Ocho meses en el cargo

La Junta cesa al gerente del Servicio Andaluz de Salud tras las reiteradas protestas

Las quejas por la falta de personal y medios eran practicamente eran practicamente diarias en la comunidad andaluza. Su destitución se hará oficial el próximo martes 19 de noviembre

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

El gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), Miguel Moreno Verdugo, será cesado este próximo martes en el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía y pasará a ocupar el mismo cargo en el Hospital Regional Universitario de Málaga, según fuentes del Gobierno andaluz.

El relevo, adelantado este domingo por la Cadena Ser, se produce tras las continuas manifestaciones convocadas estas semanas por sindicatos sanitarios ante la falta de personal y las bajas no cubiertas. La ultima de éstas se ha producido este domingo por parte del Sindicato Médico Andaluz ante las puertas del Palacio de San Telmo en Sevilla, para exigir a la Junta las mejoras laborales y asistenciales comprometidas.

Nombrado el pasado mes de febrero, el malagueño Moreno Verdugo ha sido también director general del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) de 2013 a 2015 bajo la presidencia de la popular María Dolores de Cospedal. En esa comunidad también ejerció como adjunto a la Gerencia entre 2012 y 2013.

Ya en Andalucía, como técnico de la función administrativa, ha ejercido en los hospitales públicos andaluces Regional y Virgen de la Victoria de Málaga y en varios distritos sanitarios, donde fue administrador. En el Hospital Regional de Málaga ocupó el puesto de director económico administrativo entre 1996 y 2004 y en el Virgen de la Victoria fue subdirector económico administrativo entre 1995 y 1996.

El control de Hacienda sobre los hospitales

Últimamente las quejas por la falta de personal y medios eran prácticamente diarias en la comunidad andaluza. Su destitución se hará oficial el próximo martes 19 de noviembre, día en que el Consejo de Gobierno de la Junta formalizará la propuesta de su cese.

Este periódico informaba el pasado mes de octubre de que ante las reiteradas protestas contra los recortes el Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos tomaba la decisión de que fuera la Consejería de Hacienda la que, mes a mes, controlara al detalle cualquier desviación del gasto en los hospitales andaluces.

El deterioro de la sanidad pública fue uno de los motores que, según convienen todos los partidos políticos, empujaron al cambio político en Andalucía en diciembre de 2018. Las protestas de los profesionales durante meses, contra los recortes y la gestión del SAS, y el enorme descontento de los ciudadanos con la sanidad pusieron al Gobierno socialista de Susana Díaz contra las cuerdas.

Fue un arma electoral muy potente para el Partido Popular, en mayor medida, y Cs. Ambos, ahora coaligados en el Gobierno andaluz, aseguraron que reflotar “la joya de la corona”, como se llamó a la sanidad pública andaluza, era una prioridad. Presentaron un ambicioso plan para bajar las listas de espera. Nueve meses después, la Consejería de Salud no para de dar disgustos al presidente, Juan Manuel Moreno, y al vicepresidente, Juan Marín.

* La imagen que encabezaba este artículo ha sido sustituida por pertenecer a la publicación 'Redacción Médica'.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios