PRESUPUESTO DE PP Y CS EN ANDALUCÍA

El Gobierno del cambio recorta en empleo y sube en política social y sector público

El nuevo Ejecutivo andaluz defiende un Presupuesto "realista y creíble" y mantiene igualdad, violencia de género o memoria histórica, lo que dificulta el apoyo de Vox

Foto: El consejero de Hacienda, Juan Bravo; el vicepresidente andaluz, Juan Marín; y el consejero de Presidencia, Elias Bendodo, presentando los Presupuestos. (EFE)
El consejero de Hacienda, Juan Bravo; el vicepresidente andaluz, Juan Marín; y el consejero de Presidencia, Elias Bendodo, presentando los Presupuestos. (EFE)

"Las cuentas más sociales de la historia de Andalucía". Ese es el lema. Sin variaciones respecto al que empleó durante años el PSOE. Había mucha expectación sobre el primer presupuesto no socialista en Andalucía. PP y Cs han batido marcas para presentar unas cuentas que si se aprueban se ejecutarán de agosto a diciembre, medio año, y levantarán la prórroga sobre las cuentas actuales, que también ya se ajustaron al nuevo equipo, con la incertidumbre añadida de que no había gobierno en España ni Presupuestos Generales del Estado en vigor.

Ascienden a 36.495,5 millones de euros, un 5% (1.736 millones) más que el año anterior, prevén la creación de 60.000 empleos y un crecimiento medio de la economía andaluza del 2,8%, menor al del pasado año para “mitigar riesgos”. El PP prometió en su programa electoral 600.000 empleos en cuatro años. El consejero de Economía, de Cs, ya dijo que esa cifra solo era fruto de “la campaña".

El Presupuesto anota una bajada de la partida destinada a Empleo de un 15,3%, con 1.053,7 millones de euros. Lo que más se reduce es el Servicio Andaluz de Empleo. Por contra, se registra una subida del 5,9% en gasto social, se incrementa un 7,9% las políticas de sanidad (758 millones), un 3,5% educación (256 millones más) y un 5% las partidas de igualdad, conciliación y familias (115 millones).

Los ingresos suben, pese a la bajada de impuestos, por una mayor recaudación, un uso más eficaz de los fondos europeos y una mayor transferencia de fondos desde el Estado, explicó el consejero de Hacienda. También se incluyen, como hacía el anterior Gobierno, ingresos de difícil cumplimiento como un ingreso de 320 millones de euros por venta de bienes inmuebles.

Pintar y ejecutar

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, defendió que estos son unos presupuestos "más creíbles y más realistas". La mayor parte de su intervención se dedicó a dejar claro que no se trataba de hacer unas cuentas “bonitas” sino que se cumplan de verdad. Acusó al anterior Gobierno de no ejecutar las partidas ‘pintadas’ en el Presupuesto sino de infradotar algunas políticas y reprogramar a posteriori muchos millones de euros, lo que, a su juicio, permitía bonitos titulares pero maquillaba la realidad. Ahora la arquitectura del edificio es muy similar, el gasto se sigue concentrando en las mismas partidas, pero Bravo promete que la ejecución de las obras será buena y no se harán chapuzas. "Cuando se gobierna bien las cosas funcionan mucho mejor", señaló.

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, defendió que estos son unos presupuestos "más creíbles y más realistas"

Ahora, el consejero Bravo, aseguró que esto cambia radicalmente. Por eso animó en todo momento a comparar lo presupuestado ahora con lo realmente ejecutado por el anterior gobierno socialista en las distintas áreas. Por ejemplo, defendió que si se compara lo presupuestado en 2019 en Empleo respecto al ejercicio anterior la cifra cae un 15% pero si se compara con lo realmente ejecutado (599 millones de euros), el actual Gobierno incrementa la partida un 75,9%.

La lógica manda comparar peras con peras y manzanas con manzanas. Lo ejecutado o lo presupuestado, pero no mezclando ambos conceptos. El titular de Hacienda admitió que se trata de “un acto de fe” creer que el actual Gobierno sí va a cumplir rigurosamente con la ejecución de un presupuesto que, si se aprueba en julio e incluyendo agosto, un mes de poca actividad, tendría cinco meses por delante. “Les pido ese acto de fe hasta febrero o marzo”, solicitó Bravo, convencido de que su proyecto de ley es “mucho más transparente y más riguroso”.

Incrementos sociales

En su presentación oficial, el Gobierno sí que comparó lo presupuestado en educación y sanidad no con lo ejecutado por el anterior equipo, que fue más, sino con lo consignado en el presupuesto original. Así las cifras de incremento salen más abultadas. La mayoría de las reprogramaciones presupuestarias del PSOE, aseguraron desde Hacienda, iban a parar a nóminas en estas áreas y a la factura farmacéutica o gastos corrientes de los hospitales, que se estimaban siempre a la baja.

El Presupuesto de PP y Cs necesita votos prestados en el Parlamento para salir adelante. PSOE y Adelante Andalucía ya han anunciado una enmienda a la totalidad y pedirán la devolución de las cuentas, un signo de que el espacio de acuerdo es muy estrecho. La mirada está puesta en Vox, el partido que facilitó la investidura. Las exigencias de Vox pasan porque se eliminen subvenciones a "chiringuitos" de género, memoria histórica o igualdad.

El Presupuesto mantiene las partidas de igualdad, lucha contra la violencia de género o igualdad, que Vox pidió que se revisaran en pacto con el PP

En estas áreas, el consejero de Hacienda aseguró que no hay apenas variaciones respecto a las anteriores cuentas públicas. El capítulo destinado a la lucha contra la violencia de género se sitúa en 4,2 millones de euros. “Solo se ejecutaron 1,3 millones, así que podemos decir que crece un 230%”, subrayó bravo. En memoria democrática se presupuestan 1,6 millones de euros, 116.000 euros menos. El anterior Gobierno presupuestó 1,7 y ejecutó 1,1. En acciones para la igualdad y la promoción de la mujer se presupuestan 43,3 millones de euros (400.000 euros más).

Empresas públicas

Respecto al sector instrumental, un Ejecutivo que declaró venir a acabar con “los chiringuitos” mantiene al alza la partida destinada a agencias, fundaciones, consorcios y otros entes. Asciende a 3.614 millones de euros. 165 millones más que en 2018 (3.449 millones de euros). Ahora explican desde la Consejería que estas partidas del sector público van en su mayor parte a gasto social y se incluyen hospitales, la agencia de la educación y la de la dependencia, por ejemplo. Eso mismo alegaba el Gobierno del PSOE cuando el PP le atacaba por elevar cada año la partida destinada a la llamada “administración paralela”. La mayoría de los incrementos van a nóminas, explicaron desde Hacienda.

El consejero defendió que se ha obligado a descontar un 5% del capítulo de gastos corrientes de todas las empresas públicas que no tuvieran destino social y que, pese al incremento global, esto ha permitido un ahorro de 53 millones de euros.

Inversiones provincializadas

En inversiones, el Gobierno de PP y Cs destina 3.701,3 millones de euros, el 2,2% del PIB y el mayor volumen en valores absolutos de los últimos seis años. El 35% son inversiones directas de la Junta y el 64,8% son transferencias de capital. Cumpliendo lo que el PP lleva exigiendo años, las inversiones aparecen, en parte (1.138 millones), provincializadas.

El Presupuesto, que se registró en el Parlamento andaluz antes de su presentación pública y que por primera vez no se entregó en papel, lo que supone un ahorro de 15.000 euros, recoge también como novedad un anexo específico de personal. La Junta de Andalucía emplea a 250.492 personas, 223.053 son funcionarios y 23.308 laborales. Hay 169 altos cargos, 49 delegados y asimilados y 216 eventuales.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios