10 años del crimen

Las grabaciones a la madre del Cuco son la última esperanza judicial en el caso de Marta

Una demanda por falso testimonio es el hilo que queda para pedir un recurso extraordinario de revisión por haberse inducido a error a los magistrados en la condena a Carcaño

Foto: El Cuco y su madre abandonan los juzgados de Sevilla en 2016. (EFE)
El Cuco y su madre abandonan los juzgados de Sevilla en 2016. (EFE)

Los padres de Francisco Javier García Marín, Cuco, conversaron horas y horas, hasta 600, con Pablo Bonilla. Es el infiltrado del caso Marta del Castillo. Él, con antecedentes penales y colaborador en otras ocasiones de la Policía, grabó casi todo. Iba por libre. Asegura que se metió en el caso porque tenía una hija de la edad de Marta. Se llevó meses pegado a Rosalía García y Ángel Romero. Acabó teniendo una relación íntima con la pareja y viviendo con ellos.

Este periódico ha tenido acceso a parte de esas grabaciones. En las conversaciones, se oye perfectamente a los padres del Cuco admitir que mintieron sobre la hora de llegada aquel fatídico 24 de enero de 2009, la noche que asesinaron a la joven sevillana cuyo cadáver sigue sin aparecer. El padre, ya fallecido, declaró haber visto a su hijo cuando cerró la peña que regentaba. Sobre las 11 y media de la noche. Después se dirigió a un bar al que solía acudir el matrimonio, La Portada, y allí estuvieron hasta la una y media de la madrugada. Al volver a casa, entraron en la habitación del Cuco, donde dormía plácidamente.

Hay grabaciones que demuestran que los padres del Cuco mintieron durante el juicio e indujeron a error sobre la hora en que se deshicieron del cuerpo

Esa fue la versión que ofrecieron, pero hay indicios firmes de que mintieron. Se les oye conversar preparando su versión. La madre, Rosalía, lleva la voz cantante. Incluso acudió a un parte médico, asegurando que se había lesionado un pie, para poder declarar después de su marido. No se fiaba. Él se lía al contar el relato que ella impone. “Eso lo sabemos nosotros ‘na’ más, que llegamos a las 4:30”, se oye al padre. Es lo que queda grabado. Que llegaron mucho más tarde a la casa y que ni siquiera comprobaron si estaba el Cuco en su cama. Un camarero de ese bar de copas contó a la Policía esa versión.

Sin coartadas

En el juicio no se tuvo en cuenta. Se dio por buena la versión de los padres del Cuco y por tanto se situó la hora del crimen y la desaparición del cuerpo de Marta antes de las 10 de la noche. Eso permitió a la mayoría de quienes se sentaron en el banquillo tener una coartada. Pero ¿y si se deshicieron del cuerpo de Marta mucho más tarde? ¿Y si lo hicieron de madrugada? ¿Podría en ese caso el hermano de Carcaño, de quien los padres de la joven asesinada siguen sosteniendo que estuvo implicado en la muerte, acreditar dónde estuvo?

Esas grabaciones forman parte de una de las denuncias que siguen vivas en el caso de Marta del Castillo, la joven de 17 años a la que, según una condena firme de 2013, asesinó Miguel Carcaño de un golpe en la cabeza con un cenicero. Esta demanda, de 2016, por delito de falso testimonio durante el juicio se interpuso en el juzgado de instrucción número dos de Sevilla. Fue admitida a trámite a la espera de que se abra juicio oral, como pide la letrada de la familia Del Castillo, Inmaculada Torres, o el archivo, como reclaman los demandados. El padre del Cuco ha fallecido, pero aún no hay notificación en el juzgado, asegura la letrada. En el juzgado de instrucción número cuatro de Sevilla sigue abierta otra pieza para la búsqueda del cuerpo de la joven asesinada. Los delitos por la muerte de la joven estarían ya prescritos.

En 2013, Carcaño cambió de nuevo su versión y aseguró que fue su hermano quien golpeó a Marta. Señaló otro lugar para el cadáver

Si sigue adelante, si logran tener una condena por falso testimonio, podrían presentar un recurso extraordinario de revisión de la sentencia. Una fórmula excepcional que se da muy pocas veces. El caso de Dolores Vázquez, condenada a 15 años de cárcel por el crimen de Rocío Wanninkhof, y cuya sentencia anuló el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), es un precedente. Casualmente, el verdadero asesino, Tony King, comparte cárcel con Carcaño en Herrera de la Mancha, donde el condenado por el asesinato de Marta del Castillo lleva ya cinco años y cuatro meses con un "comportamiento ejemplar" y 10 permisos solicitados y denegados.

Sentencias contradictorias

Este sábado hubo una multitudinaria manifestación en Sevilla convocada por la familia de la joven asesinada para exigir que se celebre un nuevo juicio. Sobre el papel, las vías jurídicas se han agotado. No se podría volver a juzgar a Carcaño por el mismo delito. Hay dos sentencias sobre el caso fruto de dos juicios con versiones contradictorias sobre cómo desapareció el cuerpo de Marta. Uno, donde se enjuició al Cuco, menor en aquel momento y condenado por encubrimiento. Su ADN apareció en la escena del crimen. Otro juicio de mayores, que se celebró un año más tarde, donde se sentaron como acusados Carcaño, su hermano, Francisco Javier Delgado, la novia de este, María García, y Samuel García. Carcaño fue condenado por asesinato. El resto fueron declarados no culpables.

Manifestación convocada por la familia para pedir la repetición del juicio por el asesinato de la joven. (EFE)
Manifestación convocada por la familia para pedir la repetición del juicio por el asesinato de la joven. (EFE)

La familia de la joven asesinada se aferra a la última versión que dio Carcaño. Es la misma que le dio al padre de Marta cuando fue a visitarlo al penal. En 2013, hizo llegar a través de sus abogadas una carta a su hermano donde le pide que entre "en razón" y termine “con todo esto”. Aseguraba que se iba a volver loco y que quería que apareciera el cuerpo de Marta. Poco después, declararía en un nuevo testimonio que fue su hermano quien golpeó a Marta con la culata de la pistola —era guardia de seguridad— y quien lideró la desaparición del cuerpo. En una nueva versión, que la familia entiende que es la más coherente y que además coincide con la primera que contó el Cuco cuando con 15 años fue interrogado por la Policía, cuenta que aquella noche llegó al piso con Marta y estaba allí su hermano. Discutieron por problemas de dinero. Carcaño se estaba gastando el dinero de la cuenta sin pagar la hipoteca. Su hermano comenzó a pegarle, eran habituales las palizas según los vecinos. Marta trató de mediar y se llevó los peores golpes.

Siete búquedas, sin resultado

Esta nueva y última versión de Carcaño motivó una nueva búsqueda del cuerpo sin resultados. Las indicaciones del condenado condujeron a la finca de Majaloba. Un policía jubilado alertó de que se habían equivocado y que el camino no era hacia La Rinconada, donde buscaron, sino hacia La Algaba, otra localidad sevillana vecina. En cualquier caso, la Justicia consideró que Carcaño había mentido tantas veces que su nueva versión no permitía abrir diligencias.

Sus mentiras condujeron a buscar el cuerpo de Marta hasta en siete emplazamientos distintos, en el río Guadalquivir, en un vertedero de Alcalá de Guadaíra, en Camas, Valencina, La Rinconada... Su familia sigue sin poder enterrarla y están convencidos de que el hermano de Carcaño sabe mucho más de lo que cuenta.

El hermano de Carcaño, al que la familia de Marta implica en el crimen, ha reaparecido sin mostrar su rostro en dos entrevistas y defiende su inocencia

En diversas apariciones televisivas en los últimos días, siempre con el rostro tapado y la voz distorsionada, el hermano de Carcaño se presenta como víctima de su hermano, asegura que lo engañó, recuerda que pasó 90 días en prisión y que salió absuelto. Acusa a la familia de la joven asesinada de haber montado “una fábula”. En el programa 'En el punto de mira', de Cuatro, el Cuco da por buena la última versión de Carcaño sobre que el asesino es su hermano: “Desde el principio dije que estuve amenazado por esa persona”, asegura. “El error ha sido su madre, Rosalía”, añade en este mismo programa la madre de Marta, Eva Casanueva, tras oír las palabras del entonces menor.

Los recursos sobre la sentencia que condenó a Carcaño y dejó en libertad al resto de acusados están agotados en el Supremo, el Constitucional o el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. En España hay una doble jurisdicción, para menores y mayores, y así lo entienden todos los tribunales. Por eso, las supuestas mentiras de la madre del Cuco, grabadas, y el hecho de que pudiera, con su testimonio, haber inducido a error y engañado a los ocho jueces del tribunal sobre la hora del crimen y la desaparición del cadáver son el último hilo de esperanza para una familia que sigue teniendo el apoyo de Sevilla en las calles. Un total de 3.000 personas acompañaron a la familia en una emotiva protesta que recorrió las principales calles del centro y a la que acudieron políticos de PP y Vox. Ellos, lo único que piden es saber la verdad y dar sepultura a su hija.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios