susana díaz, presente en el acto

Felipe González asume que el PSOE tendrá que pactar con Podemos para gobernar

Sobre las andaluzas, presume que habrá una minoría sólida de Susana Díaz y admite que a él no le gustaría meter en su Gobierno a Pablo Iglesias, pero "negar el pan y la sal es una torpeza"

Foto: El expresidente del Gobierno Felipe González, durante la conferencia ofrecida en Sevilla. (EFE)
El expresidente del Gobierno Felipe González, durante la conferencia ofrecida en Sevilla. (EFE)

El expresidente del Gobierno Felipe González disertó en un desayuno informativo organizado por Europa Press y la Fundación Cajasol, con motivo de los 40 años de la Constitución, sobre el panorama político a las puertas de las elecciones andaluzas. El expresidente admitió que a él no le gustaría tener a Pablo Iglesias en su Gobierno y se mostró convencido de que nadie le ha autorizado para negociar los Presupuestos del Estado, pero dejó claro que no le "preocupa". Es más, advirtió de que en estos momentos "negar el pan y la sal al otro con carácter previo", hablando de los vetos políticos al adversario, le parece "una torpeza". "Los próximos gobiernos, según todos los indicios y aun habiendo minorías mayoritarias sólidas como en Andalucía, tendrán que pactar y acordar".

La candidata socialista, Susana Díaz, asistió en primera fila muy atenta a la conferencia del socialista sevillano, a quien acompañará también en el homenaje que recibirá este jueves en Almonte por su aportación al Parque Nacional de Doñana. Esta noche arranca la campaña electoral hacia el 2 de diciembre y Díaz, que sale como favorita según las encuestas, propuso "un pacto a todos los partidos para hablar de Andalucía" y dejar a un lado "la crispación y el insulto". Cuando se le preguntó si, como a Felipe González, le preocuparía formar Gobierno con Podemos, la candidata socialista insistió en que sale a ganar por una mayoría suficiente para formar Gobierno y reiteró que preferiría un Ejecutivo en minoría con pactos de "banda ancha" y acuerdos puntuales, abriendo el diálogo a todos los partidos el día después de las elecciones.

Mientras Felipe González y Susana Díaz aparecían juntos en Sevilla, el expresidente Manuel Chaves acudía al Senado citado por el PP para hablar de la financiación de los partidos políticos y el caso ERE. El juicio aún sigue ante la Audiencia y Chaves declinó responder en la Cámara Alta. "Hay que revisar la condición del Senado, para que deje de hacer tonterías, porque todos los días está haciendo tonterías, hoy también", sostuvo Felipe González en un guiño claro a Chaves.

González ha sido hasta ahora un duro crítico de Podemos y Pablo Iglesias, partido al que ha criticado en cientos de ocasiones por sus vinculaciones con el régimen chavista venezolano. En este mismo debate no dudó en arremeter contra la carta que este partido ha enviado al Rey emérito para pedirle que comparezca en el Congreso a explicar sus negocios privados. "Tienen un interés liquidacionista, de desestabilizar", señaló el expresidente, dejando claro que prefiere la monarquía española a otros modelos como el de Venezuela, "al que ellos admiran".

González eludió repetir lo que dijo hace años en un mitin en Andalucía, cuando proclamó que aquí la oposición es "mala de cojones" y dejó claro que, a su juicio, "la esencia de la democracia no es la alternancia sino saber aceptar la derrota". El PSOE, si vuelve a ganar, sumaría 40 años ininterrumpidos en Andalucía. Si pierdes, dijo González, son "tus errores o tu torpeza" los que te llevan a no ganar.

El expresidente no quiso hablar sobre las posibilidades de Vox de entrar en el Parlamento andaluz y aseguró que alrededor de este partido hay mucho "morbo". "Ya tuvimos a Blas Piñar en el Congreso", zanjó.

También defendió la Constitución como un instrumento útil para enfrentar a los independentistas catalanes y recordó, preguntado sobre qué le parecía que la Abogacía del Estado hubiera retirado el delito de rebelión, que él ya defendió hace un año frente a las decisiones de la Justicia alemana que existía, pero ahora prefería guardar silencio ante la campaña de "acoso" a los jueces que instruyen el 'procés'. También reiteró su convicción de que sería mejor que los políticos catalanes presos aguardaran en libertad el juicio para ser "lo más garantistas" posible con la Constitución en este caso.

Hubo mensaje también para Ciudadanos, a quienes pidió "sensatez" y que no actúen como "un bombero pirómano", señalando el peligro de negar ya los indultos a los encausados en Cataluña que aún ni siquiera han sido condenados.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios