un francés, tiroteado en un 'parking'

Tercer 'narcoasesinato' en Marbella en 16 días: caretas, sicarios y coches quemados

Según ha sabido El Confidencial, se busca a un sicario holandés muy peligroso: Jeffrey Hermanus Slaap, nacido en Países Bajos hace 29 años y con antecedentes penales

Foto: Un hombre de entre 45 y 50 años ha muerto este martes en Marbella a causa de heridas causadas por impactos de bala. (EFE)
Un hombre de entre 45 y 50 años ha muerto este martes en Marbella a causa de heridas causadas por impactos de bala. (EFE)

La 'narcoguerra' se ha trasladado a los alrededores turísticos de Marbella. Cinco disparos, a bocajarro, por un sicario con careta de Jocker, una huida por la autopista rompiendo la barrera de seguridad del peaje y la quema del coche en el que huyeron los asesinos. Ese es el balance del tercer asesinato a tiros en apenas 16 días en el mismo triangulo de la zona norte de la ciudad.

Tercer 'narcoasesinato' en Marbella en 16 días: caretas, sicarios y coches quemados

Este último, ocurrido ayer, sucedió en las inmediaciones del 'camping' de Cabopino. Allí se encontraban los asesinos esperando a la víctima, un varón francés de unos 60 años que, cuando se dirigía a su coche, fue sorprendido por los asesinos, que acabaron con su vida a balazos en el estacionamiento. Según ha sabido El Confidencial, gracias a fuentes de la investigación, se estaría siguiendo la pista de uno de los sicarios holandeses más peligrosos: Jeffrey Hermanus Slaap, nacido en Países Bajos hace 29 años y con antecedentes penales. Según ha narrado uno de los testigos a este medio, “estaban esperándole [a la víctima] subidos en un Renault Megane de color azul y, en cuanto vieron al hombre, se bajaron con unas caretas puestas y le dispararon”.

Sicario holandés al que investigan.
Sicario holandés al que investigan.

Pese a los esfuerzos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para paliar este mes negro, que ha vuelto a romper la tranquilidad en la Costa del Sol, Marbella tiembla por esta violencia sin control.

Caretas a lo 'cartel de Jalisco'

La nueva moda de las caretas a lo 'cartel de Jalisco' con las que se fotografían los sicarios, y luego las viralizan en redes sociales, ya tiene imitadores en la Costa del Sol. La zona en la que esta noche del martes se produjo el último asesinato está rodeada de restaurantes y más de una persona salía al exterior al escuchar el sonido de las detonaciones. Más de uno pudo ver cómo los pistoleros llevaban puestas las máscaras. Tras tirotear a la víctima, los sospechosos se dieron a la fuga en un vehículo que habían alquilado, dirección a la autopista, por la zona de Calahonda hacia Málaga. Llegados al peaje, no lo pagaron y arrasaron con la barrera de seguridad dejándola destrozada.

Careta incautada a un sicario en Málaga en una de las operaciones policiales.
Careta incautada a un sicario en Málaga en una de las operaciones policiales.

Posteriormente, el vehículo utilizado para el crimen fue hallado en llamas en el Camino de las Canteras, en la zona del repetidor de Mijas. Las fuentes consultadas por este medio indican que, aunque no se descarta ninguna línea de investigación por el momento, todo apunta a que podría tratarse de un ajuste de cuentas. La Policía Nacional mantiene un fuerte dispositivo de seguridad en el entorno para intentar localizar a los autores. Se trata del sexto crimen, por disparos, que se produce en la Costa del Sol en los dos últimos meses y el tercero en poco más de dos semanas. Las últimas víctimas han sido un ciudadano irlandés y, pocos días antes, un hombre originario de Arabia Saudí.

Espiral de violencia

La espiral de violencia de estos meses preocupa en la ciudad. “El 'modus operandi' de esta narcoguerra no tiene límites y los asesinos que perpetran estos ajustes de cuentas son una nueva generación de traficantes a quienes todo les da igual. Son contratados sin más para dar escarmientos de muerte”, precisa uno de los investigadores a este medio. Estas mismas fuentes temen que esta violencia, como el crimen del martes en un 'parking' público, degenere en “tiroteos con personas ajenas que se encuentren en ese momento casualmente en el lugar”. Así ocurrió en 2004, cuando un niño de siete años murió en Nueva Andalucía a los pies del casino de Marbella, acribillado a balazos, cerca de una peluquería, a manos de unos encapuchados que protagonizaban una persecución.

Tercer 'narcoasesinato' en Marbella en 16 días: caretas, sicarios y coches quemados

El exdiputado nacional de IU Antonio Romero, que acaba de reeditar su libro 'Cosa Nostra: las mafias de la Costa del Sol', explica: "Las mismas alarmas que saltaron hace 10 años siguen encendidas, porque no ha habido una acción decidida por parte de las autoridades para acabar con la mafia en la Costa del Sol. En este tiempo, la delincuencia organizada se ha enraizado y se ha convertido en un fenómeno más complejo, que ha evolucionado en una especialización mayor de los grupos". Según el exparlamentario, "en la Costa del Sol existe un 'overbooking' de mafiosos, que hace que estos ya no estén seguros. Ni siquiera entre ellos". Dada la cercanía con un paraíso fiscal como Gibraltar y con el Estrecho, punto central del narcotráfico en Europa, "sumado al anonimato y la exclusividad que ofrece la costa, tanto suecos como holandeses, irlandeses o británicos están operando" en la zona.

Los últimos asesinatos

Antes del asesinato del martes del ciudadano francés, el suceso más reciente se produjo con un británico el pasado 22 de noviembre en la urbanización Riviera del Sol. Los sicarios también le estaban esperando y fue abatido a tiros cuando regresaba a su casa del gimnasio. Solo una semana antes, el 16 de noviembre, mataron a tiros a un hombre y dejaron gravemente herido a otro en un tiroteo registrado en la urbanización Andasol de Marbella. En este caso, un varón de origen árabe perdió la vida, mientras que el otro fue trasladado por los sanitarios hasta el Hospital Costa del Sol.

El hallazgo de dos cadáveres con solo un mes de diferencia aviva la inseguridad en la costa. En octubre, se encontró el cuerpo sin vida de un hombre en la cuneta de la A-7 en Marbella. Tenía 39 años y nacionalidad española. Las pesquisas apuntaban entonces a que había sufrido una muerte violenta propiciada por un posible ajuste de cuentas. Esta misma situación se había vivido también en septiembre, cuando un testigo alertó de que había descubierto el cadáver de un hombre de 43 años con 14 disparos.

Tercer 'narcoasesinato' en Marbella en 16 días: caretas, sicarios y coches quemados

Los 'volcadores' son los narcos que roban a otros narcos. Este vocablo, muy utilizado en el argot policial, es la principal vía de investigación que siguen ahora las Fuerzas de Seguridad del Estado en los últimos asesinatos. Los investigadores trabajan con la hipótesis de que “en la Costa del Sol, cada vez hay más venganzas y ajustes de cuentas que acaban en tiroteos, secuestros y asesinatos. Estos nuevos delincuentes son los que manejan realmente el negocio del hachís en el sur de Europa: cuando sufren alguno de estos robos, contratan los servicios de un sicario profesional, que normalmente viene desde Francia, Marruecos, Argelia o Rumanía, para recuperar la mercancía, valiéndose de cualquier método de extorsión o, incluso, asesinando”. El pasado mes de octubre, una operación llevó hasta un británico de 32 años que, presuntamente, había torturado a un narco para sustraerle cocaína. La Policía averiguó que había maniatado a otro individuo hasta obtener información de dónde tenía escondida la mercancía. Es la particular guerra entre clanes, con asesinos profesionales, que defienden sin escrúpulos su preciado 'oro blanco'.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios