Sube la pena por abusos sexuales

Teresa Rodríguez: "Me sentí una cosa, un objeto, merecía respeto. Sentí miedo"

Ocurrió en diciembre de 2016, cuando un empresario se abalanzó sobre ella y simuló un beso en la boca. El juez propone tras ver un vídeo de los hechos elevar la acusación a abuso

Foto: La coordinadora de Podemos Andalucía y presidenta del grupo parlamentario Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)
La coordinadora de Podemos Andalucía y presidenta del grupo parlamentario Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)

La diputada de Adelante Andalucía y líder de Podemos, Teresa Rodríguez, declaró en el juicio al empresario Manuel Muñoz Medina, que llegó acusado por presunto delito de atentado contra la integridad moral y salió expuesto a que se le condene por abusos sexuales. Los hechos se remontan al 20 de diciembre de 2016, cuando en un acto institucional de la Agencia EFE este empresario se abalanzó sobre ella y simuló darle un beso en la boca, tapándosela con las manos.

El empresario niega los hechos y habla de "una broma" tras haberse tomado "tres copitas". Sin embargo, el vídeo de seguridad grabado en la Cámara de Comercio, con imágenes y sin sonido, con el que se cerró el juicio tras las declaraciones de testigos y acusado, ha abierto una nueva vía. Las imágenes muestran cómo Muñoz Medina suelta la copa que está bebiendo en una mesa y se arroja encima de la líder de Podemos para taparle la boca. Se ve además cómo ella intenta apartarse sin éxito al quedar arrinconada contra la pared.

Teresa Rodríguez: "Me sentí una cosa, un objeto, merecía respeto. Sentí miedo"

Los hechos duran unos segundos, pero dejan pocas dudas sobre la actuación intimidante del empresario. Tras exhibirse las imágenes, hubo un receso y el abogado de Teresa Rodríguez pidió que se endurecieran los cargos, solicitando una condena por abusos sexuales, tal y como planteó el juez José Manuel de Paúl. La Fiscalía mantuvo la acusación inicial, que conlleva que no lo considera violencia o intimidación, al no considerar que hubiera "ánimo libidinoso". El delito de abusos sexuales eleva la pena a entre uno y tres años de cárcel y una multa de 16.200 euros (30 euros al día durante 18 meses).

Rodríguez se ratificó en su denuncia y confesó que había sentido miedo cuando sucedieron los hechos. "Indignación", "humillación", "asco", "vergüenza" fueron los sentimientos que, según narró ante el juez, le pasaron por la cabeza cuando esto ocurrió. "Me sentí una cosa, un objeto, merecía respeto", declaró, "me sentí muy humillada". "Durante toda la noche, no paré de darle vueltas. Estaba muy frustrada porque no había sabido reaccionar", confesó. Dijo haber sentido "miedo" y lamentó que ninguno de los presentes reaccionara.

Según su descripción de lo sucedido, ese día acudió a un acto institucional que se celebraba en la Cámara de Comercio de Sevilla por el 50 aniversario de la Agencia EFE. Acudió como diputada y portavoz de Podemos a un evento que estaba presidido por la entonces presidenta de la Junta, Susana Díaz, y al que acudieron todos los portavoces parlamentarios.

Tras recibir varias invitaciones para ir a visitar las instalaciones de la Cámara de Comercio y aunque ya era tarde y quería volver a Cádiz, eran las tres aproximadamente, accedió por cortesía, según explicó, y ante la invitación del presidente de esta institución, Francisco Herrero. "Por apuro, subo y me excuso", pensó Rodríguez, que remarcó que lo hizo en su condición de representante de Podemos y parlamentaria andaluza.

Ya la invitación de Herrero le chirrió. "Ven que te voy a enseñar lo que es el despacho de un presidente", le dijo el responsable. "Desde que subí, tenía ganas de irme", señaló.

Teresa Rodríguez. (EFE)
Teresa Rodríguez. (EFE)

Después narró cómo "de sopetón" y al salir del despacho, el empresario acusado la "empujó", "arrinconó" e "hizo retroceder" contra la pared para después ponerle la mano en la boca mientras la agarraba por la espalda y simulaba un beso. Tras el gesto, con el que se quedó "bloqueada", le dio una tarjeta de visita que ella cogió mientras el presidente de la Cámara de Comercio bromeó: "Cuidado con Manolo, que es capaz de venderte un mueble".

Durante toda la noche, no paré de darle vueltas. Estaba muy frustrada porque no había sabido reaccionar

Solo la responsable de protocolo, según Rodríguez, que estuvo presente en todo momento, le hizo un gesto para que se fueran ante la incomodidad de la situación. Ella, ya en el coche camino de Cádiz, cambió su agenda y pidió a su jefa de prensa que suspendiera lo que estaba pendiente. "Me sentía mal. Quería estar con mi familia", aseguró la líder de Podemos.

El empresario negó que hubiera agarrado a la líder de Podemos Andalucía e insistió en que fue "una broma". "Es una broma que he hecho muchas veces", dijo en dos ocasiones durante su declaración Manuel Muñoz.

Dijo que, en el contexto de la copa de Navidad de la Cámara de Comercio, había tomado "tres copas" y que estaba medicándose porque días atrás le habían diagnosticado "dos cánceres".

Sostuvo que había intentado disculparse después de que el presidente de la Cámara le afeara por carta su actuación y le pidiera su dimisión. Su abogado defensor aludió a la fuerte personalidad de Teresa Rodríguez, a su condición de política acostumbrada a la dura oratoria parlamentaria y alegó que ella no hizo aspavientos ni salió huyendo tras los hechos.

El juez José Manuel de Paúl abortó la línea de interrogatorio del abogado del acusado en varias ocasiones. "Todos los políticos tienen una personalidad fuerte", "ya sabemos que la oratoria parlamentaria en Andalucía no es florentina" o "no se trata de que alguien de ultraderecha por la calle le grite 'guarra roja', aquí se juzga otra cosa", señaló el magistrado, parando al abogado del empresario en algunas de sus preguntas.

Los testigos de la Cámara de Comercio, su presidente, otro vocal presente en los hechos o la jefa de protocolo, negaron que el empresario acusado tocara a la diputada andaluza. Herrero sigue al frente de esta institución empresarial. El abogado del acusado, José Manuel García-Quílez, pidió la libre absolución de su defendido diciendo que se tuviera como atenuante el consumo de alcohol y medicación, al parecer ansiolíticos.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios