OCHO SESIONES EN LA AUDIENCIA DE ALMERÍA

Así fue el juicio de Ana Julia: de las lágrimas del primer día al veredicto por unanimidad

Una de las claves del proceso consistió en saber si Quezada actuó con alevosía o también hubo ensañamiento. El horizonte penal previsto es el de de prisión permanente revisable

Foto: Ana Julia Quezada, al salir de la Audiencia Provincial de Almería, tras ser declarada culpable de asesinato con alevosía (EFE).
Ana Julia Quezada, al salir de la Audiencia Provincial de Almería, tras ser declarada culpable de asesinato con alevosía (EFE).

No hubo aplausos. Ni gritos. Tampoco lágrimas. La sala de vistas de la Audiencia Provincial de Almería estaba llena. El jurado justo se acababa de marchar, como había indicado la magistrada. Había pasado ya una hora desde que la portavoz de las siete mujeres y dos hombres empezó a contestar a las preguntas sobre el veredicto tras ocho sesiones de juicio y un día y medio deliberando.

Tras un par de minutos de lectura ya se sabía que Ana Julia Quezada iba a ser declarada culpable. Era el hecho central número 8 de la acusación por delito de asesinato u homicidio en la persona de Gabriel Cruz. Este hecho estaba situado en la finca de Rodalquilar, donde Quezada enterró al niño.

“De forma intencionada, súbita y repentina, golpeó a Gabriel por detrás”. ¿Consecuencia? Culpable de asesinato con alevosía. Si el jurado había votado este punto por unanimidad eso quería decir que el hecho noveno ni siquiera se tomaba en consideración, esto es, asesinato con alevosía y enseñamiento.

El lunes 9 de septiembre arrancó el juicio con la constitución del jurado. Pero en realidad no empezó hasta el martes con la declaración de Ana Julia Quezada, que respondió a las preguntas de la fiscal y de la defensa. Se negó a contestar a la acusación particular, que aún así, sí quiso que constaran.

"Yo quería que me atraparan"

Quezada, entre constantes lágrimas, explicó los hechos. "Perdóname hija mía, perdóname Ángel y toda la familia, que me perdone Dios por lo que he hecho, pero todo fue un accidente". La acusada dijo: “Yo quería que me atraparan".

A la acusación particular le chocó que la fiscal no hubiera sido más agresiva en las preguntas. Fuentes jurídicas consultadas por El Confidencial consideran que el interrogatorio del Ministerio Fiscal debería haber sido más incisivo que el formulado.

Patricia Ramírez, madre del niño Gabriel, coloca una nota en 'La Ballena de Gabriel', una zona que está dedicada a la memoria del pequeño en Almería. (EFE)
Patricia Ramírez, madre del niño Gabriel, coloca una nota en 'La Ballena de Gabriel', una zona que está dedicada a la memoria del pequeño en Almería. (EFE)

Las declaraciones de los padres de Gabriel Cruz (Patricia Ramírez y Ángel Cruz), que fueron a puerta cerrada, dejaron constancia del sufrimiento ante la muerte de su hijo, así como lo fue el testimonio de familiares y amigos.

Una de las claves del juicio consistió en saber si Quezada actuó con alevosía o también hubo ensañamiento. La jueza dio instrucciones al jurado de siete mujeres y dos hombres de cómo actuar en sus deliberaciones. El jurado apenas tomaba notas durante las sesiones.

Las declaraciones de los forenses, los que practican las autopsias, versus las de los médicos, especialistas en politraumatismos y que explicaban detalles de la forma de morir también resultaron importantes para saber cómo había perdido la vida el menor.

No hay fecha para la sentencia. La jueza la podría tener ultimada para finales de la semana que viene o principios de la próxima. Los hechos probados están ultimados y la clave para la magistrada sería sustanciar por qué fue un asesinato y por qué fue con alevosía.

¿Cuál es el horizonte penal de Ana Julia Quezada? El artículo 140 del código penal establece la prisión permanente revisable si el asesinato es un menor de 16 años. “No existe una alternativa de una condena a 20 años”, señalan fuentes jurídicas. El resto de penas (integridad moral y lesiones psíquicas, tanto al padre como a la madre) podrían ir entre los seis meses y tres años. Sumando todos estos delitos, además de la permanente revisable, podría haber una condena máxima de 10 años.

"Infinito" horizonte de condena

El tiempo es clave en cuanto a un futurible tercer grado. Desde la entrada en vigor de la prisión permanente revisable no hay suficientes elementos para determinar si tendrá permiso para salir o no de prisión. “El horizonte de condena de la culpable es infinito. Le va a costar más trabajo acceder a los beneficios penitenciarios”, subrayan fuentes próximas al caso de Gabriel Cruz.

Patricia Ramírez pide que no se hable más de Quezada. También que no se publiquen fotografías del menor. Cuando salieron los padres de la Audiencia Provincial de Almería le dieron las gracias al jurado y la acusada se volvía a la cárcel en el furgón policial. Ramírez se fue a colocar un pescadito en el mural que hay en el Puerto de Almería en homenaje a Gabriel.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios