un niño cae en un pozo en totalán

La maldición de la familia del niño del pozo

José y Vicky viven en el popular barrio de El Palo de Málaga. Oliver, el mayor de sus hijos, falleció en 2017 de un ataque al corazón. Esperan que su niño logre salir del agujero

Foto: Miembros de la Guardia Civil, Proteción Civil y Bomberos, parte del dispositivo de rescate (EFE).
Miembros de la Guardia Civil, Proteción Civil y Bomberos, parte del dispositivo de rescate (EFE).

Vicky y José viven en El Palo, un popular barrio situado en el este de Málaga. José y Vicky, muy conocidos en El Palo, sufren desde ayer por la tarde una angustia máxima. Julen, su pequeño de dos años, se cayó en un agujero de una profundidad de unos 110 metros y de apenas 25 centímetros de diámetro. La maldición ha vuelto sobre esta familia de El Palo. El hermano mayor del pequeño (Oliver) murió en 2017 de un ataque al corazón, según ha confirmado su abuela a El Confidencial. Oliver tenía en ese momento tres años. Ahora sus padres luchan para rescatar con vida al chico, que sigue atrapado después de que esta madrugada se haya producido un derrumbe en el interior del agujero. 100 personas participan en el dispositivo de búsqueda para tratar de rescatarle.

Tanto José como Vicky relataron a la Guardia Civil que el niño cayó en el orificio, también que escucharon llantos del pequeño, pero luego ya no. Los trabajos se centran en acceder con una cámara para visualizar dónde se encuentra el pequeño, que hasta ayer por la noche no había sido ubicado, aunque había alcanzado unos 75 metros de profundidad; también se trata de averiguar si hay agua en el fondo del agujero. Solo se ha encontrado una bolsa de chucherías, que se cree es del menor.

El día empezó perfecto. Tocaba almorzar una paella. Estaban rodeados de amigos en una finca situada justo en el límite entre Totalán y Málaga. Para acceder al terreno, hay que ascender por una carretera en la que hay que tener puesta la primera marcha de velocidad.

(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, quiso desplazarse hasta el lugar de los hechos para ofrecer apoyo a los padres del niño. También estuvieron la subdelegada del Gobierno, María Gámez, y el delegado del Gobierno de la Junta en Málaga, Francisco Fernández España. En el plano político, todos los líderes nacionales expresaron su solidaridad con la familia.

La maldición de la familia del niño del pozo

Los padres del pequeño viven en una zona de viviendas protegidas. Solían aprovechar la escasa distancia en tiempo de El Palo a Totalán (unos 20 minutos en coche) para irse a la finca. Allí, sus hijos corrían en libertad y se sentían a gusto, respirando el aire puro. Nadie podría presagiar que el domingo se iba a convertir en una pesadilla tras la caída del pequeño.

Noche muy larga

Las autoridades movilizaron a un centenar de efectivos de la Guardia Civil, Protección Civil y Bomberos. También hubo un despliegue de empresas privadas que se ofrecieron para ayudar, como compañías que enviaron robots para conocer la profundidad del pozo. Apareció un problema cuando un robot, según informó la Guardia Civiil, se encontró con "arena húmeda". El dispositivo no logró superar los 78 metros de profundidad.

La noche fue larga, demasiado larga, en Totalán. La temperatura bajó de los cinco grados y la humedad calaba en todo el cuerpo. Familiares del niño llegaron a la zona, tras sortear la carretera, estrecha y repleta de curvas. Un equipo de psicólogos también estaba preparado. El dispositivo de rescate para encontrar a Julen no ha desfallecido ni un solo momento.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios