NO HAY DIRECTRIZ CONJUNTA

Cs enfría al PP sobre la posibilidad de un pacto a la andaluza en sus grandes feudos

Descontando el revés que puede suponer perder Madrid, los populares hacen cuentas y dan por hecho que mantendrán el poder en Murcia y Castilla y León

Foto: Albert Rivera en un mitin. (EFE)
Albert Rivera en un mitin. (EFE)

El PP aspira a que Andalucía no se convierta en una 'aldea gala' gobernada por las derechas en un mapa de España teñido de rojo. Descontando el revés que puede suponer perder Madrid, los populares hacen cuentas y dan por hecho que mantendrán el poder en Murcia y Castilla y León reeditando la fórmula andaluza de un pacto con PP, Cs y Vox. Incluso se atreven a tirar de optimismo y , contra las encuestas, incluyen la posibilidad de esa alianza en Canarias, donde las encuestas hablan de una victoria del PSOE por primera vez, o en Extremadura, donde los sondeos dicen que gobernará Guillermo Fernández-Vara.

Sin embargo el optimismo de los dirigentes del PP consultados, que dan por hecho sin dudarlo que donde sumen habrá tripartito al estilo de Andalucía, lo enfrían rápidamente los responsables de Ciudadanos. Desde el partido de Albert Rivera advierten de que nada tiene que ver lo ocurrido en esta comunidad autónoma, donde se desalojó del poder a un PSOE que llevaba 37 gobernando sin alternancia, con lo que pueda pasar en otros territorios.

A diferencia de lo ocurrido en las generales, donde el comité ejecutivo nacional de Cs aprobó el veto a Pedro Sánchez, o de lo que pasó en Andalucía, donde en plena campaña dejaron claro que pelearían por desalojar al PSOE de la Junta, en estas elecciones no hay directriz conjunta para todo el territorio nacional. De momento, advierten fuentes de Cs, se decidirá y se estudiará caso por caso.

Ni siquiera en Andalucía, donde PP y Cs gobiernan en coalición con el apoyo de Vox desde el Parlamento, los 'naranja' dan por hecho que vayan a continuar con esta política de alianzas en las grandes ciudades y capitales andaluzas. Todo lo contrario que el PP, que no se sabe si en una estrategia desde el optimismo para insuflar ánimos a su tropa tras la debacle de las generales, cuentan con mantenerse en el poder en Almería, Málaga y Jaén y llegar a la alcaldía de Sevilla de la mano de Cs y Vox.

El presidente del PP), Pablo Casado, y el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE)
El presidente del PP), Pablo Casado, y el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE)

En realidad las encuestas hablan de que en Málaga, el principal ayuntamiento del PP en España, podría gobernar Cs desbancando al PP. Esa estrategia ha sido verbalizada por el candidato Juan Cassá, favorable a pactar con el PSOE, y arropada por Inés Arrimadas, que se mostró a favor del cambio tras 20 años con Francisco de la Torre como alcalde.

En Sevilla, las encuestas dan por hecho que el alcalde socialista Juan Espadas acrecienta su poder y que las derechas no suman para desbancarlo. Álvaro Pimentel, candidato de Cs, guarda un sepulcral silencio sobre si pactarían con PSOE o con PP.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas. (Fernando Ruso)
El alcalde de Sevilla, Juan Espadas. (Fernando Ruso)

En Huelva, donde gobierna el socialista Gabriel Cruz, y Cádiz, con el regidor de Podemos José María González 'Kichi', PP y Cs admiten que es difícil que puedan entrar en los gobiernos. En las filas del PP hay temor a que Cs consume el 'sorpaso' al PP en la capital de Granada, donde el PSOE también peleará por seguir en la alcaldía.

En Córdoba, también el PP, tras los últimos datos de las encuestas, muestran dudas sobre la posibilidad real de recuperar esta capital en manos del PSOE con Ganemos e Izquierda Unida. Desde la dirección del PSOE dan por hecho que donde las izquierdas puedan auxiliarse y pactar para ganar los gobiernos autonómicos y locales lo harán.

Cs no sólo mira a las capitales andaluzas. Fuentes del partido aseguran que aspiran a triplicar concejales y alcaldías. Obtuvieron el gobierno de cinco ayuntamientos pequeños en 2015, cuando se presentaron en 114 municipios frente a los 323 en los que concurren ahora. La batalla del partido de Albert Rivera está en las ciudades medias.

Las elecciones generales arrojaron una dura foto para el PP. El voto urbano, que tradicionalmente se inclinaba para los populares en Andalucía, se fue con el PSOE y Cs. El PSOE ganó en las 29 grandes ciudades andaluzas salvo El Ejido, donde venció Vox, quizás la alcaldía más posibles para la formación de Santiago Abascal en el sur de España. Cs adelantó al PP en muchas de estas ciudades y se convirtió en la segunda opción en enclaves importantes de la provincia de Cádiz. Cs aspira a gobernar en Jerez de la Frontera y avisa de que puede dar la sorpresa en otros grandes municipios como Algeciras.

Las elecciones generales arrojaron una dura foto para el PP. El voto urbano en Andalucía se fue con el PSOE y Cs frente al PP

La otra gran bolsa de votos que quieren los naranjas está en el que era hasta ahora fortín del PP, las ciudades medias de la Costa del Sol, donde aseguran que acarician los gobiernos de Marbella o Fuengirola. También acrecentarán su poder en la provincia de Jaén donde meses atrás consumaron una operación de integración de 14 alcaldes populares de la provincia.

El PP da por hecho que las alianzas postmunicipales no influirán negativamente en la estabilidad del Gobierno andaluz básicamente porque cuentan con que Cs orille al PSOE de Susana Díaz en los ayuntamientos. Pero no es esa la intención confesada de sus socios. Quieren "encapsular" los resultados de estas elecciones y que no interfieran en la Junta de Andalucía. Aspiran a ganar poder territorial para desbancar al PP. "Esto es mucho más complejo, cada caso será distinto, también la ley electoral es diferente", avisan desde la dirección de Cs, enfriando con claridad las expectativas del PP con la reedición de pactos a la andaluza.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios