LA BATALLA DE LAS DIPUTACIONES

Así es el "tito" de Susana Díaz al que los sanchistas tienen en el punto de mira

El presidente de la Diputación de Sevilla y presidente del PSOE sevillano es uno de los rostros que los afines a Sánchez piden relevar para visibilizar la "renovación" del partido

Foto: Susana Díaz, con el presidente de la Diputación de Sevilla y de la FAMP, Fernando Rodríguez Villalobos, el 5 de abril de 2016 en la capital andaluza. (EFE)
Susana Díaz, con el presidente de la Diputación de Sevilla y de la FAMP, Fernando Rodríguez Villalobos, el 5 de abril de 2016 en la capital andaluza. (EFE)

Fernando Rodríguez Villalobos es un socialista sevillano “clásico”, “de los antiguos”. Es la definición en la que coincide más gente que lo trata y lo ha conocido a lo largo de su dilatada trayectoria política siempre vinculada al municipalismo. Susana Díaz lo llama “mi tito Fernando”. No hay lazos de sangre pero sí una fuerte vinculación política.

Tras la visita el pasado lunes de Díaz a Pedro Sánchez a La Moncloa, públicamente la líder andaluza dice cuando se le pregunta de las diputaciones andaluzas que eso “no toca”. En privado los próximos a la secretaria general del PSOE-A insinúan que hay acuerdo, está todo arreglado y que ni Rodríguez Villalobos ni Irene García, presidenta de la Diputación gaditana y secretaria general del PSOE de Cádiz, están en cuestión. “No va a haber ningún problema”, anticipan desde las filas andaluzas. Habrá integración por adición y sin que nadie salga humillado, explican.

Habrá que esperar a el día 15 de junio, cuando se constituyan los ayuntamientos y se inicie el calendario orgánico para ver qué versión es la que vence. De momento, los sanchistas andaluces, de todas las familias, y fuentes de la dirección federal insisten en que en los equipos de las diputaciones debe empezar a plasmarse “la renovación” del PSOE andaluz. Subrayan que para que eso se visualice hay que cambiar rostros. Ahora señalan que Irene García es una mujer joven que si es capaz de integrar a todas las corrientes del sanchismo en Cádiz y hacer un buen equipo podría continuar. Sin embargo, dejan pocas dudas sobre la posibilidad de que Rodríguez Villalobos se tiene que marchar. “Si no lo deja ahora para aplazar la guerra se tendrá que ir dentro de un año”. Es lo máximo que concede un miembro de la dirección del PSOE de Sánchez.

15 años de poder

¿Quién es el presidente de la Diputación sevillana? ¿Por qué es tan importante para algunos sectores del partido que salga? Básicamente porque Rodríguez Villalobos, que lleva en el cargo desde 2004, tiene 67 años y es uno de los mentores más claros de Susana Díaz, tiene en su mano el poder para ganar un congreso provincial en el PSOE de Sevilla. Maneja desde la Diputación el mayor presupuesto, es respetado por todos los alcaldes, es el único con poder institucional ahora mismo para poner cargos, asesores y sueldos y desde hace quince años, donde él se ha situado en una guerra del PSOE sevillano es el bando ganador. Cuenta con un presupuesto de 453 millones de euros en 2019, 130 millones de gastos de personal y un record inversor de 300 millones de euros desde 2014 en préstamos a los consistorios. Los sanchistas saben que si Susana Díaz pierde este aval empezarán a tener posibilidades reales de ganar el poder en el PSOE de Sevilla, el corazón del partido en Andalucía.

La oferta de Quico Toscano al presidente de la Diputación de Sevilla fue rechazada por Ferraz e indignó al veterano socialista

A Villalobos lo citó a un café en un hotel sevillano el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano. Fue durante la campaña electoral. Ferraz insiste en que Toscano no actuó como portavoz oficial. La reunión se celebró "en plan compadre", aseguran. Sin oficialidad. El alcalde de Dos Hermanas, que acaba de ampliar su mayoría absoluta y lleva en el cargo desde 1983, le propuso “una salida digna”. Si no quería jubilarse le ofreció un buen puesto, con un sueldo voluminoso y coche oficial. Le insistió, eso sí, en que tenía que irse.

Rodríguez Villalobos reaccionó ofreciéndose como hombre de consenso y capaz de unir a todas las familias. Rehusó la oferta. Luego trasladó a los suyos que le parecía “una indignidad” y que a él no iba a comprarlo nadie. Un sector de los sanchistas andaluces se molestó con el paso que había dado Toscano. En Ferraz tampoco gustó. O eso trasladan. Del presidente de la Diputación dicen que es un hombre “humilde”, que no le gusta la ostentación. Pidió al renovar la flota de coches oficiales de la Diputación que su vehículo dejara de ser el típico coche oscuro de cristales tintados y eligió un vehículo claro. "Si creen que van a tentarlo así, no lo conocen", avisan.

Piropos a Díaz, avisos a Sánchez

Después del presidente de Aragón, Javier Lambán, que dijo que Susana Díaz estaba “tocada por los dioses del socialismo”, posiblemente sea Villalobos quien reúne el glosario de adjetivos más superlativos en honor a Susana Díaz, “sinónimo de triunfo para el PSOE”, dijo en las primarias.

"Susana Díaz, querida amiga, no nos une solo la militancia. Tú y yo lo sabemos. Nos une una forma de sentir", declaró en uno de los desayunos informativos donde se han piropeado. Rodríguez Villalobos se jacta de que ambos proceden de “la casta de la familia humilde y trabajadora”. Es el “ADN" que comparten, en sus propias palabras.

Villalobos estuvo con Viera y Susana en la guerra del PSOE sevillano de 2004 y después se alineó con ella de nuevo en 2012

Villalobos se situó con José Antonio Viera en 2004 cuando, junto a Susana Díaz, aceptaron el encargo de Manuel Chaves de ganar el pulso a José Caballos. Ganaron un congreso provincial dramático. Ocho años más tarde, 2012, en pleno estallido del caso ERE, Viera salió como entró. En mitad de otra catarsis de los socialistas sevillanos. Entonces era presidente José Antonio Griñán, el cerco se estrechaba sobre el exconsejero de Empleo, y fue Susana Díaz la que recibió el encargo de ‘matarlo’ políticamente en el PSOE sevillano. Viera citó entonces a Rodríguez Villalobos. Se vieron en un restaurante, de la zona de Nervión, que frecuentaba el presidente de la Diputación y este le dijo a su amigo que se iba con Díaz. Al día siguiente Viera dimitió y la dirigente socialista le ganó el congreso a Antonio Gutiérrez Limones.

La líder sevillana

Cuando Díaz llegó a la cima del PSOE andaluz se dio por hecho que su “tito” sería el secretario general del partido en Sevilla. Él asumió con lealtad que le diera el cargo a Verónica Pérez y habló de la necesidad de un “relevo generacional”. Desde entonces, ha sido uno de sus mayores apoyos. “El mayor desgarro que ahora mismo puede sufrir Susana (Díaz) es tenerle que pedir a Fernando (Rodríguez Villalobos) que se vaya”, admiten en el PSOE sevillano. “No se puede ajusticiar así a nadie”, advierten los susanistas. Aseguran que ahora mismo “el 80%” del partido en esta provincia cierra filas con ambos dirigentes.

Fernando Rodríguez Villalobos. (EFE)
Fernando Rodríguez Villalobos. (EFE)

Los sanchistas por su parte desvelan cuál sería la hoja de ruta. Si no hay cesión y el presidente de la Diputación no da un paso atrás, piensan en “una gestora en el PSOE de Sevilla”. “Toda España entendería que Sánchez pidiera la salida de ‘la máxima autoridad’”, que recuerdan que tuvo un papel protagonista en la operación de derrocar a Sánchez. La prueba más evidente de la falta de ‘feeling’ del secretario general con la sevillana es que se negó a participar en con ella en un deslucido mitin en la capital andaluza en el inicio de la campaña de las generales. Pérez se cayó del cartel y las tensiones se prologaron entre los dos bandos durante todas las campañas posteriores.

El 'tripresidente'

El ‘tripresidente’ Villalobos, une a su cargo institucional y orgánico el de la presidencia de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), invitó a la vicepresidenta Carmen Calvo el pasado miércoles a copresidir con él los actos del día de la provincia. La agasajó todo lo que pudo y se valió de la foto para trasladar a todo el que quiso oírlo que “todo está arreglado”.

De momento, por el PSOE sevillano todo son loas al “tito” de Díaz. Un hombre campechano, que cuando quiere habla muy claro, que pidió la abstención para dar paso a Mariano Rajoy cuando Sánchez se enrocó en el ‘no es no’ y que soltó algunas de las perlas más hirientes contra el entonces alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, en otra de esas guerras eternas del PSOE sevillano.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. (EFE)
La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. (EFE)

Advierten de que Ferraz no tendrá tan fácil como con las listas electorales torcerle el brazo al PSOE andaluz. “Aquí firman los concejales y hacen lo que le dicen los alcaldes. Te animo a encontrar a un alcalde sevillano que no quiera que continúe Rodríguez Villalobos”, aseguran.

Él fue alcalde de La Roda de Andalucía, un municipio sevillano de algo más de 4.000 habitantes, desde 1983 hasta 1993. Entonces empezó a ocupar cargos en la Diputación, donde llegó a ser presidente en septiembre de 2004. Desde 2015 es concejal en Castilleja de la Cuesta, desde donde revalida su cargo.

“Nunca ha usado este organismo como trampolín personal”, dice un alcalde. “Cree en el municipalismo de verdad y no da dádivas sino que se cree de verdad el papel de la Diputación en auxilio de los pueblos más pequeños”, agrega otro regidor. Ha logrado que la Diputación de Sevilla sea la que tenga el mayor superávit de España y unas cuentas saneadas. Si se queda, Susana Díaz habrá ganado. El mensaje desde Andalucía es que “Fernando no está en cuestión”.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios