Guerra electoral con el Metro de Málaga: un tramo maldito licitado en plena precampaña
  1. España
  2. Andalucía
la infraestructura no llega todavía al centro

Guerra electoral con el Metro de Málaga: un tramo maldito licitado en plena precampaña

Tras 12 años de obras, que no se rematarían hasta 2021, se recrudece el frente político entre el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía por un tramo planificado en superficie

Foto: Recreación del polémico tramo del Metro de Málaga. (Junta de Andalucía)
Recreación del polémico tramo del Metro de Málaga. (Junta de Andalucía)

… y Susana Díaz dio la orden. Unos días antes ya había dejado claro que el alcalde Francisco de la Torre debería cumplir con lo pactado. Lo que dijo Díaz se aplicó a rajatabla. La Junta de Andalucía licitó el tramo de la línea 4, la más polémica de la obra del Metro de Málaga, inaugurado en 2014 y que aún no llega al centro de la ciudad tras 12 años de obras. Esta infraestructura se convertía en escenario visible de la intensa guerra electoral entre PSOE y PP en plena precampaña de los comicios andaluces del 2 de diciembre.

¿Dónde está el "lío"? ¿Por qué provoca tanta división este tramo de 1,8 kilómetros? Para empezar, habría que saber de qué va este proyecto. Aquí van los datos: con cuatro paradas y una inversión de 41 millones de euros, cuenta con una estimación de demanda de 2,5 millones de usuarios al año (en un distrito de 62.000 habitantes). Atenderá principalmente el Hospital Materno Infantil y el Hospital Civil.

Foto: Obras del Metro de Málaga en el puente de Tetuán.

La raíz del conflicto se centra en que el Metro en realidad "es un tranvía", según critica Francisco Fernández, coordinador de la plataforma 'No al tranvía al hospital Civil, sí al metro hasta el PTA y Campanillas'. El tramo va en superficie en dos tercios del recorrido. "Se van a eliminar 900 plazas de aparcamiento y más de 10.000 vehículos que pasan por la zona serán desviados", cuenta Fernández.

Susana Díaz se comprometió en septiembre de 2013, como recoge este vídeo, a que esta línea no se construiría si no había consenso entre los vecinos. Los residentes han salido a manifestarse y la Junta de Andalucía considera que la protesta es mínima. Lo que ha saltado por los aires es el punto 3 de un protocolo de intenciones firmado entre las dos administraciones vinculadas (Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Málaga) por el que se comprometían a informar a los vecinos de la zona afectada para arbitrar formas de participación ciudadana. El acuerdo de 2013 estaba relacionado con la financiación del Banco Europeo de Inversiones.

Protocolo de 2013

Tras firmar el protocolo y al no oponerse a la prolongación durante el trámite de información pública del proyecto básico, el Ayuntamiento de Málaga "empieza a plantear ya desde 2015 sus dudas, proponiendo posteriormente alternativas a la solución consensuada como el soterramiento del trazado; la sustitución de dicho tramo por la conexión de la L1 con el PTA", subrayan a este diario fuentes de la Agencia de Obra Pública de Andalucía.

El equipo de Gobierno municipal llevó este asunto de la línea 4, que la Junta denomina ahora prolongación de la Línea 2, a los tribunales. No quería que el Metro fuera en superficie y llegó a plantear (lo descartó finalmente) un Metrobús. Los vecinos creen, como ocurrió en la zona oeste de la ciudad durante las obras, que sus negocios se verán afectados y que no podrán aparcar para comprar en los establecimientos. Esta es una zona saturada de lunes a viernes, sobre todo por la mañana, en los alrededores del Hospital Civil. La situación se agravará mucho más tras el acuerdo entre la Diputación Provincial, dueña de los terrenos del aparcamiento donde se construirá el llamado tercer hospital.

placeholder Así circularía el Metro por este tramo de la ciudad. (Junta de Andalucía)
Así circularía el Metro por este tramo de la ciudad. (Junta de Andalucía)

El Gobierno del PP en la corporación municipal malagueña recurrió ante el TSJA (Tribunal Superior de Justicia de Andalucía) contra la tramitación del proyecto básico. El tribunal lo desestimó en dos sentencias. Igualmente, el pleno del Ayuntamiento de Málaga, hasta en tres ocasiones, se manifestó a favor de la ejecución del proyecto hasta el Civil, en virtud de protocolo de intenciones acordado en 2013, con los votos favorables de todos los grupos salvo el PP.

"Lo que se merece esta zona Norte es una reflexión para un Metro bajo tierra, que esté a la altura del que será el nuevo hospital de referencia de Málaga", aclara el regidor malagueño, para quien resulta "claramente ilegal" el cambio que introdujo la Junta cuando decidió cambiar la línea 4 del Metro, incluida en el estudio informativo original, por el ramal en superficie. De la Torre no se explica cómo la anteriormente denominada línea 4 aparece "disfrazada de 2, en superficie".

Quien intenta sacar rédito político es Juanma Moreno, presidente del PP de Andalucía, que se ha reunido esta semana con vecinos de la zona

Susana Díaz cree que el alcalde ha aprovechado la circunstancia para otra guerra institucional contra la Junta de Andalucía, su 'ojo negro' desde hace décadas. Quien también intentar sacar rédito político del enfrentamiento es Juanma Moreno, presidente del PP de Andalucía, que se ha reunido esta semana con vecinos de la zona, para intentar recabar votos en clave local. "El Metro es un fiasco y un capricho caro del alcalde. Es una infraestructura innecesaria e interminable. El desastre de las obras interminables está provocando ansiedad y esquizofrenia urbana a los malagueños", subraya a este diario un experto urbanístico.

Situación "esperpéntica"

Javier Imbroda, número 1 de la candidatura de Ciudadanos al Parlamento de Andalucía por la provincia de Málaga, observa este asunto "con cierta perplejidad". "Hay acuerdos firmados que llevan años sin llevarse a cabo, vecinos cabreados, y nuevamente la sociedad siendo rehén de una mala gestión del bipartidismo que sigue paralizando la ciudad. La situación es un tanto esperpéntica y se añade a lo que Málaga lleva padeciendo con santa paciencia".

Metro de Málaga ha transportado, a lo largo de los nueve primeros meses del año, a un total de 4.448.618 viajeros, un 9% más que en el mismo periodo del año pasado. Y la infraestructura no llegará al centro, según la propia Junta de Andalucía, hasta finales de 2020 o 2021…

Málaga Noticias de Andalucía
El redactor recomienda