no consideran machista oponerse a esa ley

Las mujeres de Vox tampoco quieren la ley de violencia de género: "Es un abuso"

Las votantes de Vox en Andalucía apoyan el rechazo de su partido a la ley de protección a las mujeres. Quieren una ley integral y acusan al feminismo de alentar las denuncias falsas

Foto: Vox celebra los resultados en las elecciones de andalucÍa
Vox celebra los resultados en las elecciones de andalucÍa

Las votantes de Vox aprueban el rechazo de su partido a la ley de violencia de género en Andalucía. Defienden que no es contradictorio ser mujer y oponerse a una ley que vela por la protección de las mujeres ante las agresiones machistas. "Yo soy feminista y he votado a Vox", dice Oti Peña, ejecutiva hotelera y residente en Almería. "Para mí ser feminista es querer la igualdad entre hombres y mujeres. Es cierto que las más afectadas por la violencia somos nosotras, pero la ley ha de abarcar también a hombres, niños y abuelos. Necesitamos una ley de violencia intrafamiliar y no una que solo ponga el foco en las mujeres. La ley, como está ahora, es restrictiva y excluyente, ha de dar un paso adelante".

A las mujeres que simpatizan con Vox, y que votaron al partido verde en las pasadas elecciones andaluzas, les irrita especialmente la facilidad con que ciertas mujeres acuden al juzgado para denunciar a sus maridos por violencia machista. Muchas lo han sufrido indirectamente a través de hermanos y amigos, según aseguran. Algunas incluso en primera persona. "Me divorcié hace dos años y mi ex marido no cumplía sus obligaciones en el pago de la pensión para nuestra hija. Como la sentencia se demoraba mucho, mi abogada un día me dijo que le denunciara por violencia de género y se quedó tan pancha, todo porque él alguna vez me chilló en la puerta del colegio. Yo me negué, pero hay muchas otras que sí denuncian", cuenta María José Maza, comercial de 43 años residente en El Ejido.

"También lo he vivido con mi hermano. Se pasó 24 horas en el calabozo por la denuncia de su ex mujer, que luego terminó en absolución. No le han dejado ver a su hijo hasta que firmó un acuerdo con todo lo que le pusieron por delante, entre otras cosas comprar una casa a nombre de ella, por el miedo a que le ponga una segunda denuncia y entre en prisión preventiva", completa esta votante.

Los supuestos abusos judiciales de mujeres despechadas es un tema de conversación recurrente entre las mujeres andaluzas conservadoras. Esas malas experiencias de familiares víctimas de presuntas denuncias falsas han sido un vivero de votos para Vox también desde el sector femenino, no solo desde ese perfil de hombre divorciado con hijos como se suele señalar. "El movimiento feminista se nos ha ido de las manos, se ha creado un estado de locura en el que parece que todos los hombres son maltratadores. Yo tengo un padre y tres hermanos maravillosos. Habrá hombres de todo, pero es un exceso meterlos en el mismo saco. La ley ha de ser igual para hombres y mujeres, eso es lo que yo entiendo por igualdad de genero", sentencia Maza.

Entre Cataluña, los inmigrantes y la derogación de la ley de violencia de género, las mujeres consultadas no tienen ninguna duda. Lo que más pesó el pasado 2 de diciembre a la hora de votar a un partido de extrema derecha como Vox fue su rechazo a la ley de protección a las mujeres y al papel que las organizaciones feministas, a las que consideran ideológicamente posicionadas, tienen en la sociedad actual.

Las presuntas denuncias falsas han sido un vivero de votos para Vox también desde el sector femenino en Andalucía

"Vivimos muy crispados con que si hacer esto es acoso o no lo es, si puedo o no preguntar quién te ha llamado al teléfono. Hoy una bronca con tu pareja puede terminar con una denuncia en el juzgado y eso es muy peligroso. No se puede denunciar para iniciar la maquinaria legal y luego hacer las preguntas. Es un abuso y crea alarma social”, opina sobre este punto Rocío Sánchez, ingeniera informática, graduada social y simpatizante de Vox en Almería. Ella también ha sufrido el presunto abuso judicial en la figura de su hermano. "Hay violencia contra las mujeres y también contra los hombres. A mi hermano le denunciaron tras una bronca en casa. Ella salió de un portazo y se fue al juzgado a decir que era víctima de maltrato psicológico. Por suerte un vecino vio parte de esa bronca y testificó en favor de mi hermano. Si no quién sabe qué habría ocurrido", cuenta.

Sánchez cree que, por norma general, las mujeres que acuden al juzgado con actitud desafiante para denunciar a sus maridos muy posiblemente quieren aprovecharse de la ley para castigar a sus parejas. "Son aquellas mujeres que tienen miedo a denunciar las verdaderas víctimas de la violencia y a las que debemos proteger. Necesitamos mayor dotación policial y mayor control sobre estos maltratadores reales", afirma.

Manifestación contra la violencia contra la mujer en Madrid. (EFE)
Manifestación contra la violencia contra la mujer en Madrid. (EFE)

Ninguna de las mujeres consultadas tiene una solución clara al hecho contradictorio de que sin una ley de violencia de género esas mujeres que hoy viven aterrorizadas tendrán aún más miedo a denunciar a sus maridos. "Lo que defendemos", insiste Oti Peña, "es que se amplíe y se mejore esa ley, no que se quiten recursos. Es una barbaridad lo que dicen por ahí de que Vox es machista y que defiende que el hombre tiene derecho a zurrar a la mujer. ¿Y si es tu mujer quien te hace la vida insoportable quién te protege ahora mismo? Nadie".

Expertos juristas rechazan estas opiniones e insisten en el enorme avance que ha supuesto la Ley de Violencia de Género en la protección de las mujeres y en el ejercicio de sus derechos. "El único camino es seguir perseverando por donde comenzamos esta senda el año 1999. En el 2003 se reformó el Código Penal y leyes procesales para conseguir castigar más severamente estas conductas delictivas y con la Ley de la Violencia de Género se dio un paso muy importante porque puso en marcha órganos especializados para poner fin a esta lacra, que por alguna razón no conseguimos del todo erradicar", afirmó la magistrada María Tardón, experta en violencia de género, en la Cadena COPE.

Es más, Tardón lanzó la voz de alarma porque solo 14 de las 47 víctimas mortales del pasado año 2018 hubieran denunciado. Eso se debe, explicó, a que ”la violencia machista produce estos efectos en las víctimas, las atrapa de tal manera que en muchas ocasiones no solo es el miedo, es la dependencia emocional, el miedo al futuro, y aguantan años y años de tortura y maltrato".

Una manifestante sostiene un cartel en un acto en favor de los derechos de las mujeres. (EFE)
Una manifestante sostiene un cartel en un acto en favor de los derechos de las mujeres. (EFE)

Contra el ‘lobby’ feminista

Las mujeres simpatizantes de Vox critican sin tapujos a las organizaciones feministas, a quienes consideran escoradas a la izquierda e incluso supremacistas. “Las asociaciones feministas cuentan con muchos recursos públicos del Estado y no quieren que se les venga abajo el chiringuito. Y por pensar esto no me considero retrógada ni quiero volver a los años 40 como dicen por ahí para desacreditar a las mujeres que no nos sentimos representadas por esos movimientos", subraya Peña.

Maza incide en esta idea: "El problema es que el movimiento feminista maneja mucho dinero en subvenciones y tienen miedo a que con Vox ya no podrán seguir chupando del gobierno". Como ejemplo, señala la facilidad con que supuestamente estas entidades invitan a otras mujeres a denunciar a sus parejas ante cualquier disputa.

Otro punto clave que las mujeres de Vox afean al movimiento feminista es la introducción de la ideología de género en las escuelas. En Andalucía existe una ley de igualdad dotada de 1.793 millones para cuatro años (hasta 2021) que incluye políticas de "coeducación" contra la discriminación y obliga a a los centros educativos a vigilar "el lenguaje, las imágenes y contenidos" de los libros de texto y a elaborar un Plan de Igualdad de Género. “Igual que a un menor de 16 años no le enseñan Física porque no puede entender bien los conceptos abastractos, no pueden enseñarles que todo es culpa del machismo y de conspiraciones judeomasónicas contra las mujeres, porque eso genera inestabilidad en esos muchachos, que pueden preguntarse '¿y si mis padres me están maltratando porque me quitan el móvil?'. No creo que los escolares tengan el desarrollo intelectual necesario para esto. La educación en igualdad y en valores ha de hacerse en casa, la escuela solo está reforzar esos valores", dice esta graduada social.

Santiago Abascal, presidente de Vox, en un acto electoral. (EFE)
Santiago Abascal, presidente de Vox, en un acto electoral. (EFE)

"Están tratando de dar respuestas rápidas y simples a la violencia contra las mujeres señalando al patriarcado y al machismo cuando las causas de la discriminación son mucho más diversas y muchas veces dependen de las distintas personalidades. Todas queremos la máxima igualdad entre hombres y mujeres, pero la solución no es decir que por culpa de los hombres maltratadores las mujeres no puede desarrollarse. Eso es simplista y no nos hace ningún favor", sentencia esta simpatizante de Vox.

Horas atrás, el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, anunció que su partido negociará con Vox una dotación económica para proteger también a las víctimas varones, a los niños y los ancianos, como exige el partido ultraconservador para apoyar la investidura de Juanma Moreno como presidente de la Junta de Andalucía el próximo 16 de enero.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
67 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios