Burguillos, Sevilla

Una macrodiscoteca, un hotel de lujo, una deuda de 52 millones... y un pueblo arruinado

Las construcciones faraónicas que han dejado tras de sí un cementerio empresarial de más de un centenar de entidades que quebraron después de una década sin cobrar sus honorarios

Foto: El alcalde de Burguillos, Domingo Delgado, en el colegio en ruinas. (Alejandro Mata)
El alcalde de Burguillos, Domingo Delgado, en el colegio en ruinas. (Alejandro Mata)

Una macrodiscoteca para 8.000 personas, un hotel de cuatro estrellas con un restaurante de lujo —ambos embargados por la Sareb—, un aparcamiento subterráneo y en su corazón una central de biomasa —la segunda más grande de toda Andalucía, que nunca llegó a utilizarse y actualmente está desvalijada—, un centro cultural de cuatro plantas con teatro incluido y un colegio de primaria, a medio construir, que se quedó en un enorme esqueleto de hormigón de seis hectáreas...

Son algunas de las obras faraónicas que se construyeron en Burguillos antes de 2009, un pequeño pueblo andaluz, al norte de Sevilla, de 6.716 habitantes. Costaron casi 40 millones de euros, y después de más de una década siguen en desuso y abandono. Además, las empresas que participaron en la construcción de estos edificios todavía no han cobrado. A causa de esto, a día de hoy el pueblo arrastra una deuda de 52 millones de euros.

El cerebro de estas construcciones fue José Juan López, un exalcalde socialista que estuvo en el cargo desde 1995 hasta 2009, año en el que decidió dimitir porque fue condenado a ocho años de inhabilitación especial para ostentar un cargo público. En ese momento. el ayuntamiento tenía una deuda de casi 70 millones de euros. No fue lo único que hizo, en 2016 entró en prisión durante un año y tres meses al ser condenado por un delito continuado contra la ordenación del territorio y otro de prevaricación urbanística. Además, a finales del año pasado fue condenado por un delito de insolvencia punible.

Fotogalería: las obras faraónicas de Burguillos después de una década de abandono

Burguillos es un lugar de paso. Es así, porque no hemos encontrado un hotel donde pasar la noche. Bueno, teóricamente, sí. Lo malo es que lleva 10 años embargado por la Sareb, que de hecho, lo tiene en venta en su web. Su único inquilino es un guarda jurado que custodia el sitio para alejar a los vándalos y a los curiosos. La pintura de la fachada está descascarillada. Su color, en el mejor de los casos, se ha ido degradando a un rosa palo envejecido. De las cuatro estrellas que antes lucían en la puerta ya solo queda una que medio cuelga de la pared y que poco le queda para caer.

Entrada principal del hotel La Alquería. (A.Mata)
Entrada principal del hotel La Alquería. (A.Mata)

14,5 millones en la ruina

El hotel, construido sobre una parcela de 7.370,8 metros cuadrados, tenía 53 habitaciones de diseño moderno. Un vecino que pasea por la zona recuerda la opulencia del sitio, plagado de materiales de alta gama como mármoles, alabastros, estucos y maderas de primera calidad. Según la publicidad del sitio el complejo contaba con un restaurante a la carta. Desde la cristalera se puede observar que ya no quedan ni las sillas.

El edificio funcionó desde 2004 hasta 2011, aunque a partir de 2009 ya se le daba un uso parcial. Fue el primer hotel, y último hasta la fecha, que se ha edificado en el pueblo. Su construcción fue anunciada hasta en el 'ABC Sevilla'. José Juan López —el alcalde en ese momento—, justificó esta obra, que iba a ser de 3 millones y terminó siendo de 14,5 millones de euros, en que no había inversión privada para levantar un hotel en el pueblo.

El ayuntamiento no podía hacerse cargo de las deudas; de hecho, no tuvo ni para pagar al arquitecto que lo diseñó, Jaime Fesser Pérez Petinto, y fue embargado por la SAREB. Fesser Pérez, no solo diseñó el hotel, también se encargó del aparcamiento subterráneo y de la piscina cubierta que también se quedaron a medio construir. A través del teléfono nos explica que después de diez años no ha visto ni un euro de los 203.000 que le deben.

Se pregunta cómo después de tanto tiempo aún no ha cobrado una deuda que se supone que es "contraída por las Administraciones Públicas"

Recuerda que fue un duro palo, tuvo que cerrar su estudio en Sevilla y despedir a toda su plantilla a causa de la deuda que contrajo con el exalcalde socialista. Se pregunta cómo después de tanto tiempo aún no ha cobrado una deuda que se supone que es "contraída por las Administraciones Públicas".

Mapa de los edificios colindantes. (La mayoría se quedaron a medio construir)
Mapa de los edificios colindantes. (La mayoría se quedaron a medio construir)

Como ha podido comprobar este periódico, hay más de 160 empresas que suman un total de 28 millones de euros a pagar, ¿por quien? ahí está la cuestión. Entre 1997 y 2009 —fecha en que se generó la deuda— el ayuntamiento andaluz estaba liderado por el PSOE. En ese momento, López, el alcalde anteriormente mencionado, quería hacer de Burguillos una ciudad dormitorio de alto nivel. Para eso mandó edificar una serie de construcciones faraónicas como el hotel y como muchas otras que explicamos más adelante.

Las obras se mandaron construir a través de la empresa pública Burguillos Natural S.L, dada de alta en 1997. Debido a la insolvencia de la sociedad municipal, en 2009 entró en concurso de acreedores y actualmente está en fase de liquidación. Este periódico ha tenido acceso a su lista de acreedores y ha comprobado que después de 10 años más de 200 entidades están pendientes de cobrar un total de 28 millones de euros. El alcalde era miembro del Consejo de Administración de esta empresa, que era 100% pública, puesto que el 99% correspondía al Ayuntamiento y el 1% a Prodetur, una sociedad de la Diputación de Sevilla.

Un cementerio de empresas

El problema es el siguiente: los administradores concursales dicen que es el ayuntamiento el que debe hacer frente a las deudas, pero el alcalde actual, Domingo Delgado (PP), indica a este medio que no tiene dinero para pagarlas y piensa que no es el ayuntamiento el que debe afrontarlas, dado que considera que el consistorio ha sido una víctima más de la gestión del exalcalde socialista y que los que deben pagar la monumental deuda son estos. Este desacuerdo está dejando tras de él un cementerio de más de un centenar de empresas que conforme va pasando el tiempo han ido quebrando a causa de las deudas. El futuro de Burguillos pinta oscuro, pero no tanto como su 'parking' subterráneo de seis millones de euros.

Es complicado descender a las profundidades de la construcción subterránea porque no hay alumbrado. Los cables que iban a conectar el circuito cuelgan del techo. Mientras que una enorme tubería yace en el suelo y se retuerce entre las columnas de un extremo a otro. La lóbrega construcción tiene una capacidad para 500 vehículos. Está distribuida en varias plantas, la inferior es la que peor se encuentra. El agua de las lluvias se ha ido almacenando y ahora está inundada.

Última planta del 'parking' subterráneo. (A.Mata)
Última planta del 'parking' subterráneo. (A.Mata)

En el centro de la construcción hay una de las mayores centrales térmicas de biomasa de toda Andalucía. Bueno, había, porque actualmente está desvalijada. La central costó 2.770.829 de euros. Nunca se llegó a terminar ni a utilizar. Las obras las llevó a cabo la empresa Eneryet Energías Renovables, con sede en Córdoba, la entidad tampoco cobró por su trabajo como figura en la lista de acreedores de la empresa municipal, debiéndole el ayuntamiento 1.095.598,63 de euros.

Este periódico ha intentado ponerse en contacto con Eneryet, pero no ha sido posible porque ya no existe. Es una empresa más que echó el cierre sin llegar a cobrar lo que le debían.

Con esta planta térmica se pretendía abastecer a todo el pueblo, aunque como sugieren desde el ayuntamiento, esta inversión no era necesaria para cubrir las necesidades de un pueblo de cuatro mil habitantes, como había en ese momento.

'La Huerta Disco'

A las afueras del pueblo se encuentra la que en su día fue una macrodiscoteca llamada 'La Huerta Disco'. El ayuntamiento decidió invertir 1.400.000 euros en la construcción de una discoteca que iba a tener una capacidad para 8.000 personas, una cifra que dista mucho de las 4.876 personas que vivían entonces en ese pueblo.

Como se puede ver en el vídeo de promoción, la discoteca se inauguró por todo lo alto en 2007, pero no llegó a funcionar más de un año. Desde entonces está desmantelada y pertenece a los antiguos propietarios del terreno. Uno de los grandes errores que se cometieron fue construir la discoteca sobre una vía pecuaria.

Parcela de la macrodiscoteca atravesada por una vía pecuaria. (A.Mata)
Parcela de la macrodiscoteca atravesada por una vía pecuaria. (A.Mata)

Un chapuzón de más de 5 millones

Mientras fotografiamos la zona donde se construyó la discoteca, José María, un trabajador del ayuntamiento nos ofrece llevarnos a ver una obra faraónica que según dice, "no deja indiferente a nadie". Se trata de una piscina cubierta que costó 5.277.478 de euros y que nunca llegó a terminarse.

Después de abrirnos paso entre el material de obra amontonado en el exterior, cruzamos un espacio laberíntico de habitaciones enladrilladas que conduce a la enorme piscina. Dentro, el tejado curvo está sujeto por enormes cerchas de madera, que por cierto, las trajeron directamente desde el País Vasco. Las grandes piezas de madera recorrieron casi 900 kilómetros de norte a sur, para terminar aquí criando malvas.

La piscina
La piscina

"Yo fui uno de los engañados"

Para los burguilleros, después de tanto tiempo, las construcciones abandonadas forman parte del paisaje del pueblo, pero José María piensa que, a pesar de que se hayan acostumbrado a convivir con estas escenas, no quiere decir que muchos no se sientan estafados.

A principios del 2004 el pueblo comenzó a promocionarse a través de muchos canales como una ciudad dormitorio en plena expansión, campañas publicitarias como la que mostramos sirvieron como reclamo para un gran número de familias. "Yo fui uno de los engañados. Vendí mi piso en Sevilla y me compré aquí una casa con todos mis ahorros. Cuando quise darme cuenta ya era tarde".

Muchas familias invirtieron sus ahorros en comprarse una casa en este pueblo que está a media hora de Sevilla. Al llegar se encontraron que en sus residencias, construidas antes de 2010, no había suministro eléctrico. Estaban atrapados en un pueblo que aparentemente prometía mucho, pero que en la práctica todo se quedó a medias. A pesar de la deuda, el municipio siguió creciendo, hasta la actualidad con 6.716 habitantes y una deuda de 52 millones.

.
.

Vender chatarra por dos furgonetas

El trabajador municipal nos cuenta que la crisis les ha obligado a reinventarse. Explica que entre junio y diciembre tuvo que vender chatarra para poder comprar dos furgonetas municipales, y así no depender de sus coches personales.

"Si no hay dinero para poder comprar unas carrozas para las cabalgatas de los reyes, pues las hacemos nosotros mismo". Dicho y hecho, nos conduce a una de las naves industriales donde guardan las carrozas y donde además están construyendo un árbol de Navidad para este año.

Las cabalgatas fabricadas por los propios trabajadores del pueblo. (A.Mata)
Las cabalgatas fabricadas por los propios trabajadores del pueblo. (A.Mata)

Actualmente, el pequeño pueblo andaluz tiene una deuda de 52 millones de euros; 24 millones que pertenecen al Ayuntamiento y 25 que corresponden a la sociedad municipal Burguillos Natural S.L. "Para comprar un bolígrafo, tiene que autorizarlo el alcalde, no hay forma porque sino no cuadran las cuentas. Esto es una economía de guerra absoluta".

El alcalde actual, Domingo Delgado, nos cuenta que no se dedica a lo que se dedican otros alcaldes, que es a gestionar el dinero y hacer inversiones. "El año pasado nos encontramos una dificultad tremenda, tuvimos que aumentar los beneficios y reducir el gasto al máximo. Ahora acabamos de elaborar los presupuestos del año 2020 y no le dedicamos un solo euro a las inversiones".

"Para comprar un bolígrafo, tiene que autorizarlo el alcalde, no hay forma porque si no, no cuadran las cuentas. Esto es una economía de guerra absoluta"

Cuenta que en los presupuesto de 2020 no hay inversión, de los algo más de cuatro millones que tienen, todo se destina al gasto de personal, gasto corriente y pago de deuda. La situación que se vive ahora en el ayuntamiento dista mucho de la que se vivía hace 15 años. Según denunció la prensa local en su momento, el exalcalde López llegó a gastarse 174.721,22 euros en comidas utilizando las tarjetas Visa y American Express del Ayuntamiento, con las que también llegó a pagar diversos viajes, entre ellos uno a Bucarest (Rumanía), y numerosas compras de artículos de relojería, papelería y telefonía en unos grandes almacenes.

Viajes a Rumanía y 170 mil euros en comidas

El exgerente de la sociedad municipal, Jacinto Rosas Sancha, reconoció ante el juez de Instrucción número 18 de Sevilla, en 2012, que el exalcalde López pagó varios viajes a Rumanía, así como diversos regalos, aunque explicó que todos los pagos se realizaron con la autorización del departamento municipal correspondiente. Según el acta de la declaración.

En su declaración señaló que los viajes a Rumanía se hicieron por parte del alcalde y del concejal de Cultura, porque "tenía por objeto la posible construcción de un polideportivo para deportistas de élite" y querían coger ideas de las instalaciones de allí. En la querella también se recogía que entre los años 2005 y 2008 el exalcalde gastó 174.721,22 euros en comidas. Según las cuentas del ayuntamiento, de aquel momento, también se realizaron compras en El Corte Inglés de relojes, ordenadores y teléfonos que alcanzaron los 10.906 euros.

Todo esto se conoció cuando Delgado se hizo con la alcaldía en las elecciones de mayo de 2011, y se decidió a sacar a la luz todas estas irregularidades cometidas presuntamente por el anterior gobierno. Todo este asunto se encuentra dentro en una macrocausa que está en fase de instrucción.

Domingo no entiende por qué actuó de esa manera el exalcalde socialista, persona con quien nos hemos intentado poner en contacto varias veces sin éxito. Piensa que se dejó llevar por ensoñaciones poco realistas. "Si hasta quería ser el director del colegio que él mismo mandó construir", apunta.

Un colegio 'zombie'

El colegio al que se refiere es un enorme esqueleto de hormigón de seis hectáreas. Costó cuatro millones de euros. Explica que el colegio lleva así más de diez años, "se comenzaron las obras, pero sin tener dinero para continuarlas", indica el alcalde. Iba a ser el primer colegio municipal de Andalucía gestionado por un ayuntamiento. La institución abriría sus puertas en Burguillos en el curso 2009-2010. El centro se integraría así en el sistema educativo andaluz y serviría para ampliar la oferta de plazas en el pueblo.

El colegio a medio construir. (A.Mata)
El colegio a medio construir. (A.Mata)

¿Por qué nunca se volvieron a retomar las obras? Delgado explica que la Junta, en ese momento, decía que era más fácil construir un centro nuevo que adaptar el que estaba a medias. Recuerda que al final construyeron uno nuevo. Lamenta que la estructura esté en ese estado, pero por el momento no puede hacer nada hasta que consigan resolver la enorme deuda que arrastran.

"La sociedad municipal se crea para darle mayor agilidad a la administración, solo que aquí se ha utilizado para huir de la fiscalización del Estado"

Se figura, que al ritmo al que van pagando la deuda, en los próximos 50 años no estará aún todo pagado. "A finales de siglo el tema estará saldado. Si no se van sumando más gastos", explica que los costes de los procesos judiciales que tiene abierto el ayuntamiento, van sumando un coste importante a su deuda.

"Las sociedades municipales se han creado en su gran mayoría para darle mayor agilidad a la administración, pero Burguillos Natural se crea en 1997 para huir de la fiscalización y el control de los habilitados del Estado (secretario e interventor). Y eso nos ha llevado a la deuda tan enorme que tenemos, eso ha llevado a la quiebra a más de 100 empresas y ha llevado a muchísimos trabajadores al paro".

El alcalde de Burguillos, Domingo Delgado (PP). (A. Mata)
El alcalde de Burguillos, Domingo Delgado (PP). (A. Mata)

Hay casos de obras que se llegaron a terminar y a las que se les están dando un uso parcial, como es el caso del Centro Cultural Carmen Laffon, en estos casos las empresas que las construyeron tampoco han cobrado.

Se levantó en el centro del pueblo con 5.840.294 euros. La construcción cuenta con cuatro plantas, entre las cuales se distribuiría una escuela de música, un taller de escultura, una biblioteca... incluso un teatro con camerinos incluidos. Arriba, en la cuarta planta, se encuentra lo que en su momento fue el centro de operaciones de la sociedad Burguillos Natural, desde allí se orquestó todas las inversiones que terminaron provocando la monumental deuda que arrastra el pueblo actualmente. Ahora ya solo quedan cuatro mesas y poco más.

Exterior del Centro Cultural Carmen Laffon. (A. Mata)
Exterior del Centro Cultural Carmen Laffon. (A. Mata)

A pesar de tener cuatro plantas, el ascensor nunca llegó a funcionar. Solo se utiliza la primera planta, que es donde se encuentra la sala de estudios. Las salas de la planta baja son utilizadas periódicamente por algunas de las asociaciones del pueblo.

Carpetas donde se acumula el polvo y los datos de los acreedores. (A.Mata)
Carpetas donde se acumula el polvo y los datos de los acreedores. (A.Mata)

En el tercer piso hay un detalle oculto que pasa desapercibido. En una habitación cerrada con llave, allí se encuentran más de una veintena de carpetas amontonadas sobre varias mesas. Esas carpetas contienen los datos sobre las más de 200 entidades que pertenecen a la lista de acreedores de la empresa municipal.

De estas 200 entidades, muchas de ellas ya han desaparecido a lo largo de los años, nos confirma Fernando Morillo, administrador concursal de la empresa municipal Burguillos Natural S.L. Indica que, actualmente, se ha dictado una sentencia que condena al ayuntamiento de Burguillos a realizar aportaciones de capital a la Concursada Burguillos Natural, S.L. Pero que, a día de hoy, la sentencia se encuentra recurrida ante la Audiencia Provincial de Sevilla por el propio Ayuntamiento.

Pasillos de Centro Cultural Carmen Laffon. (A.Mata)
Pasillos de Centro Cultural Carmen Laffon. (A.Mata)

Confirman que el consistorio se hizo cargo del pago de casi la totalidad de las deudas de los trabajadores del grupo municipal, pero que de los 200 acreedores ninguno ha cobrado su deuda.

¿Por qué tras 10 años aún no se ha resuelto?

¿Cómo es que después de 10 años, aún no se ha resuelto este problema? El administrador justifica que han planteado muchos recursos y oposición por parte del Ayuntamiento de Burguillos, ya que la deuda es muy elevada, recursos que algunos de ellos han llegado hasta el Tribunal Supremo, y otros aún están pendientes de resolución en determinadas instancias. Ese es el motivo principal de la dilación tan grande de este concurso, justifican. Tienen la esperanza de que algún día se pueda llegar a cubrir al menos, una parte de las deudas que se encuentran pendientes.

Delgado, confirma que no tiene pensado pagar la deuda de la empresa municipal, porque está convencido de que quienes deben pagarla son las que la generaron. Denuncia que los administradores concursales no consideran que en frente tienen una administración que debe prestar un servicio público a sus ciudadanos. Critica que esos datos no se han tenido en cuenta por los administradores y por eso va a seguir luchando y combatiendo las tesis de los administradores concursales. "Mi conciencia está tranquila porque lucho por mi pueblo hasta las últimas consecuencias".

El alcalde considera que debería existir una autoridad superior que se encargue de gestionar lel déficit de pequeños municipios que tienen una deuda tan descomunal como esta, de tal forma que el ayuntamiento tuviese así un solo deudor y pudiese pagar la deuda a plazos sin que ello suponga la merma en la prestación de servicios básicos. Algunos de los empresarios que hemos podido contactar tienen un pensamiento similar. Sugieren que debería existir una vía para que una administración por encima del ayuntamiento se hiciera responsable subsidiaria y abonara la deuda íntegra con sus intereses correspondientes, para evitar situaciones tan exageradas como la que se vive en Burguillos. Un pueblo que no verá la luz hasta solventar su monumental deuda a finales de siglo.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios