CONFERENCIA POLÍTICA

El papel de 'Kichi' se reforzará en Adelante Andalucía tras dejar atrás a Podemos

El alcalde de Cádiz niega que vaya a dar un salto a la política nacional pero su triunfo en las municipales y el auge de su liderazgo refuerza su marca ante la próxima conferencia política

Foto: José María González, 'Kichi', en una foto de archivo. (EFE)
José María González, 'Kichi', en una foto de archivo. (EFE)

El “faro”, el “referente”, el “buque insignia”. Así loan sus compañeros de filas a José María González ‘Kichi’. ¿El nuevo líder del partido que surja en Andalucía tras culminar su fusión con Izquierda Unida e independizarse de Pablo Iglesias? Esa es la pregunta que Podemos Andalucía deja en el aire. A corto plazo, no hay operación de sucesión de Teresa Rodríguez en marcha, zanjan. A medio o largo plazo, “las bases dirán”, “quién sabe”, es “pronto”, "ojalá".

El alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’, supo tras ganar sus primeras elecciones forjarse una marca propia al margen de Podemos y de Pablo Iglesias, con quien lleva ya mucho tiempo marcando distancias. Su última victoria electoral consagró esa marca y disparó su cotización como líder en sus filas, incluso con proyección nacional. Él niega que vaya a dar el salto y asegura que “el único partido” en el que de verdad milita “se llama Cádiz”. Sin embargo, sus propios compañeros advierten de que está llamado a jugar un papel clave en el futuro Podemos Andalucía, que aspira a alcanzar la independencia de la dirección nacional en su conferencia política del próximo otoño.

Su última irrupción, días atrás, ofreciendo el puerto de Cádiz para acoger a los inmigrantes del Open Arms situó al regidor gaditano en la primera línea de la política nacional y exhibió el impacto que tienen sus mensajes. Más allá de convertirse en ‘trending topic’ en redes sociales, su oferta, que lógicamente ha cosechado críticas de la derecha que lo acusan de populista, puso voz a una parte de la izquierda que estaba diluida en mitad de la polémica. Sin duda, es uno de los alcaldes del cambio que logran eco nacional cuando se pronuncia y eso que evita la exposición en los medios.

"El faro" a seguir

Tras las elecciones municipales y autonómicas de mayo, donde los resultados de Podemos siguieron cayendo, la dirección andaluza del partido evitó hacer sangre contra Iglesias pero sí dejó claro que su hoja de ruta para conseguir su autonomía de Madrid era imparable. Además señalaron que el alcalde de Cádiz, que había revalidado su mandato con unos buenos resultados, era “el faro” y el “buque insignia” para el “renacer de Podemos” en Andalucía.

Ese mensaje después se diluyó pero, durante días, los dirigentes de la formación morada en las filas andaluzas señalaron al alcalde como el referente del partido por encima de Iglesias. Podemos Andalucía no solo marcó distancias oponiéndose a la exigencia de Iglesias de formar un gobierno de coalición con Pedro Sánchez, ellos prefieren la fórmula del pacto a la portuguesa. También aprovecharon para destacar el liderazgo de ‘Kichi’ por encima de cualquier otro.

Lejos del tándem Iglesias-Montero

González es pareja de la secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez. Ambos evitan formar tándem político en público. Los llamaban ‘los Clinton de Cádiz’ pero ‘Kichi’ y Rodríguez rehuyen el modelo de Pablo Iglesias e Irene Montero. Tuvieron un enfrentamiento abierto a cuenta del referéndum montado por el chalet de Galapagar. El alcalde de Cádiz dejó claro que ellos sí seguían viviendo en un pisito de currante del barrio gaditano de La Viña.

En general, la diputada andaluza se vuelca en la política regional y el alcalde de Cádiz en lo local y no celebran actos conjuntos. Evitan pisar el terreno del otro aunque es evidente la sintonía total entre ambos también en la política. Un intercambio de papeles como el que planean Iglesias y Montero en Madrid no entra en sus planes, aseguran fuentes cercanas a la pareja. Fueron padres de una niña el pasado marzo. Desde entonces la dirigente de Podemos Andalucía está de baja y lejos de la primera línea.

Rodríguez y González rehuyen el modelo de la pareja Iglesias-Montero y niegan a corto plazo una sucesión al frente de Podemos Andalucía

Sin Rodríguez y tras la marcha de Antonio Maíllo, exlíder regional de IU, el mensaje de Adelante Andalucía ha perdido decibelios. El cansancio que expresó la líder de Podemos Andalucía tras la campaña, cuando cosecharon unos resultados por debajo de los que pronosticaban las encuestas, y su retirada de la primera fila estos meses extendió la especulación de que también Rodríguez, como su compañero de la confluencia, iba a dar un paso atrás. Entonces fueron sectores de su propio partido, Podemos Andalucía, los que lanzaron la idea de que ‘Kichi’ sería el mejor candidato a ocupar el liderazgo autonómico.

La vuelta de Rodríguez

Desde el partido niegan que esa operación exista. Rodríguez ha confirmado su vuelta tras las vacaciones “con más fuerza y muchas ganas”. La líder de Podemos participará en la Conferencia Política que ha convocado el partido para finales de octubre. La discusión interna y el intercambio de documentos está ya en marcha. El objetivo de la dirección de Podemos Andalucía es claro: conseguir la independencia política de la dirección nacional de Pablo Iglesias. En ese proyecto están aliados los Anticapitalistas, sector al que pertenecen Rodríguez y ‘Kichi’, pero también quienes en un primer momento fueron afines a Iñigo Errejón. La alianza entre ambas familias se ha consumado con grupo propio en el Senado.

El liderazgo de Rodríguez caduca en 2020 y ella nunca ha ocultado que la política es transitoria y que quiere volver a dar clases en su instituto

Otro escenario es el que se pueda vivir a medio plazo, admiten fuentes de Podemos en Andalucía. El liderazgo de Rodríguez al frente de Podemos caducará a final de 2020 y entonces deberán celebrarse unas nuevas primarias. Hasta ahora, la dirigente andaluza ha asegurado que no excederá los dos mandatos ni repetirá como candidata y que tras dos legislaturas volverá a dar clases al instituto donde tiene su plaza.

Confederación y fusión con IU

La confederación de Podemos Andalucía en un modelo similar al de Cataluña o Galicia fue el proyecto con el que Rodríguez compareció a sus primarias en 2016. Sus rivales, entonces 'errejonistas', compartían la misma idea. Quieren una mayor autonomía del partido en Andalucía, saliendo de un modelo donde la cúpula nacional y el equipo de Iglesias tienen la última palabra, ha sido compartida por todas las familias del partido de Despeñaperros hacia abajo.

Pese a que esas demandas de censo y caja propia, más control de las listas y poder de decisión en las confluencias o los pactos postelectorales llevan ya tres años sobre la mesa, Iglesias ordenó a Pablo Echenique abortar cualquier avance en esa dirección. El pulso definitivo se libró en julio de 2018, entonces la dirección nacional plantó una candidata rival en las primarias internas para elegir al próximo candidato en las elecciones autonómicas. La dirigente de Podemos dijo que si perdía, se retiraba. Rodríguez, que aunó a todas las corrientes andaluzas, barrió con un 75% de los apoyos. Entendió que había “conquistado la autonomía” por la vía de los hechos. Así lo proclamó.

El choque con Echenique

Previamente se había producido un choque muy duro entre la líder andaluza y Pablo Echenique, que acusó a Rodríguez y ‘Kichi’ de preparar la escisión de Podemos Andalucía hacia una marca propia que ambos iban a liderar con la filtración de papeles falsos. El secretario de Acción Política de Podemos puso el grito en el cielo cuando conoció la inscripción de Adelante Andalucía como la marca electoral con la que su partido quería presentarse junto a IU en las andaluzas. La dirección nacional exigía que el nombre de Podemos figurara en la papeleta. Los ataques hacia el tándem de Rodríguez y ‘Kichi’ se redoblaron desde Madrid de una forma llamativa, porque el alcalde de Cádiz no había participado en ningún momento ni en las negociaciones de la confluencia con IU ni en la hoja de ruta para una mayor autonomía de la federación andaluza.

Durante la campaña electoral, González evitó la foto con Iglesias y su cúpula. Incluso se anunció desde Madrid un mitin conjunto en Cádiz que después se convirtió en un acto en Sevilla donde a Iglesias no lo acompañaron ni Rodríguez, de baja maternal, ni el candidato gaditano, que alegó motivos de agenda. Había mucho más. Desde el enfrentamiento público por el chalet de Galapagar nunca han retomado sus relaciones. Antes hubo otros roces, pero ese fue el definitivo.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios