SE ABRE LA GUERRA INTERNA

Susana Díaz insiste en que se queda mientras Espadas se abre a ser su sucesor

El PSOE-A comienza a agitarse después de la espera para que Sánchez formara Gobierno y arranca el baile de nombres para disputarse el poder en el futuro congreso

Foto: La secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz. (EFE)
La secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz. (EFE)

Susana Díaz ofreció una rueda de prensa en San Vicente con motivo del primer año del Gobierno andaluz. No se prodiga en comparecencias con preguntas. No hay ninguna duda, ella lo ha dicho y reafirmado muchas veces, de que la secretaria general del PSOE andaluz quiere seguir en su puesto. Lo que no se sabe es si Ferraz la va a dejar o si impulsará otro nombre alternativo.

Lo llamativo en esta ocasión es que mientras que la expresidenta de la Junta se reafirmaba una vez más en que disputará las primarias para seguir siendo la líder andaluza y futura candidata a la presidencia de la Junta, por primera vez un peso pesado, el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, dejaba abierta la puerta a ser su sucesor.

Espadas, que ganó rozando la mayoría absoluta las últimas municipales y que es uno de los nombres más "potentes", según un sector de los sanchistas andaluces, para tomar el relevo, lleva mucho tiempo sonando. Sin embargo, el alcalde de Sevilla, que antes fue consejero en el Gobierno de Andalucía, ha ido cambiando de posición. Primero cerró filas con Susana Díaz cuando perdió la Junta. Incluso se atrevió a recomendar a Sánchez que le permitiera seguir y le diera su espacio. Luego pasó a guardar silencio. En los últimos tiempos, los movimientos se han ido haciendo más evidentes.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas. (EFE)
El alcalde de Sevilla, Juan Espadas. (EFE)

Primero comenzó a quejarse, en círculos privados, de que Díaz se pasara con sus injerencias sobre el equipo municipal y acabó cesando a una de las militantes del círculo más cerrado de la expresidenta. Después, pasó a figurar en las fotos con los afines a Sánchez en Andalucía. Destacada fue su presencia en la copa de Navidad que dio la agrupación socialista sevillana de Nervión, la de Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, junto a los sanchistas y José Luis Ábalos.

El último paso de esta 'operación Espadas' se ha producido en Madrid. En un desayuno sobre la 'Agenda urbana', el alcalde de Sevilla ha dejado abierta la posibilidad de ser el futuro candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía. Usó la fórmula tradicional, la de decir que se pone a disposición del partido y de lo que digan sus compañeros. "Estoy para lo que mis compañeros decidan", señaló. También defendió que el PSOE andaluz debe tener "un proyecto ganador"; para volver a ganar la Junta de Andalucía.

"Seré un militante socialista activo y comprometido con que el proyecto de los socialistas en Andalucía tiene que volver a ser un proyecto ganador, un proyecto que recupere el Gobierno andaluz, y por tanto yo estoy para lo que mis compañeros decidan, pero no es el momento de decidir porque estoy en mis responsabilidades como alcalde", dijo textualmente Espadas. "Te voy a decir que me lo preguntes un poco más adelante", añadió.

No hay fecha para el congreso regional que decidirá el futuro de Susana Díaz

Espadas reflexionó sobre su permanencia en el Ayuntamiento de Sevilla, asegurando que cuando acabe este mandato, en 2023, llevará 12 años en el consistorio, cuatro en la oposición y ocho como alcalde. Recordó que el alcalde más longevo estuvo ese tiempo y aseguró que considera que "lo razonable" es "fijar las etapas en esos tramos". "No estoy en clave personal", insistió, asegurando que nunca va a decir que "si todo va bien" se "jubila" en el ayuntamiento. "No es esa mi forma de ver las cosas", sostuvo.

El mensaje fue transmitido por socialistas andaluces afines a Sánchez en un gesto claro de que empieza, tras el compás de espera para que se formara Gobierno, el baile de nombres y se disparan las tensiones internas. Se abre la batalla. Mientras, Díaz aseguraba sobre su futuro: "Me encuentro con todas las ganas del mundo". A la líder del PSOE andaluz le preguntaron sobre el nombre de Felipe Sicilia, diputado jiennense que también está en las quinielas. Fue clara: "Cuando llegue el congreso, cualquiera de los 45.000 hombres y mujeres del PSOE de Andalucía podrá dar un paso al frente. Yo lo haré con todas las ganas, la fuerza y el coraje". "Esa es la suerte que tiene el PSOE", añadió, para defender que existe la posibilidad de la disputa interna.

La ministra de Hacienda y portavoz, María Jesús Montero. (EFE)
La ministra de Hacienda y portavoz, María Jesús Montero. (EFE)

Sicilia es un diputado que ha entrado en el círculo de confianza del núcleo duro de Ferraz y que ha crecido mucho en los últimos tiempos en Madrid. Pertenece al PSOE de Jaén, el más potente tras el de Sevilla, una clave importante. En Andalucía, donde fue diputado autonómico, nunca tuvo espacio. Es lo que solía ocurrir. Le ha pasado lo mismo a la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, que se 'ha coronado' desde su papel en el Consejo de Ministros porque en Andalucía, donde fue consejera durante muchos años, cada vez que destacaba la asfixiaban para que diera un paso atrás. También ella suena en las quinielas con fuerza.

Las cartas están sobre la mesa. La militancia del PSOE andaluz espera a que Ferraz levante una bandera para posicionarse. No hay fecha para el congreso regional que decidirá el futuro de Susana Díaz. Será después del congreso federal, que algunos aseguran que se celebrará este verano. La secretaria general del PSOE-A, que ahora se ha convertido en una de las mayores defensoras de Sánchez y que se fotografió con Miquel Iceta en la investidura gracias a los votos de ERC, confía en que Ferraz la deje seguir. Quienes conocen al presidente del Gobierno aseguran que eso no ocurrirá. Que no es un hombre que perdone ni olvide.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios