CRISIS EN ANDALUCÍA

Teresa Rodríguez pacta con Iglesias una salida pacífica de Podemos

La dirección de Podemos en Andalucía no aspirará a una nueva reelección lo que abre serias dudas sobre cómo resistirá la convivencia con IU dentro de Adelante Andalucía

Foto: Fotografía de archivo de Teresa Rodríguez y Pablo Iglesias. (EFE)
Fotografía de archivo de Teresa Rodríguez y Pablo Iglesias. (EFE)

Un divorcio civilizado que permita a la familia de la izquierda andaluza, con IU en medio del lío interno de Podemos, seguir conviviendo como Adelante Andalucía. Será difícil pero es lo pactado. La dirección de Podemos Andalucía, liderada por Teresa Rodríguez, ha estado reunida este miércoles para tomar una decisión sobre el futuro político de la líder de Anticapitalistas y su equipo. Rodríguez lleva meses dejando en el aire su continuidad en el cargo y esa incertidumbre se ha intensificado en las últimas semanas, cuando directamente Pablo Iglesias le ha señalado la puerta de salida. Rodríguez ha anunciado este miércoles que no se presentará a la reelección como secretaria general de Podemos Andalucía, cargo que ocupa desde 2015. Fuentes consultadas han dejado claro que esto no es una reedición de “la misma pataleta” que llevan protagonizando desde hace años y que dejarán “una puerta abierta a colaborar”.

El propio Iglesias ha compartido una publicación en su cuenta de Twitter en la que alaba la labor de Rodríguez. "En política y en la vida los caminos a veces se separan. Gracias, Teresa, y gracias a tu gente por vuestra lealtad. Gracias por ayudarnos a hacer esto con madurez. Este adiós es un hasta luego. Desde espacios diferentes nos encontraremos defendiendo la justicia social", ha comentado el vicepresidente del Gobierno.

La propia Rodríguez apunta en un vídeo compartido en la red social que entienden que "debe dirigir la organización en Andalucía un nuevo equipo que esté en sintonía con lo que han opinado los inscritos (a nivel nacional)". Tanto Iglesias como Rodríguez terminan abrazándose en este vídeo.

La ejecutiva andaluza tenía en sus manos una decisión muy complicada. El liderazgo de Teresa Rodríguez es muy fuerte, no tiene alternativas y su marcha supone en la práctica la retirada de su corriente política y la victoria de la dirección estatal de Pablo Iglesias, que ya ha comenzado las maniobras internas para forjar una alternativa en la próxima asamblea andaluza de Podemos en mayo con las diputadas Isabel Franco o María Márquez. Esto es lo que más retraía a Rodríguez de su decisión y durante días ha insistido en que no podía ser una opción solo personal sino colegiada de toda su dirección. “Si nos vamos, en Podemos no queda nada”, reflexionaba alguien del grupo días atrás.

Alusiones al Coletas

Teresa Rodríguez estuvo reunida este martes con Iglesias en el Congreso junto a Pablo Pérez Ganfornina y Alberto Rodríguez, informa Iván Gil. Un día después, la cita andaluza fue este miércoles, en una sala del Parlamento, y se extendió durante cuatro horas. Nadie vio a Teresa Rodríguez entrar pero desde su equipo aseguran que sí estuvo y que se tuvo que marchar, por lo que en la recta final entró en la cita interna por teléfono. Estaban convocados los nueve miembros de la ejecutiva andaluza de Podemos, todos afines a Rodríguez, y cada uno expresó sus opiniones sobre el futuro inmediato. “El Coletas no nos ha matado porque no ha podido, ese es mérito nuestro”, defendieron los asistentes a este encuentro en alusión a Pablo Iglesias.

La dirección de Rodríguez apostó por pactar "unas normas de convivencia" con IU para evitar "un divorcio del copón" dentro del grupo parlamentario


Que no optarán a la reelección ocupó poco espacio en la reunión, parece que estaba decidido, lo que más ocupó a los participantes fue cómo iba a explicarse esta retirada y cómo va a organizarse a partir de ahora la convivencia con Izquierda Unida. Se inclinaron por determinar bien los roles de cada partido y “pactar unas normas de convivencia” para evitar acabar en un “divorcio del copón” y más guerra en la izquierda.

La confluencia, en peligro

La salida de Rodríguez de Podemos dinamita la estrategia seguida hasta ahora a la izquierda del PSOE en la comunidad andaluza. En Andalucía, Podemos e IU sellaron su confluencia y acudieron juntos en las autonómicas bajo la papeleta de Adelante Andalucía, nombre del grupo parlamentario andaluz en el que conviven ahora mismo 11 diputados de Podemos y 6 de Izquierda Unida. Las relaciones son actualmente muy difíciles.

Lo previsto es que ninguno de los afines a Rodríguez deje su acta. Continuarán en sus escaños aunque salgan de la dirección y, con toda probabilidad, acaben en un nuevo partido, ellos lo llaman “sujeto político propio” con carácter andalucista. Esa parte se desconoce oficialmente pero está escrita. La convivencia con IU, que está en plena sintonía con su dirección federal, con Alberto Garzón al frente, será complicada. Sobre todo porque Teresa Rodríguez aspira a diferenciarse de Iglesias y hacer oposición al Gobierno de coalición de PSOE y Podemos en España, mientras que IU está convencido de que hay una oportunidad de oro para reforzarse desde la unidad ante un PSOE andaluz liderado por Susana Díaz y adormecido por su propia crisis interna. Unos quieren seguir sin hablar con el PSOE y otros, los de IU, empezar a tender puentes con los socialistas como se ha hecho en el ámbito nacional.

Se desmarca de Anticapitalistas

Teresa Rodríguez y su equipo no volverán a presentarse a la reelección en la asamblea andaluza del próximo mayo ni promoverán otra candidatura. Se especuló con el liderazgo de José María González ‘Kichi’, alcalde de Cádiz, pero está descartado. Este cónclave regional estaba previsto en marzo pero la convocatoria de Pablo Iglesias de celebrar Vistalegre III para optar a su reelección cambió el calendario andaluz y lo retrasó a mayo. La marcha de Rodríguez se veía la opción más probable también como dirigente de Anticapitalistas, corriente que ya ha anunciado que apuesta por dejar Podemos, lo decidirá también en una asamblea en marzo, y que este fin de semana decidirá si presenta o no lista al cónclave estatal convocado por Iglesias. Sin embargo, la dirigente andaluza desvincula su retirada de la estrategia de Anticapitalistas y la enmarca en lo ocurrido en Andalucía.

Rodríguez comparecerá este jueves para explicar su hoja de ruta y habrá una respuesta también desde Madrid que dará el secretario de Organización, Alberto Rodríguez, según fuentes del partido. La idea es que todo sea “pacífico”, que no parezca “una rendición” y que se dejen las puertas abiertas para colaborar en un futuro a medio plazo, aunque pueda parecer contradictorio. Quieren que todo sea tranquilo. Hasta mayo, cuando se celebrará la asamblea andaluza, la dirección de Podemos Andalucía se mantendrá en su cargo y en sus responsabilidades.

Plan fracasado

Rodríguez planteó hace ya tres años la necesidad de que Podemos ganara autonomía en Andalucía e independencia respecto a Madrid. Cuando en 2018 ganó, con un 75% de apoyos, las primarias que disputó a Isabel Franco, candidata de Iglesias, proclamó que daba por ganada su mayoría de edad por la vía de los hechos. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. En este tiempo la dirección estatal de Podemos no ha abierto la mano a ninguna de las peticiones de su ejecutiva andaluza, que reclamaba un partido andaluz con CIF propio, el control de su caja, de sus políticas, de sus alianzas y de sus listas electorales. Rodríguez y su equipo han constatado que ese proyecto andalucista dentro de Podemos, al estilo de las mareas gallega o catalana, no será posible. Lejos de descentralizar, la dirección de Iglesias ha emprendido una estrategia para reunificar la marca en los territorios donde sí había otros modelos.

El último pulso se libró en las últimas generales, cuando Rodríguez planteó una papeleta conjunta de toda la izquierda, sin el nombre de Podemos y con toda la izquierda, incluido el partido de Íñigo Errejón, bajo la marca de Adelante Andalucía. Madrid frenó en seco esa iniciativa e IU también se desmarcó.

La izquierda andaluza vuelve a sufrir una nueva sacudida cuando gobierna en Andalucía, por vez primera, PP con Cs y Vox como aliado desde el Parlamento. Con el PSOE en la oposición como algo histórico en Andalucía, el otro partido que tenía opción de ganar espacio vuelve a enredarse en sus propias cuitas internas.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios