tercera jornada del juicio

La Guardia Civil encontró cocaína en la casa donde Ana Julia Quezada planeó suicidarse

"Tranquila, Ana, que no vas a ir a la cárcel”, se decía a sí misma la acusada cuando transportaba a su domicilio el cadáver del niño Gabriel en el maletero del vehículo

Foto: Ana Julia Quezada, en la tercera jornada del juicio por asesinato de Gabriel Cruz. (EFE)
Ana Julia Quezada, en la tercera jornada del juicio por asesinato de Gabriel Cruz. (EFE)

La Guardia Civil encontró cocaína en la casa de Vicar (Almería) donde Ana Julia Quezada planeó suicidarse con pastillas, según ha confirmado este miércoles el teniente de la Benemérita que ha declarado como testigo en la tercera sesión del juicio en el Palacio de Justicia de la capital almeriense.

La Guardia Civil encontró cocaína en la casa donde Ana Julia Quezada planeó suicidarse

"Tranquila, Ana, que no vas a ir a la cárcel”, se decía la acusada a sí misma llevando el cadáver en el maletero del coche tras desenterrar al menor y antes de llegar al domicilio de Vicar.

Los agentes del Instituto Armado no encontraron barbitúricos en el piso donde vivía Quezada. "Allí lo único que se encontró fue cocaína", ha declarado el teniente de la Guardia Civil.

La finca de Rodalquilar

En la sesión de este miércoles, había una pregunta clave: por qué no registraron antes la finca de Rodalquilar, el sitio en el que la acusada había enterrado al niño. El capitán de la Policía Judicial de Almería declaró que carecían de cualquier indicio que indicara que podría haberse cometido un hecho violento.

La aparición de la camiseta de Gabriel Cruz fue un punto de inflexión para centrar la investigación sobre Quezada, la autora confesa de la muerte del niño de ocho años, según ha precisado este miércoles ante el jurado popular el capitán José María Zalvide, jefe de la Policía Judicial de la Comandancia de Almería.

La Guardia Civil encontró cocaína en la casa donde Ana Julia Quezada planeó suicidarse

El capitán Zalvide ha abierto las declaraciones de la jornada de este miércoles, en la que finalmente fiscal, acusación y defensa han renunciado a interrogar al exmarido de Quezada, Miguel Ángel Redondo, como estaba previsto.

El jefe de la Policía Judicial de la Comandancia de Almería ha señalado que el caso del niño Gabriel fue declarado de "alto riesgo" desde el primer momento porque, tras analizar el entorno en el que desapareció, se determinó que no había motivo para que el niño se moviese o perdiese en el monte porque no tenía "nadie con quien salir a jugar".

Se abrieron entonces diferentes líneas de investigación y se llevaron a cabo intervenciones telefónicas, seguimiento de grabaciones de sistema de seguridad, consultas en campamentos y hoteles, consultando los antecedentes de carácter sexual y violento de personas de la zona, comenzando además a estudiar el entorno familiar.

Ha explicado que también se supo de un hombre que acosaba a la madre del niño pero que se descartó.

"El 3 de marzo, extrañamente, aparece la camiseta en una zona que previamente ya se había batido, la encuentra la posteriormente detenida, y es del niño. Había contradicciones porque ella dice que vistió al niño y la abuela dice que no, que no reconoce la prenda", ha asegurado.

El 3 de marzo, extrañamente, aparece la camiseta en una zona que previamente ya se había batido

Esto hizo "priorizar la investigación" sobre Quezada, aunque no se cerraron otras líneas.

El móvil económico seguía sobre la mesa porque descubrieron que Quezada habría propuesto subir una recompensa económica ofrecida anteriormente y que cuando los padres no adoptaron esta medida en una rueda de prensa, se sintió "contrariada", según le trasladó la progenitora de Gabriel.

También ha destacado la extrañeza de que perdiese el móvil dos veces, una el día 2 de marzo durante una batida, y otra el día 3 en Vicar. "El teléfono desaparece misteriosamente del vehículo en el que iba. Nos llama la atención", ha apuntado.

Asimismo, ha subrayado que también hizo sospechar el que señalase a su expareja de Burgos durante una batida en un lugar que no se encontraba en una "zona de paso", por lo que parecía que quería implicarlo.

Ha sostenido que no se entró en la finca en la que estaba enterrado Gabriel porque los familiares entraban y salían, que no había rastros de sangre ni de violencia y se seguía creyendo inicialmente que Gabriel pudiera estar vivo y retenido por un tercero.

"Se puso muy nerviosa al vernos en la finca"

Francisco Cruz, tío de Gabriel Cruz, ha sostenido este miércoles que Ana Julia se puso "muy nerviosa" cuando días después de la desaparición del menor vio aparecer a un grupo de personas que la sorprendieron en la finca en la que mató al pequeño.

Así lo ha declarado en la tercera sesión del juicio que durará hasta el próximo 18 de septiembre, indicando que cuando llegaron su madre, dos primas y él a la finca, insistió en que "quería marcharse" y le hizo llevarla en coche hasta la casa de Las Hortichuelas Bajas, en Níjar (Almería), de la abuela de Gabriel.

El tío de Gabriel asegura que las llaves de la finca solo las tenían él y su hermano y que se sorprendió al ver a la acusada fumando junto a la piscina

Ha asegurado que las llaves de la finca de Rodalquilar, en Níjar, solo las tenían él y su hermano Ángel, padre del menor, que la puerta de acceso solía estar cerrada y que se sorprendió al encontrarse a la acusada fumando junto a la piscina.

Francisco Cruz ha revelado que de hecho pasaron parte de la noche del 28 de febrero, después de la muerte del niño, que se produjo en la tarde del día anterior, en la finca de Rodalquilar, y que allí le llamó la atención que hubiese una pala, un rastrillo y una pala plana "muy bien ordenadas, puestas en línea".

Ha mantenido que dichas herramientas no eran suyas o de su hermano, que reconocía una pala perteneciente a otro cortijo que se vendió años antes, pero que las herramientas de esta finca habían permanecido siempre en la casa de su madre en Las Hortichuelas Bajas. "Ángel normalmente nunca tiene herramientas allí", ha subrayado.

Ha dicho que no recuerda haber visto tablas arrancadas o dispuestas sobre el hoyo en el que se enterró a Gabriel, pero sí que interpelaron a Quezada por haber llevado a su hija menor de edad a la finca sin aparente motivo.

La Guardia Civil encontró cocaína en la casa donde Ana Julia Quezada planeó suicidarse

Ella asumía el protagonismo

El guardia civil responsable de la instrucción de la causa del niño Gabriel Cruz ha sostenido este miércoles que Quezada podía anticiparse a sus acciones asumiendo la representación de Ángel Cruz, padre del menor, durante la búsqueda.

En su declaración ante el jurado popular, el guardia civil ha apuntado que una vez descartado el 1 de marzo de 2018 la participación del acosador de Patricia Ramírez, madre del niño, comenzaron a aparecer elementos sospechosos en los dos días siguientes que apuntaban directamente a Quezada.

Siempre asumía ella el protagonismo de las llamadas porque decía que Ángel no estaba en condiciones

Ha indicado que la madre del menor señaló que el 2 de marzo Quezada puso "muy mala cara" al saber que no se iba a subir la recompensa de 10.000 a 30.000 euros por recomendación de la Guardia Civil, lo que les hizo pensar en un posible móvil económico. También ese día 2 ya empezaron a ver que quería implicar a la expareja de Burgos.

"Siempre asumía ella el protagonismo de las llamadas porque decía que Ángel no estaba en condiciones. Con esa argucia cogía ella siempre el teléfono, para hablar prácticamente en representación de Ángel". "Todo lo que le decíamos a Ángel ella lo acababa sabiendo, se iba anticipando a los planes que teníamos", ha apostillado.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios