PRESUPUESTOS 2020

El Gobierno andaluz pronostica un freno a la economía pero "sin dramatismos"

Andalucía modera al 1,9% su previsión de crecimiento en 2020 bajo la sombra del Brexit y Trump y prevé una creación de 60.000 empleos pese a la amenaza de recesión económica

Foto: Juanma Moreno, presidente de la Junta. (EFE)
Juanma Moreno, presidente de la Junta. (EFE)

El Gobierno andaluz de PP y Cs se convierte en el primero en presentar sus cuentas para 2020 en el Parlamento. Son los segundos Presupuestos no socialistas en la comunidad, moderan sus previsiones de crecimiento y creación de empleo pero no se hunden en el pesimismo pese a la amenaza que supone el Brexit para Andalucía y los aranceles de Trump para sectores como la aceituna, el vino o el aceite de oliva además de la industria aeronáutica.

Se calcula una ralentización de la economía andaluza “significativa pero no dramática”. Los consejeros de Hacienda, Juan Bravo, y Economía, Rogelio Velasco, entregaron en la Cámara el proyecto de ley de Presupuestos, que necesitará además de los votos de PP y Cs sumar a Vox, partido que el pasado julio llevó la negociación al límite y amenazó que salieran adelante las cuentas. Ahora hay nuevos planteamientos sobre la mesa del partido de Santiago Abascal que Hacienda está estudiando pero que no se conocen, aún, públicamente.

Las cifras del Presupuesto andaluz fijan una previsión de crecimiento del 1,9% del PIB, lo que supone una rebaja respecto al 2,3% con el que se cerrará este ejercicio. El consejero de Economía subrayó que estas previsiones están avaladas por la Airef. La creación de empleo estimada es de 60.000, frente a los 82.100 de 2019. Es una previsión “realista que nos prepara para futuros embates”, aseguró Velasco. “Somos prudentes”, agregó. Eso sí, el contexto económico obliga a aterrizar y las dos grandes promesas electorales del actual presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, se antojan complicadas de cumplir. Ni Bajada Masiva de Impuestos (BMI) ni 600.000 empleos en la legislatura.

"Calma" para Airbus

Pese al clima de enfriamiento económico en toda Europa, el andaluz es un Presupuesto expansivo, que crece un 5,4% y alcanza los 38.540 millones de euros. La reforma fiscal emprendida por este Gobierno, con rebajas en el tramo autonómico del IRPF y supresión de Donaciones y Sucesiones en más tipos de herencias o transmisiones, detraerá a las arcas 25 millones de euros. “Es asumible”, defendió Bravo. Los ingresos tributarios ascienden a 17.401 millones de euros.

La Junta continuará, explicó el consejero de Hacienda, apretando el cinturón a su sector público y cada ente se someterá a una auditoría externa, con un coste de 3 millones de euros. Fue una medida pactada con Vox en el acuerdo del pasado verano. Las trasnferencias al sector público aumentan, lo que Bravo ligó a sanidad, educación y dependencia.

Economía ha tasado un posible impacto de las tasas arancelarias de Estados Unidos en una horquilla de 300 a 600 millones de euros y un daño por el Brexit entre 500 y 1.200 millones de euros. Las consecuencias serán directas para las exportaciones andaluzas, claves en el sector agroalimentario, pero también en sectores como el turismo.

Pese al clima de enfriamiento económico en toda Europa, el andaluz es un Presupuesto expansivo, que crece un 5,4% y alcanza los 38.540 millones

El consejero de Economía defendió que las exportaciones desde Andalucía a Estados Unidos suponen unos 1.650 millones de euros, un 5% del total. Se verán afectados productos como el aceite, la aceituna o el vino, lo que consideró “representa una parte pequeña” de las exportaciones. Respecto a las consecuencias para la industria aeronáutica, también las rebajó. Velasco consideró que si los aranceles gravan en Estados Unidos un 10% las aeronaves fabricadas en Europa, “Andalucía no exporta directamente aeronaves, los componentes se envían a Hamburgo y eso supone que no quedaría perjudicado Airbus España”. “No soy pesimista”, señaló, lanzando un mensaje de “calma y tranquilidad”. “Será insignificante”, apuntó.

Mecanismos de "corrección"

El Presupuesto es expansivo pero se confía en gran parte al consumo y la demanda, crecen bajo la inercia de un dinamismo económico que ya no va a existir. Si además el consumo de los hogares españoles sigue frenándose, ante las campanas de crisis, el Gobierno andaluz tendrá complicado cumplir lo escrito sobre el papel. “Si hay una recesión económica existen mecanismos automáticos de estabilización que corresponde al Gobierno central. Desde luego desde el Gobierno andaluz no somos unos radicales que pensemos que el mercado lo arregla todo”, defendió Velasco, que recordó que hay “mecanismos que poner en juego para mitigar daños” en caso de esa recesión.

“Son números, no somos ni optimistas ni pesimistas”, agregó Bravo, que advirtió de que según todos los organismos económicos “no hay crisis pero sí enfriamiento”. “Los organismos internacionales nos han dicho sean comedidos en el gasto público y no hagan bajada masiva de impuestos”, admitió Bravo, que consideró que se han ajustado a esos parámetros.

Las rebajas fiscales consolidarán la supresión del impuesto de Sucesiones y Donaciones y continuarán con un plan de bajada del IRPF en el tramo autonómico que se extiende hasta 2023. Se aplicará un tipo reducido para compra de vivienda habitual de hasta 130.000 euros. En cada compra de una vivienda en ese precio, el andaluz notará un ahorro de 1.600 euros. Calculan que se beneficiarán unas 23.000 familias.

Freno a la inversión

Las inversiones crecen muy por debajo del Presupuesto. Aumentan un 1,4% hasta los 3.750 millones de euros, entre inversiones reales y transferencias de capital. El grueso de las inversiones las hará Agricultura y Medio Ambiente (1.163,2 millones de euros). El consejero de Hacienda consideró que “sube poco pero se ejecuta”, a diferencia de lo que, sostuvo, ocurría antes. El gasto de personal se ‘come’ 111.747 millones de euros, casi el 85% lo absorben Educación y Sanidad. Bravo destacó “la vocación social del presupuesto”. Salud, familias, educación, deporte e igualdad y políticas sociales, subrayó, suponen el 58,7% de las cuentas.

El Gobierno andaluz no atenderá el plan de ajustes que ha exigido por carta el Ministerio de Hacienda pero aseguran que eso no implicará, “en absoluto”, incumplir con el déficit. Según explicaron se trata de cubrir el déficit de 2018, por una desviación como consecuencia de una operación concreta: la sentencia del metro de Sevilla. “Está cubierto en el Presupuesto del 2019, no tiene repercusión en 2020 ni exige financiación adicional”, explicaron desde la Consejería de Hacienda.

El Gobierno andaluz dio las "gracias" a Montero por desbloquear el dinero para las comunidades: "Acierta cuando rectifica"

Sobre la reprobación en el Parlamento andaluz de la ministra María Jesús Montero horas antes de que el Consejo de Ministros librara las entregas a cuentas para las comunidades, Bravo consideró que también ha visto muchos ministros ser reprobados en el Congreso de los Diputados y que “alguien tendría que replantearse esa situación”. Tras criticar los bandazos en el criterio del Ministerio de Hacienda sobre este pago a las comunidades dio las “gracias” porque el dinero vaya a llegar finalmente a Andalucía: “Este gobierno acierta cuando rectifica. El tiempo nos ha dado la razón”. Con ese argumento pidió que se sume también el mes 13 del IVA: “Cuando dicen que no se puede hacer, hemos visto que sí se puede”.

La Junta vuelve a consignar, tal y como hizo en las cuentas de 2019, 320 millones de euros por venta inmuebles. “Pido disculpas. Pensamos que la administración iba a ser normal, pero los procedimientos necesarios a veces impiden que las operaciones culminen. Hemos encontrado trabas de todo tipo”, sostuvo el consejero de Hacienda, que admitió que ha sido “imposible cumplir esa previsión”. Hoy mismo, señaló, saldrá una primera subasta con un lote de edificios con lo que esperan ingresar 47 millones de euros.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios