ARRANCA LA VENDIMIA

El secreto de la uva francesa: miles de andaluces, mejores salarios y ayuda familiar

El campo español sigue ofreciendo condiciones mucho peores que el país vecino, donde unos 15.000 temporeros, el 75% andaluces, comenzará a desplazarse la semana próxima

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Es agosto y en muchos pueblos de Jaén, Granada o Cádiz hay muchas familias que están terminando de hacer las maletas. Llevan crema solar, ropa clara, gorros y gafas para protegerse del sol, pero en su equipaje no hay concesiones al turismo de sol o montaña. Nada de chanclas. Mucho de atuendo de faena. No se van de vacaciones sino a trabajar. Se preparan para cortes en las manos, lumbalgias, lesiones musculares, picaduras de insectos o insolaciones. Cruzarán a Francia. El trabajo es duro y penoso pero las condiciones, para muchos, siguen mereciendo la pena.

"Cuadrilla se ofrece", "busco trabajo", "trabajo de campo", "vendimia" estos días cientos de ofertas proliferan en los principales webs de anuncios en España. Conviene desconfiar y evitar los fraudes. Los sindicatos aconsejan seguir los cauces tradicionales para irse a vendimiar a Francia y no ir a la aventura. Se requiere contrato laboral y alojamiento y lo mejor, avisan, es llevarlo todo atado antes de partir.

Desde hace décadas miles de andaluces, a veces varias generaciones de la misma familia, atraviesan la frontera. Van por unas condiciones en el campo que no encontrarán en ningún rincón de España, donde sigue sin cumplirse la obligación de abonar el salario mínimo, destacan los sindicatos. Pasarán un mes, algunos dos y en ocasiones empalmarán con la campaña de la fruta o viajarán a otras comarcas del país donde la temporada se haga más tarde. Este año los autobuses empezarán a salir la segunda semana de agosto. El calor ha apretado más de lo normal.

Caída de la producción

Según las estimaciones de los principales sindicatos, este año la producción de la vendimia francesa será menor y eso repercutirá en menos contrataciones. CCOO estima que unos 15.000 españoles trabajarán en la uva francesa y el 75% son andaluces, más de 12.000. Unos 8.500 saldrán hacia Francia desde Jaén o Granada y unos 2.500 desde la sierra de Cádiz. Almería, Córdoba o Málaga también exportarán su mano de obra. Unos 1.100 temporeros partirán de Castilla-La Mancha, Murcia (300) o la Comunidad Valenciana (2.000).

CCOO estima que unos 15.000 españoles trabajarán en la uva francesa y el 75% son andaluces, más de 12.000

Lucía García es miembro de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT, y pasó la tarde del jueves en Chillúevar (Jaén, 1.459 habitantes). La semana pasada estuvo en Fiñana (Almería, 1.992 habitantes) y la que viene visitará Alcalá del Valle (Cádiz, 5.123 habitantes). Todas son localidades acostumbradas desde hace décadas al éxodo cuando llegan estas fechas.

Las cuadrillas se componen en ocasiones por familiares y vecinos y los empresarios franceses cotizan al alza la gran experiencia y el buen hacer de muchos de estos trabajadores. La mayoría, el 90%, son hombres de entre 30 y 45 años con estudios primarios. En los peores años de la crisis retornó a este trabajo mucha mano de obra de la construcción y también jóvenes con estudios universitarios. Ahora, de nuevo, los perfiles vuelven a ser los clásicos.

Las principales dudas

Aunque la mayoría tiene experiencia siempre surgen dudas, preguntas. Por ejemplo, uno de los más veteranos contó en el penúltimo taller su experiencia del último año. Sufrió un accidente laboral y regresó a España. Debería haber permanecido en el país galo hasta dejar constancia de la incidencia para poder así recibir algún tipo de ayuda o indemnización durante la baja médica. Perdió cualquier derecho.

Desde UGT no solo acuden a estos municipios, también estarán en Bailén, la localidad jienense desde donde parte la gran mayoría de los autobuses hacia Francia y cuando arranque la campaña acudirán al país vecino a supervisar las condiciones de trabajo y alojamiento de los temporeros. Lucía García lleva años haciéndolo. A veces encuentran situaciones que denunciar pero reconoce que "en general las condiciones son muy buenas". Nada que ver con las decenas de asentamientos chabolistas que rodean durante la campaña las principales localidades de Huelva dedicadas a los frutos rojos. El empresario francés no está obligado a dar techo, pero muchos lo hacen u ofrecen alternativas.

"Las condiciones del campo francés son mucho mejores", apunta esta portavoz de UGT. El salario varía en función del departamento francés donde se acuda pero el salario mínimo es de 10,03 euros la hora en una jornada de 35 horas semanales. Si se excede este tiempo se cobra más. Un 25% más de 36 a 43 horas y un 50% más a partir de la hora 44. Los temporeros que acuden se desloman porque muchos tienen aquí su supervivencia para buena parte del año.

Un agricultor vendimia uva moscatel en los viñedos de 'Domaine de Rombeau' de Rivesaltes, (Francia). (EFE)
Un agricultor vendimia uva moscatel en los viñedos de 'Domaine de Rombeau' de Rivesaltes, (Francia). (EFE)

La mayoría de los temporeros saben que deben firmar y leer con atención el contrato antes de acudir a Francia. Es el principal consejo, apuntan desde UGT, acudir con un contrato de trabajo ya cerrado desde España. La mayoría de los temporeros no leen francés pero sí les ayudan a que identifican con claridad los conceptos de su 'Bulletin de Salaire'. Tienen derecho a un 10% adicional del salario bruto que cobren, a partir de los 18 días, en concepto de indemnización por vacaciones. Podrán disfrutar además de prestaciones familiares una vez que vuelvan a España a cargo del Gobierno francés, así como de una parte de la jubilación. Cotizar 18 días, 200 horas al trimestre o 120 horas al mes da derecho a subsidios familiares siempre que se tenga dos o más hijos menores a cargo y unos ingresos mínimos. Desde 131 a 300 euros.

Ojo con los intermediarios

Las redes permiten que se extiendan los fraudes. UGT aconseja desconfiar de cualquier anuncio laboral no acreditado y acudir directamente a la página web de empleo del Estado francés. Hay un teléfono gratuito para resolver dudas (900 383 848) y cuidado con los intermediarios que brotan como setas cuando se aproxima la fecha de la recolección. Lucía García anima a desconfiar de quienes ofrezcan sus servicios para traducir la documentación o gestionar alojamientos o transporte. El año pasado muchos temporeros fueron víctimas de un presunto fraude cuando pagaron por un autobús que nunca apareció para recogerlos en Jaén y llevarlos a Francia. "Cuantos menos intermediarios", avisan, "mejor". "Si se puede resolver todo directamente con el empresario suele ser lo más seguro", apunta García.

El salario varía en según el departamento francés al que se acuda pero el salario mínimo es de 10,03 euros la hora en una jornada de 35 horas semanales

También han detectado los sindicatos problemas con las empresas de trabajo temporal, ya que en ocasiones si se acude a través de estos canales no se puede solicitar posteriormente subsidios familiares, porque cotizan en España, y es muy difícil de controlar cuánto cobran al trabajador por esta intermediación.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios