sucesos

Oliver (3 años), el hermano del niño que cayó a un pozo en Málaga, falleció de un infarto

Veintiún días después de caerse desplomado en la calle, cuando iba, de la mano de su prima, por el Paseo Marítimo de El Palo, murió de un ataque al corazón

Foto: Imagen de la zona donde vive la familia de Yulen en el barrio de El Palo (Agustín Rivera).
Imagen de la zona donde vive la familia de Yulen en el barrio de El Palo (Agustín Rivera).

Oliver, de 3 años, era el hermano de Yulen, el niño que cayó ayer en un pozo en Totalán (Málaga). Oliver iba por la calle y se desplomó. Ese ocurrió el 23 de abril de 2017. Los médicos no acertaron en el diagnóstico de su dolencia. Veintiún días después, cuando iba, de la mano de su prima, por el Paseo Marítimo de El Palo, le dio un ataque al corazón. Falleció al instante.

Reme es la abuela de Oliver y de Yulen. Acaba de salir a la puerta de su casa (vive frente a su hija, Vicky, y su yerno, José), llora, consolada por las vecinas que llegan a la calle a las 9 de la mañana. Una chica de unos 30 años se para con la moto encendida. Otro vecino pasea a su perrito rumbo a la playa.

La abuela de Yulen vive a 100 metros de la playa, en unas humildes casas protegidas de El Palo. “Mi yerno escuchó al niño de llorar cuando cayó”, explica a El Confidencial. Reme está esperanzada de los medios que han venido de refuerzo. “¿Has visto el Telediario?”, le dice una vecina. “Ha aparecido un paquete de gusanitos”, apunta, esperanzada.

Un vecino apunta que el agujero donde cayó el pequeño Yulen "no estaba ni entubado". José trabaja de feriante y Vicky lo hace en un restaurante cerca de su casa. La abuela tiene esperanza en los “adelantos técnicos” para que Yulen se salve.

Un tapón en el agujero

Las autoridades movilizaron a un centenar de efectivos de la Guardia Civil, Protección Civil y Bomberos. También hubo un despliegue de empresas privadas que se ofrecieron para ayudar, como compañías que enviaron robots para conocer la profundidad del pozo. Apareció un problema cuando un robot, según informó la Guardia Civiil, se encontró con "arena húmeda". El dispositivo no logró superar los 78 metros de profundidad.

Miembros de emergencias han logrado descender 75 metros con una cámara, que ha podido ver una bolsa de chucherías que se cree que el niño estaba comiendo. Los efectivos no han conseguido que la cámara baje los 110 metros de profundidad que tiene el pozo ya que se ha topado con un tapón de tierracuyo origen sea probablemente fruto de un deprendimiento.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios