CRISIS EN LA IZQUIERDA

Teresa Rodríguez coge ventaja: 1,6 millones del Parlamento para lanzar su partido

Adelante Andalucía, la marca que se disputa con IU, cuenta con grupo parlamentario y la convivencia será obligatoria si no quieren perder las asignaciones de 138.827 euros al mes

Foto: La secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez (c), rodeada de sus compañeros, durante la rueda de prensa en Sevilla. (EFE)
La secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez (c), rodeada de sus compañeros, durante la rueda de prensa en Sevilla. (EFE)

En todo divorcio, una de las cuestiones que más tensionan es, tras los hijos, el dinero. En un divorcio político, por mucho buen rollo del que quieran revestirlo, también. Teresa Rodríguez confirmó que no entregará su acta como diputada andaluza. Ni ella ni ninguno de los 11 diputados, todos afines a Rodríguez, que formaban parte de Podemos y que se integran en el grupo de Adelante Andalucía junto a seis diputados de Izquierda Unida. El plan de Rodríguez es impulsar un partido político “andalucista, feminista y ecologista” que no aparezca como “subalterno” del PSOE.

En el grupo parlamentario de Adelante Andalucía están obligados a convivir los de Rodríguez e IU si quieren seguir recibiendo la financiación mensual de 138.827 euros aprobada por la Cámara el pasado 5 de febrero. Subvenciones, que se cobran aparte del sueldo de los diputados, y que sirven para “cubrir sus gastos de funcionamiento”. Un balón de oxígeno fundamental tanto para la nueva formación que quiere impulsar Rodríguez como para IU, una formación que en Andalucía ha pasado años agobiada por sus deudas con los bancos. Esto también significa que Pablo Iglesias tiene que construir desde cero Podemos en Andalucía, sin representación parlamentaria propia, sin un liderazgo claro y sin fondos propios en Andalucía.

La líder de Anticapitalistas no quiere solo ponerse al frente de Adelante Andalucía, una marca política que ya concurrió en las últimas elecciones, para ocupar un espacio andalucista que considera que está huérfano en la comunidad. Para ello no parte de cero, como la mayoría de los partidos cuando nacen. Cuenta con el capital político que haya podido adquirir Adelante Andalucía desde su formación en noviembre de 2018 y con los fondos asignados en el Parlamento andaluz. De ahí que la cuestión de dejar o no el acta no es baladí. “No vamos a regalarle 11 diputados a IU”, dijo Rodríguez para explicar su continuidad y la de su equipo en los escaños.

No pueden formar grupo mixto

La Mesa del Parlamento aprobó días atrás un total anual de 1,7 millones de euros para Adelante Andalucía. Una cantidad que se asigna en función del número de diputados que componen el grupo. El Reglamento de la Cámara andaluza es muy claro y prohíbe que se constituyan grupos mixtos. Antes si se podía, pero se reformó.

Teresa Rodríguez coge ventaja: 1,6 millones del Parlamento para lanzar su partido

En el Parlamento los diputados de otros grupos recordaban con sorna, tras confirmarse que Rodríguez y los suyos seguirán en sus escaños hasta terminarse la legislatura, su pelea con la devolución de las dietas de sus señorías. Rodríguez, que como miembro de Podemos donaba parte de su sueldo al partido y se quedaba con lo que estaría cobrando como profesora de instituto, ha peleado por la reforma del Reglamento para que las dietas de los diputados solo se cobraran si acudían al Parlamento y no estando de vacaciones o de baja médica. De hecho intentó, sin éxito, devolver los 8.600 euros que cobró en dietas durante su baja por maternidad. Finalmente los donó a una ONG. “¿Ahora no va a entregar el escaño al partido? ¿Y eso?”, ironizaban desde las filas del PSOE o el PP.

Tras una de las modificaciones, las normas que regulan el funcionamiento del Parlamento establecieron que los diputados andaluces “solo podrán integrarse en el grupo parlamentario en cuya candidatura hayan concurrido a las elecciones”. “Quienes no quedaran integrados en un grupo parlamentario adquirirán la condición de diputados no adscritos, excepto si pertenecen a una candidatura que no pueda constituir grupo propio, en cuyo caso quedarán incorporados al grupo mixto”, recoge en el artículo 22. Es decir solo podrían formar grupo mixto un partido que no llegue a los cinco diputados.

Una convivencia obligada

Esto significa, confirman fuentes parlamentarias, que si la convivencia de IU y el grupo de Teresa Rodríguez se hiciera imposible, ya hay tensiones importantes por las malas relaciones humanas y por posicionamientos políticos distintos, no podrían dividirse en dos grupos parlamentarios distintos sin perder sus asignaciones. Cada diputado que abandonara Adelante Andalucía se convertiría en no adscrito y no tenía subvenciones más allá de su salario. “Los diputados no adscritos gozarán únicamente de los derechos reconocidos reglamentariamente a los diputados individualmente considerados”, recoge el Reglamento.

La última prueba es que la marcha de una diputada de Vox, Belinda Rodríguez, que pasa a ser no adscrita, provocó que al grupo parlamentario le restaran más de 90.000 euros anuales.

Este es el pegamento en el que muchos confían para que el divorcio de Teresa Rodríguez con Pablo Iglesias no tenga una segunda parte bélica en Andalucía con Izquierda Unida. No obstante, ya se sabe que la convivencia será difícil. De hecho es más que conocida la mala relación de algunos diputados antes incluso de que Rodríguez haya anunciado su marcha de Podemos.

Estrategias distintas

La portavoz de IU, Inmaculada Nieto, persona de total confianza del coordinador regional, Toni Valero, sí que es una persona dialogante y dispuesta a negociar y tender puentes con el PSOE al afrontar iniciativas y debates en el Parlamento. El sector de Rodríguez se cierra en banda a ese tipo de contactos y a unificar estrategias con el grupo socialista de Susana Díaz. Esto ya era un conflicto pero ahora irá a más.

Tampoco es ningún secreto que habrá diferencias al abordar posiciones frente al Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Rodríguez se opone a esa coalición. IU la apoya. El último pleno parlamentario se debatió una iniciativa impulsada por PP, Cs y Vox, aliados en el Gobierno andaluz, para exigir al Gobierno de Sánchez el pago del dinero que se adeuda del IVA y de una nueva financiación. El PSOE votó en contra y Adelante Andalucía se abstuvo, no sin debate interno, confirman fuentes del grupo.

Pugna por la marca

En realidad el objetivo de Teresa Rodríguez es lanzar un partido, habló en todo momento de "seguir construyendo" Adelante Andalucía, pero eso le costará una pelea con Izquierda Unida, con quien registró esa marca electoral y que no va a permitir que le roben la bandera andalucista y lo que han construido hasta este momento. IU ya avisa de que Adelante Andalucía es una marca firmada por ellos con Podemos. Los documentos de la constitución de la coalición electoral lo dejan claro.

La marcha de Rodríguez y su equipo es una voladura controlada de lo que hay a la izquierda del PSOE en Andalucía. A partir de ahora convivirán Podemos, que aún no tiene un rostro visible pero que contará con alguien del núcleo en Andalucía de Iglesias, junto a IU. Lo harán junto al "nuevo sujeto político andalucista" de Teresa Rodríguez, donde se irán la mayoría de miembros de Podemos afines a la diputada gaditana y sus fieles de Anticapitalistas y donde convivirán con otras fuerzas como Primavera Andaluza o Izquierda Andalucista. Aunque todo son muestras de buena voluntad y además aseguran que intentarán ir todos los partidos a la izquierda del PSOE coaligados en las próximas elecciones, a este paso el votante de izquierdas va a necesitar una guía para depositar su papeleta sin perderse en Andalucía.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios