga el código deontológico, la confidencialidad de los pacientes es sagrada. Los profesionales aseguran que no hay que hacer ese recordatorio. Llama la atención un párrafo de la misiva de director gerente del SAS. Habla del mando único del Ministerio de Sanidad y advierte de que se “reserva al Gobierno de la nación la facultad de hacer pública la información epidemiológica, la relativa a la situación de la capacidad asistencial, la relacionada con las necesidades de recursos materiales y con los recursos humanos”.

Desde la Consejería de Salud aseguran sobre la comunicación del gerente del SAS: "Entra dentro de la normalidad, es un recordatorio de la normativa vigente y recordamos que nos debemos al ministerio y que es el que tiene que proporcionar los datos. No tiene más recorrido el tema".

Foto: Varias imágenes de las batas y protecciones que deben usar los enfermeros.

El SAS asegura que no hay expedientes abiertos a profesionales sanitarios por denunciar las carencias. Algunos directamente afectados aseguran que son expedientes aún sin cerrar, en trámite, y sobre todo narran que hay muchas “llamadas y avisos”. "Los cargos intermedios llaman a los profesionales que detectan en redes o similar, les amenazan e incluso les hacen grabar vídeos rectificando", eso es lo que trasladan los trabajadores.

Temor a expedientes

placeholder Foto: EC.
Foto: EC.

La denuncia de represalias y amenazas al personal sanitario si denuncian sus carencias traspasa fronteras. Ha ocurrido también en Reino Unido. Tampoco la falta de material es algo que ocurra solo en Andalucía, pasa no solo en España sino en todo el mundo. En Madrid también estallaron los profesionales que han denunciado el uso de chubasqueros y gafas de buceo para protegerse. El PP ha criticado al Gobierno por esta falta de material.

Foto: Algunos de los recursos que el personal sanitario de Madrid usa ahora para protegerse. (EC)

La responsable del Sindicato de Enfermería Satse en Sevilla, Reyes Zabala, no oculta su sorpresa por el contenido de la misiva del gerente del SAS. “Seguiremos denunciando y exigiendo los equipos de protección individual de los profesionales. La nota del SAS no va a impedir ni a parar que los profesionales nos hagan llegar las deficiencias y se conozcan”, agrega.

VÍDEO | La Legión 'pone a punto' varios hoteles andaluces para recibir a pacientes asintomáticos con coronavirus

Andalucía tiene, según cifras oficiales, más de 2.000 profesionales sanitarios contagiados de Covid-19. Un 22% del total de contagiados, por encima de la media nacional. Salud asegura que es porque se les hace más pruebas. El personal insiste en que precisamente siguen faltando test.

placeholder  Foto: EC.
Foto: EC.

“No se dan datos comprometidos ni de pacientes simplemente se denuncia la falta de equipos”, señala Zabala desde Satse. Gracias además a estas denuncias, explican, hay una ola de solidaridad y de donaciones y se han conseguido más equipos de protección para los trabajadores. “Sobre todo faltan batas impermeables y se está contactando por ejemplo con talleres de costuras de flamenca para que las confeccionen”. “Faltan mascarillas de filtro. Se dan para turnos de 12 horas con suerte o se dice al profesional que debe utilizarla dos días”.

Foto: Una mujer con una mascarilla entra en la residencia de mayores Orpea Loreto. (EFE)

“Tenemos que protegernos todos los profesionales. En los centros de salud también. La primaria está ahora mismo más desabastecida. Esta es la realidad”, avisan desde Satse. “Ya sabemos que está prohibido dar información por nuestro código deontológico y nadie la da. Lo aseguro. Eso no es lo que denuncian los profesionales sino que faltan medios. Es una evidencia. A nosotros también se nos están poniendo muchas dificultades como sindicatos a la hora de obtener la información y nosotros también podemos dar propuestas en los comités de seguridad y salud para minimizar riesgos. Pretenden meter presión o preocupación y ya me ha pasado con algún trabajador al que se le llama para hacer seguimientos y nos dicen: ‘Es que no podemos hablar contigo, no podemos trasladar nada. Si eso es lo que quieren lo denunciamos también’”.

Capas de peluquería y mucha lejía

placeholder Foto: EC.
Foto: EC.

“Como no podemos dar el vídeo quiero relatarle lo que hay pero sin que aparezca el centro de salud ni mi nombre. Soy enfermero de atención primaria. Lo que conozco es una falta total de equipos de protección y lo que tenemos es por la solidaridad de los ciudadanos. Los hospitales están ahora mismo más salvaguardados y nosotros somos la primera línea de batalla. Nosotros vamos a una guardia contando con tres EPI que se gastan en nada, en los primeros avisos. Tenemos que andar rociando con lejía los EPI que tenemos, dejándolos que se sequen... La gente se plantea dejar de salir porque no tenemos equipos”. Cuenta un profesional. En los centros de salud reciben avisos y prioridad y alertan si es un posible caso de Covid. "Si al acudir al aviso se lo pone el enfermero y el médico son dos EPI, si se suma un técnico, son tres. Ya los hemos gastado en una sola salida y quedan diez horas de guardia". Los profesionales registran sus quejas de forma individual a sus superiores en cada turno.

Noticias de Andalucía
El redactor recomienda