RESISTENCIA A LOS CAMBIOS

Canal Sur da la bienvenida a la nueva dirección blindando a su plantilla 'pata negra'

Los sindicatos pactan un reforma urgente en el tiempo de descuento del reglamento para las contrataciones, con el rechazo de CCOO, que denuncia que se consoliden "los chanchullos"

Foto: Sede de Canal Sur. (Google maps)
Sede de Canal Sur. (Google maps)

La nueva dirección de la Radio Televisión Andaluza tomará posesión la próxima semana tras impulsarse por unanimidad de todos los partidos del Parlamento la renovación de la cadena pública. El presidente del Consejo de Administración, Rafael Porras, o Juan De Dios Mellado, director general, junto al resto de consejeros que elijan los distintos grupos parlamentarios serán designados en el pleno del 3 de julio. El primer cambio visible que debe producirse es en la cúpula, con la promesa de que serán "perfiles profesionales de prestigio" y que los partidos dejarán de utilizar estos sillones para colocar a sus cargos descolocados.

Lo primero que encontrará la nueva dirección es una guerra entre los sindicatos de Canal Sur que tiene visos de acabar mal. Por un lado está UGT, el Sindicato de Periodistas (SPA) y la Agrupación de Trabajadores de Canal Sur, a favor de sacar adelante un nuevo reglamento en la Mesa de Contratación, propuesto por la actual dirección de Recursos Humanos, que supone cortar el paso, en el tiempo de descuento, a la nueva cúpula en materia de contrataciones. CCOO se opone frontalmente a esta maniobra.

En un comunicado, CCOO, sindicato mayoritario (46%), aunque el resto suma un 54%, exige que el nuevo reglamento pase por referéndum de toda la plantilla. "No entendemos que se amague con firmar la nueva propuesta realizada en tiempo de descuento por la dirección saliente de recursos humanos", alerta este sindicato, que creen que el acuerdo sellado pisotea el convenio colectivo y lejos de proteger a los trabajadores más vulnerables de la plantilla se dedica a consolidar los pluses y los privilegios de quienes han gozado de mejor posición en los años del PSOE. Fuentes del Gobierno andaluz confiesan vivir con "desconcierto" esta situación y lamentan lo que consideran "una declaración de guerra" de la plantilla antes de, ni siquiera, desembarcar en los despachos. El responsable de Recursos Humanos, Sebastián Uribe, ha acelerado estos cambios y depende directamente de Carmen Estero, directora gerente y que en un primer momento sonó como directora general en el nuevo tiempo político.

"Los otros"

"Se dan mucha prisa en aprobar este reglamento antes de que vengan los otros", señala CCOO, acuñando la expresión con la que se refieren a la nueva dirección: "los otros". "Cuánta prisa para determinados chanchullos y cuánta desidia para lo que realmente importa", se lamenta el sindicato, que anuncia "el voto en contra".

"Cuánta prisa para determinados chanchullos y cuánta desidia para lo que realmente importa", se lamenta el sindicato

La pelea entre los sindicatos, habitual desde hace ya mucho tiempo, se recrudece en los últimos tiempos con indignación además con los trabajadores rasos que no entienden que, por ejemplo, en ese nuevo reglamento de recursos humanos se olviden de dar una solución a los 150 trabajadores "en fraude de ley", algunos hasta con oposiciones aprobadas, que en los últimos años no han podido consolidar su situación. Cada sindicato mira por los intereses de la mayoría de sus afiliados, incluyendo la consolidación de pluses aparejados a cargos de responsabilidad que pueden cambiar con la entrada de la nueva dirección. Limitan a la nueva cúpula las contrataciones, la apertura de bolsas de trabajo o la convocatoria de oposiciones.

Desde el Gobierno andaluz evitan el enfrentamiento pero sí dejan claro que algunas de las potestades que se arrogan en la Mesa de Contratación exceden la ley de la RTVA. Se trata de perpetuar, en muchos casos, situaciones temporales de nombramientos o categorías concretos a dedo para blindarlos de los cambios y que no pierdan esos complementos salariales.

El PSOE azuza a la plantilla

Más allá de las maniobras y de los movimientos en el tiempo de descuento, la realidad es que, de momento, no se están cumpliendo los augurios que desde el PSOE andaluz trasladaron a la plantilla. Los dirigentes Mario Jiménez, José Fiscal y Miguel Ángel Vázquez, se reunieron con los trabajadores del Comité Intercentros tras las elecciones para avisar de que el Gobierno de PP y Cs, con el apoyo de Vox, iba a cerrar la cadena pública y pedir que se echaran a las barricadas contra el Ejecutivo.

Sin embargo, el Gobierno ha logrado, en una negociación pilotada por el vicepresidente Juan Marín (Cs) y el consejero de Presidencia, Elías Bendodo (PP), cerrar un acuerdo unánime, de todos los partidos, para desbloquear la RTVA tras seis años con una dirección interina y casi un lustro con un consejo de administración caducado. Ese acuerdo ha sumado además al presupuesto público, por petición de Adelante Andalucía, que se sumó en el último momento al pacto, un aumento de seis millones de euros para renovación tecnológica y empleo.

El temor a los cambios sigue muy presente entre los trabajadores. Vox nunca ha ocultado que, pese a que se sumó al acuerdo de renovación de Canal Sur, sería partidario de cerrar la cadena. Extremo que en ningún caso, hasta hoy, PP o Cs han asumido. Desde el Gobierno andaluz entienden que exista "cierta resistencia" a los cambios pero confían en que se diluyan.

Las reformas

Sobre la mesa quedan grandes reformas pendientes para la RTVA. Este viernes se hizo oficial la salida del periodista Tom Martín Benítez, que conducía la mañana de la radio desde hacía 22 años pero que declinó ser trabajador de la casa para mantener una relación contractual con el ente público mediante el contrato con su propia productora. Una fórmula que le reportó, según se publicó en el portal de contratación del ente público, 96.405 euros en 2018.

Su salida, aunque podría volver en septiembre con nuevo programa, es el primer cambio visible de un periodista muy cercano al PSOE andaluz y a Susana Díaz en los últimos tiempos. Se ha confirmado también el regreso a la cadena de Mariló Montero, tras terminar su excedencia y también se negocia el fichaje del 'tándem' de María Teresa Campos y su hija, Terelu.

Renovación de 'la parrilla'

El próximo 11 de julio la plantilla confía en conocer detalles de la nueva programación de otoño y los representantes sindicales esperan que se empiecen a visualizar los cambios. Entre las reformas urgentes de la cadena pública se sitúa la necesidad de una renovación tecnológica, que permita competir y no contar con tecnología obsoleta. Una "diversificación" de la programación, que abra Canal Sur al público joven e infantil para fidelizar a los andaluces, que hoy en día dan de lado a una cadena volcada en su parrilla a la población rural y de mayor edad. Desde la casa, los trabajadores confían también en que se "democratice" la redacción, con nombramientos de editores y directores de programa conforme a criterios "de mérito y capacidad", dejando a un lado los 'comisarios políticos'. También reclaman un plan de empleo que dé salida a los trabajadores en fraude de ley tras años en plantilla y después de "entre 12 o 15 años" sin convocarse oposiciones y sin abrirse las bolsas de empleo.

El Gobierno andaluz asegura que cualquier reforma de la cadena se negociará en el futuro contrato programa de la RTVA. De momento nadie sabe si habrá cambios en profundidad, si las amenazas de recortes y desmantelamiento azuzadas por el PSOE se van a cumplir y si se apostará de verdad por la independencia y la profesionalidad o simplemente quitarán a 'los otros' para poner a 'los suyos'.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios